Oración para liberar a los hijos de todo mal ¡No permitas que algo les pase!

Oración para liberar a los hijos de todo mal ¡No permitas que algo les pase!

Muchas veces como padres, no podemos estar al lado de nuestros hijos, y no sabemos lo que puede afectarles en sus vidas. Por eso siempre debemos estar atentos haciendo una oración para liberar a los hijos de todo mal. La maldad del enemigo en contra de los hijos de Dios crece cada día más y no se cansa de enviar dardos para que estemos en el piso. Si como cristianos entendemos esto, siempre vamos a estar atentos de no permitir que a nuestros hijos, familia, amigos y hermanos de la fe caigan en las asechanzas de satanás.

La Palabra de Dios dice que ningún arma contra nuestras vidas podrá prosperar, y esta palabra nos ayuda a que entendamos que nada podrá tocarnos cuando Dios y sus ángeles nos cubren de todo y en todo momento. Así que si quieres que tus hijos siempre estén protegidos, debes hacer una oración para liberar a los hijos de todo mal y verás la respuesta poderosa de Dios en ellos y en ti.

Índice

    Oración para que Dios cuide de nuestros hijos siempre

    Si estamos preocupados por algunos de nuestros hijos y queremos que Dios los proteja, debemos siempre hacer una oración para liberar a los hijos de todo mal. Cuando activamos esta oración, Dios sale como poderoso gigante a favor de nosotros y Él mismo pelea contra satanás para que no nos toque nunca. Sabemos que esta es una batalla perdida para el enemigo, ya que Jesús mismo lo venció hace más de 2000 años en la cruz del calvario.

    Dios de la protección, te agradezco

    por tu mano sobre la vida de mi hijo.

    Tú creaste a mi hijo.

     

    Mi hijo te pertenece.

    Cuando mi hijo pase por las aguas,

    estarás con él,

    y los ríos no abrumarán su vida.

     

    Cuando mi hijo atraviesa el fuego,

    no se quemará y la llama

    no lo consumirá.

     

    Porque tú eres Señor nuestro Dios,

    el Santo de Israel, nuestro Salvador.

     

    Eres nuestro Divino Protector,

    pongo la vida de mi hijo en Tus manos.

    Jehová Jireh, sé que eres

    el proveedor de mi hijo.

     

    Sé que donde no pueda alcanzar

    o mantener a mi hijo,

    lo harás tú Señor.

     

    Aunque mi hijo pueda caminar

    en medio de problemas,

    siempre preservarás su vida.

     

    Estiras tu mano contra la ira de

     sus enemigos, y tu mano derecha

    será el libertador de mi hijo.

     

    No temeré porque sé que brindarás

    a mi hijo la protección que necesita.

     

    Precioso salvador, te adoro

    porque serás la roca,

    la fortaleza y el libertador de mi hijo.

     

    Lo sé porque has sido mi Dios,

    mi roca, en quien me refugio.

    Eres el escudo de mi hijo

    y el cuerno de su salvación,

    mi fortaleza.

    Gracias por proteger a mi hijo y a mí.

    Eres nuestra fuente de paz y refugio

    en un mundo que nos muestra el mal.

     

    No temeremos, porque

    estás con nosotros

    y vas antes que nosotros.

     

    Precioso Señor, el que

    habita en tu refugio,

    el Altísimo, permanecerá

    a la sombra del Todopoderoso.

     

    Señor, te pido que seas el refugio

    y la fortaleza de mi hijo,

    el Dios en quien pueden

    y deben confiar.

     

    Oro para que no se permita

    que el mal caiga sobre mi hijo,

    ni una plaga se acerque a su tienda.

     

    Me regocijo porque has ordenado

    a tus ángeles que acampen alrededor

    de mi hijo que lo guarden

    en todos sus caminos. 

     

    Señor, sé que la ayuda y protección

    de mi hijo proviene de ti,

    el Señor que hizo el cielo y la tierra.

     

    Gracias por ser el guardián de mi hijo,

    eres la sombra en la mano

    derecha de mi hijo.

    El sol no golpeará a mi hijo de día,

    ni la luna con fuerza.

     

    Gracias de antemano por mantener

    a mi hijo alejado de todo mal.

     

    Amén.

    Por qué debemos liberarlos del mal

    La Biblia nos enseña que el enemigo anda como si fuera un león rugiente buscando a quién puede devorar. No podemos dejar a nuestros hijos como presas fáciles ara el enemigo. Siempre debemos hacer una oración para liberar a los hijos de todo mal, así nada ni nadie podrá hacerles frente y dañarles y de esta manera, siempre estarán bajo la poderosa cobertura de Dios a donde quiera que vayan.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más