Saltar al contenido

Oración para niños «Creo en Dios Padre Todopoderoso! ¡Hazlos creyentes!

19 septiembre 2020
Oración para niños "Creo en Dios Padre Todopoderoso! ¡Hazlos creyentes!

Como resultado, de ser creyentes en un Dios vivo, tenemos la obligación delante de nuestro Padre celestial de instruir a los más pequeños, enseñándoles buenas doctrinas del agrado de nuestro Señor. Por ello la oración para niños «Creo en Dios Todopoderoso» ¡Hazlos creyentes! es una herramienta que bendecirá a los más pequeños.

Asimismo, les enseñará a confesar el nombre de Dios sobre todas las circunstancias. Igualmente, es agradable ver a un niño querer vivir en la voluntad de Dios, siguiendo los principios palpables de la palabra del Señor. Ya que, Dios es nuestro sustento y fortaleza, le daremos ejemplo a los más pequeños, para que de esa forma busquen el colocar su confianza en nuestro Padre celestial

Oración para niños Creo en Dios

Por medio de esta oración para niños creo en Dios padre Todopoderoso, ellos recibirán la enseñanza para entregar lo mejor de sí, confesando en cada párrafo su amor y confianza en el Dios Bondadoso que guarda sus vidas.

En primer lugar,

mi Dios Todopoderoso,

te doy gracias por permitirme

abrir mis ojos nuevamente.

 

Gracias por regalarme

este nuevo amanecer,

y darme junto a el

tu bendición.

 

Porque  creo en Dios

padre Todopoderoso,

confiaré en que tu protección

me arropa.

 

Igualmente, cubre a

mi familia y

a todos los que más quiero.

 

Asimismo declaro

que tu amor me instruye

en cada paso que doy.

 

Creo en Dios padre Todopoderoso,

y en que en sus manos

se encuentra mi futuro.

 

porque no hay otro Dios

como tú,

que nos cuida

con gran amor y ternura.

 

Gracias mi Dios Todopoderoso

por tan hermosa creación

que has hecho con tus

poderosas manos.

 

Creo en Dios padre Todopoderoso,

y en que guardarás

mi corazón de todo lo malo.

 

Asimismo tienes mi futuro

en tus manos mi Dios

y sé que en ti estaré seguro.

 

Porque en ti encuentro

mi salvación y protección.

Es más, por tu gran compasión

obtengo la vida eterna.

 

Como resultado

de seguirte mi Señor,

encuentro en ti

lo que anhelo.

 

Por ello quiero

brindarte mi corazón

en adoración.

 

Igualmente, gracias porque

en ti, todo es diferente,

mi mundo se llena de alegría.

 

Creo en Dios padre Todopoderoso,

y en que quitas

todo tropiezo del medio

de mi camino.

Porque te seguiré mi Señor,

y te brindaré

lo mejor de mí.

 

Cuida mis pensamientos

y aleja de mi mente

toda mala obra

que se quiera alojar en ella.

 

Además los que confían en ti,

sus pensamientos 

serán guardados para ti.

 

Creo en Dios padre Todopoderoso,

por eso te pido

que me enseñes a ser

bondadoso como tú.

 

Igualmente, enséñame a amar

al prójimo

como tú lo haces.

 

Puede que cometa errores

muchas veces,

por eso te pido perdón

y te pido tu ayuda.

 

Quiero ser en todo momento

un niño bueno,

alegrando así el corazón

de mis padres,

pero primeramente el tuyo.

 

Por ello,

Creo en Dios padre Todopoderoso,

y en que eres mi ayuda

en todo momento.

 

Por esa razón,

te daré mi corazón

por completo,

para que lo renueves

con tu bondadoso amor.

 

Asimismo, que tu voluntad

se cumpla en mi vida.

Como resultado

seré un niño diferente.

 

Porque tu amor restaura

y transforma,

a los que te buscan.

 

Es más, es tu verdad

la guía que siempre

necesito Padre.

 

Creo en Dios padre Todopoderoso,

y en que harás

cosas maravillosas

en mi vida.

 

Amén.

La confianza en el Dios de misericordias

Finalmente, comprendemos que a los niños hay que enseñarles a seguir la voluntad de Dios, la cual se rige en principios y valores llenos de bondad. Asimismo comprendemos que la oración es lo que une la voluntad de Dios con la del hombre; por ello el enseñarle a los niños a orar, es prepararlos para hacer las cosas bien y tomar buenas decisiones a lo largo de su vida, ya que, confiarán en seguir los estatutos del Señor establecidos.

Asimismo, recibirán el consejo de sus padres, y serán niños temerosos de Dios queriendo siempre honrar el nombre del Padre con sus actitudes. Porque al momento de tomar decisiones, primero irán buscando la respuesta en la presencia del Señor.