Saltar al contenido

Oración para los niños no nacidos y en peligro de no nacer ¡Ayúdalos a nacer!

18 septiembre 2020
Oración para los niños no nacidos y en peligro de no nacer ¡Ayúdalos a nacer!

Hay embarazos que sufren diferentes peligros de aborto no planificado o alguna enfermedad; por esto la oración para niños no nacidos y en peligro de no nacer ¡Ayúdalos a nacer! Es poderosa y efectiva para quien la realiza; tanto, que puede hacer la mano de Dios se mueva a favor de aquellos que, con fe, rueguen a Dios por el nacimiento de su hijo.

Para muchos padres, el mejor momento de sus vivas es el nacimiento de sus hijos; por consiguiente, crece en el corazón un sentimiento de amor y protección a medida que el niño va evolucionando en el vientre de la madre. Ese sentimiento jamás se va, por mucho que los hijos crezcan y maduren.

Oración para niños en peligro de no nacer

Amado Padre Celestial, Vencedor y Todopoderoso; en tus manos encomiendo mi corazón, mi alma y mi vida. A ti sea la gloria por los siglos de los siglos; te imploro, escuches en este momento mi oración porque solo en ti confío.

Primeramente, oh Rey de gloria,

Espíritu Santo; sea para ti toda honra,

te alabo y glorifico tu santo nombre.

 

Porque eres bueno,

y para siempre es tu

amor y también tu bondad.

 

En esta hora, Dios mío,

me inclino delante de tu presencia

en señal de total humillación;

ciertamente reconozco

que sin ti nada soy.

 

Bendito seas mi Señor,

en ti reposa mi confianza;

por tanto, ruego a ti 

pidiendo misericordia.

 

Dios mío, te ruego por todos los bebés

que aún no han visto

la luz del nacimiento.

 

Sé tu mi Dios, soplando vida

en sus pulmones;

asimismo, refuerzas sus miembros.

 

Ten piedad de esos seres,

inocentes de toda culpa y pecado;

porque aún no han tenido la posibilidad

de tomar decisiones.

 

Te ruego Dios mío, 

que seas tú presente en su crecimiento;

además, te imploro que 

limpies el cuerpo de su madre.

 

Manifiesta, Oh Dios, tu poder;

porque solo tu lo tienes, el dar vida 

es tu voluntad; por esta razón te imploro

a ti mi Señor.

 

Dios mío, 

mira esos padres preocupados

porque ven enfermedad en sus hijos;

ten misericordia de ellos,

solo tu poder puede hacer milagros.

 

Quita toda enfermedad,

del cuerpo de la madre

que pueda, como resultado,

afectar la vida del bebé o su cuerpo.

 

Mi Señor, remueve toda impureza;

toda malignidad sea quitada

del cuerpo del feto,

para que pueda nacer con

buena salud y fuerza.

 

Sé tu mi Dios,

dando el alimento necesario 

en el cuerpo de la madre;

ya que, mientras está embarazada,

lo que come es de lo que

el bebé se alimenta.

 

Ten misericordia de aquellas que,

de manera prematura,

tienen contracciones y sienten miedo;

cuida la vida de ese bebé que puede nacer

antes de su tiempo establecido.

 

Seguidamente, oh Médico por excelencia;

fortalece los pulmones, el corazón,

el cerebro y demás órganos del bebé;

que pueda nacer sin complicaciones,

sin enfermedades o infecciones.

Coloca en el corazón de la madre,

ese sentimiento de cuidado y protección.

 

Despeja de su mente la idea del aborto,

porque puede no creer

saber hacerse cargo;

te ruego despiertes su

sentido de madre.

 

A aquellas que no quieren

tener a su bebé,

y por consiguiente quieran abortar.

 

Te ruego, oh Padre Celestial,

que elimines esa idea del corazón,

y si aún no los quieren,

darlos en adopción.

 

Eres el Creador de todas las cosas;

tu voluntad permitió

que fuera concebido en el vientre;

por lo tanto, cuida esa pequeña vida,

ese bebé que se está formando.

 

Pese a cualquier diagnóstico,

solo tú posees la última palabra;

por lo tanto, te ruego sanes el cuerpo,

y cuides la vida de ese pequeño ser.

 

Que pueda nacer en su tiempo;

sin embargo, si debe ser antes,

toma el control de todo,

que se haga tu voluntad

en esas vidas.

 

Amén.

Dios es bueno y misericordioso

El nacimiento de un hijo es la bendición más grande que Dios nos ha podido dar; por consiguiente, siempre debemos estar agradecidos por ese regalo. Sin embargo, hay familias que temen porque sus hijos tienen complicaciones antes de nacer. Debido a esto, es bueno realizar esta oración para niños no nacidos y en peligro de no nacer ¡Ayúdalos a nacer! Para que Dios tenga misericordia de esas vidas que está por nacer.

Sabemos que Dios tiene el control de todo; por lo tanto, Él sabe muy bien los deseos de nuestro corazón. Solo queda confiar en su infinita sabiduría y saber que Dios quiere lo mejor, sobre todo ama a los niños.