Saltar al contenido

Oración al Padre Pío para mis hijos – Dales salud y fuerza

12 mayo 2020
Oración al Padre Pío para mis hijos – Dales salud y fuerza

La Oración al Padre Pío para mis hijos – Dales salud y fuerza, nos ayudará en la protección y el cuidado de nuestros hijos.

La salud y la protección son cosas que todo padre siempre pide y quiere para sus hijos.

Desde muy pequeños velamos con infinito amor y entrega para que nada malo les pase, de mantenerlos alejados del peligro, de que consuman alimentos sanos. Los protegemos en todos los aspectos.

El Padre Pío fue uno de los seguidores del cristianismo que sufrió los estigmas de las heridas de Jesucristo en la Cruz. Presentó marcas que sangraban, similares a las causadas por las estacas clavadas en manos y pies.

Por 50 años padeció estas muestras en su cuerpo, pero nunca dejó su compromiso de profesar la palabra de Dios.

Oración al Padre Pío para mis hijos

Desde muy chico sintió un afecto y una unión espiritual por el niño Jesús. Hacía figuras de nacimientos a los que le cantaba y oraba.

Le encantaba que llegara la navidad para sentir que su espíritu renacía junto al nacimiento del niño Dios.

Por esta razón el Padre Pío es considerado un Santo con gran sentido de amor, humildad, sencillez, infinita bondad de cuidar y proteger al mundo.

A través de la Oración al Padre Pío para mis hijos – Dales salud y fuerza. Podemos solicitar intersección ante Dios para que mantenga a los hijos alejados de enfermedades. Y les otorgue fortaleza para enfrentar vicisitudes y adversidades.

Santísimo Padre Pío

Bendito seas ante los hombres, por soportar

los dolores de las heridas que Cristo padeció en la cruz,

por tener un corazón tan noble y humilde

aún en momentos de dificultad.

 

Concédenos la oportunidad de aprender de ti

como estar entre los evangelistas a quienes

el Padre Prometió un especial lugar

en el Reino de los Cielos.

 

Muéstranos el mundo con esos mismos ojos

con los que tu miraste,

para que podamos ver en los pobres y desamparados

el rostro de Jesús en sus miradas de piedad y compasión.

 

Que nunca tus ojos se aparten de mis hijos,

vigiles sus pasos y guíes sus actos;

ahuyentes el peligro de su camino

e ilumines sus pensamientos.

 

Protégelos de todo mal, de enfermedades,

pestes, hambre, dolor, accidentes,

desastres naturales y cualquier otro daño

que puedan sufrir.

 

Que la sangre de tus estigmas derramada con dolor

y sufrimiento bañen los pecados de mis indefensos hijos.

Conviértelos en hombres y mujeres sanos,

libre de toda enfermedad.

 

Llena de fortaleza su corazón para que libren batallas

con el enemigo donde sea Dios quien los haga triunfar.

No permitas verlos derrotados,

derribados o caídos ante Satanás.

Fortalece su espíritu y su fe en Jesucristo.

Enséñame a encarrilar sus rumbos,

coloca en mis labios las palabras adecuadas para

orientarlos correctamente.

 

Dame la salud, la fuerza y la sabiduría para

no apartarme de ellos aún en los momentos

de mayores tormentas.

 

Que mi ejemplo les haga seguir los pasos de Dios,

cumplir sus mandamientos y amar al prójimo

tanto como a mí mismo.

 

Oh! Padre Celestial, Bienaventurado

testigo de fe y amor, admiro la loable labor

que como sacerdote y fraile cumpliste en vida.

 

Tu inmenso amor te llevó a velar por los enfermos,

a atraer a ti a los pecadores, a vivir el Ministerio

de la Eucaristía y a profesar el perdón.

 

Intercede por mi ante el Padre Todopoderoso

para que otorgue salud y bienestar a mis queridos hijos,

 hazlos fuertes y sólidos en el amor,

la obediencia y la fe de Dios.

 

 Amén.

Permite al Padre San Pío interceder por ti ante Dios.

El poder de Dios es tan grande como el amor que tiene por nosotros sus hijos.

Nunca nos desampara o deja solos ante los momentos más difíciles de nuestra vida, aunque parezca lo contrario. Él quiere que estemos bien, que seamos felices y que caminemos por senderos de paz y abundancia.

La unión espiritual te conecta con Dios y a través de sus santos como el Padre Pío, puedes buscar pedir algún deseo, algún favor o un milagro. Utiliza esta oración con fe y devoción, verás como la protección divina de Dios acompañará a tus hijos.