Saltar al contenido

Oración poderosa para que en mi hogar estemos protegidos

26 febrero 2020

La importancia de una oración poderosa para que en mi hogar estemos protegidos radica en reunirse y orar en conjunto con nuestros seres queridos, pues así lo ha manifestado Jesucristo en sus enseñanzas. Donde indica que donde hay más de una persona orando, él estará en medio de ellos.

La acción de orar en familia consiste en enseñar que a Dios debe amársele por encima de todas las cosas. De esta forma, incluso los más pequeños entenderán el valor de la oración en casa. Pues, solo Dios con un su infinito poder, podrá proteger nuestros hogares donde quiera que estemos.

Esta forma de orar juntos en familia es de suma importancia. Porque desde un principio los pequeños de la familia se acostumbran a que, vivir bajo los mandamientos de Dios es lo más indicado para su bienestar y crecimiento espiritual.

¿Cómo demostramos a Dios nuestro agradecimiento por proteger nuestro hogar?

Ahora bien, como hemos sido bendecidos por la gracia del Creador, la mejor manera de retribuirle esa bondad radica en demostrarle nuestro agradecimiento orando en familia para su honor y gloria.

Definitivamente la importancia de una oración poderosa para que en mi hogar estemos protegidos, radica precisamente en que se sienta la presencia y protección de Dios en nuestras vidas. Pues, nuestro sagrado Padre siempre velará por sus fieles y bendecirá cada paso que demos a su lado.

Que agradable es sentirse protegido por la presencia de Dios cuando oramos en familia, y se percibe ese escudo sagrado sobre nuestro hogar, que solamente él puede proveer con su presencia entre nosotros.

Oh Padre y Señor del universo,

creemos que por tu acción directa,

veremos nuestros sueños e ilusiones convertidos en realidad,

porque ya sabemos que tú, Amado Padre,

todo lo puedes hacer solo con pensarlo,

irradiando tu gloria a todos los confines el mundo.

 

Se, que tu gran poder,

está omnipresente en todos los recodos de esta vida,

que cada cosa, está llena de la majestad eterna de tu gloria,

y te pedimos oh gran señor Rey del Universo,

que por la intersección de tu amado hijo Jesús,

se nos conceda esta gracia que estamos solicitando en nuestro hogar.

 

Rey de Reyes,

Protege con tu inmaculada fortaleza las puertas de mi casa,

vela siempre porque mis seres queridos estén bien,

tráelos señor a mi hogar,

donde siempre bendecidos,

esperaremos con los brazos abiertos su regreso.

 

Invoco tu milagroso ser Señor mío,

para que mores entre las paredes de mi hogar,

y que tu paz se respire cada día,

así como tu infinita bondad,

se vea reflejada en quienes integramos esta casa.

Te pido Sagrado Padre,

que tus bendiciones lluevan sobre

nosotros como fresca brisa.

Tu que todo lo puedes,

y que no tienes limites posibles, escúchame.

 

Oh divino Dios, no desoigas mis suplicas,

y veme con esos ojos misericordiosos que solo tu Señor tienes.

y dame la paciencia y la determinación,

para mantenerme fuerte en tu nombre.

 

El poder y la gloria por siempre están en tus manos,

y a ti acudimos con insistencia,

para que nuestras plegarias sean atendidas,

ya que tú mejor que nadie conoce nuestro fervor

hacia tu entrañable bondad, y por esa razón,

acudimos a ti en estos momentos,

para orarte desde nuestro hogar.

 

Indiscutiblemente la fuerza de tu palabra nos da fuerzas amado Creador,

para mantenernos alerta ante las acechanzas del maligno,

y por eso amadísimo Padre,

te pedimos con insistencia,

que nos ayudes a sobrepasar las dificultades

que se presentan en nuestro diario caminar.

 

Amén

Ora para recibir las bendiciones de Dios en tu hogar

Ya que hemos sido bendecidos por la gracia del creador, debemos retribuirle orando para su gloria. Hemos aprendido que, como hijos de Dios, debemos mantenernos fuertes espiritualmente, y la oración es sin duda uno de los medios más efectivos para conseguirlo.

Debemos seguir haciendo una oración poderosa para que en mi hogar estemos protegidos, pues solo así, la sagrada presencia de Dios permanecerá en nuestras vidas. Recuerda que aceptar la voluntad de Dios Padre Todopoderoso, es el primer paso en nuestro recorrido como creyentes, y será la clave para nuestra salvación y gozo eterno.