Saltar al contenido

Oración poderosa a San Expedito – Su oración más poderosa

14 marzo 2020

A San Expedito se le reconoce principalmente como patrono de las causas urgente, empero, no sería la única distinción que se le daría, puesto que muchos le atribuyen la resolución de causas imposibles; protección a militares, jóvenes, estudiantes y viajeros, e incluso patrono de los conflictos legales prolongados. En este orden la oración poderosa a San Expedito  nos permitirá pedirle por aquello que consideramos imposible.

Si logramos establecer conexión con lo divino, siguiendo un camino espiritual de oración y fe, tanto en Dios como en todos los Santos y Arcángeles, será posible que hallemos eso que tanto deseamos, tal vez encontrándonos con conflictos, pero solucionándoles sin muchas dificultades.

Oración poderosa para superar lo imposible

Sea cual sea el inconveniente que tenemos de frente, muchas veces nos estancamos y no logramos salir adelante, es muy común que esto pase, pero ¿De verdad es imposible solucionar el problema que afrontamos? Independientemente de tu opinión, te bastará con saber que siempre hay alguien dispuesto a socorrernos y con él, un ejército completo de salvación, nos referimos a Dios y a todo el cielo.

Con una oración bastará para comunicar nuestro problema. A pesar de que siempre somos observados por nuestro Padre, es necesario ese momento de comunión con él, ya que de este modo, mostraremos nuestra confianza y nuestra consideración con el cielo. La siguiente oración a San Expedito, tendrá como fin primordial, transmitir nuestra situación complicada que consideramos imposible de superar y así hallar consuelo y apoyo en este Santo y en Dios Padre.

¡Qué grande es tu gloria, Padre!

Enviaste a tu hijo para nuestra salvación,

y aun así,

 muchos son los que no confían.

 

¿Cómo no confiar en el Todopoderoso?

Quien por amor ha dado tanto,

sin merecimiento alguno.

No me hallo sin ti,

me siento incompleto sin tu bendición.

 

Señor mío,

recurro a tu poder y sabiduría,

 para que me brindes consuelo,

muy necesario en esta circunstancia extenuante.

Solo no puedo con esta carga.

 

Veo imposible superar todo por mí mismo,

pero, qué es imposible para ti.

Tu fiel soldado San Expedito será mi ayudante,

con él subsanaré definitivamente mi problema.

Envíalo ante mi, te lo imploro.

 

Y a ti, mi amado Santo,

abogado defensor de lo justo,

qué frágil me siento,

solo en un interminable desasosiego.

Acompáñame en esta lucha.

 

Soy débil y no puedo salir de esto,

ya es mucho lo que he peleado,

enséñame a ser autosuficiente,

regálame de tu valor.

 

Para ti nada es imposible,

además, auxilias rápidamente al desamparado.

Bendito seas San Expedito,

de valiente legionario,

a sagrado peleador en nombre de Dios por todo lo justo.

 

Guíame y ayúdame a ser como tu,

quien a pesar de ser tentado por el demonio,

no sucumbió a lo maligno.

 

Sé que muchas malas situaciones,

Han sido creadas por este mal,

y es aquí donde también puedes intervenir,

ayudándome a luchar,

luchar contra lo que sea que me lleve hacia lo malo.

 

He sido fiel servidor al cielo,

como tú lo fuiste y lo sigues siendo.

Esperaré pacientemente a que tomes mi mano,

sé que finalmente podré caminar por encima del problema,

y todo pasará.

 

Amén.

Vivir en un entorno de paz y sin nada que nos afecte

Lo ideal es que la mayoría de nosotros asociemos lo que es la paz con ese sentimiento que nos genera nuestro hogar. Pero cómo podremos tener paz si existen muchos problemas, por ejemplo en nuestra familia. Por eso el motivo de haber realizado esta Oración poderosa a San Expedito.

La mayoría de los problemas a los que les damos más importancia, son los que tienen que ver con nuestro entorno familiar, ya que este es el más próximo a nosotros y el que más nos afecta. En caso de que quieras pasar a través de un problema, la oración poderosa para lo imposible antes expuesta puede ser un medio muy efectivo, pero antes es necesario que bendigamos a todos los miembros de nuestra familia, con la oración para ponerlos en manos de Dios, lo podremos hacer.