Saltar al contenido

Oración efectiva de protección del día para todos miércoles

22 septiembre 2020
Oración efectiva de protección del día para todos miércoles

La oración efectiva de protección del día para todos miércoles, es un rezo que nos permite escuchar con atención la palabra de Jesús en el ámbito terrenal. Además, todos lo que deseen una vida eterna deben practicarla con devoción.

Sobre todo, que se trata de una oración donde se manifiesta la creencia en el reino de Dios, cuando los apóstoles con su caridad divina hacen llegar el mensaje a todos los creyentes.

Del mismo modo, la oración debe tener fuerza y fe para emprender con optimismo todo el compartir espiritual y moral donde destaquen los valores. Aprender a rezar alimenta el espíritu y el alma. Así lo hacen todas las personas que creen en el poder de Dios. Ahora y siempre.

Mi buen Jesús, en lugar de distanciarme de ti, quiero estar a tu lado. Por eso, necesito que me guíes por el camino del bien. Además, ayúdame a evitar mis pecados, a levantarme si me caigo y, de la misma forma, tenme la paciencia para poder encontrarme conmigo mismo.

Oración efectiva de protección del día para todos miércoles

Sin duda, orar nos nutre de sosiego y paz, nos reconforta el alma, nos aleja y nos cura de las dolencias y de los pesares que nos acontecen a diario.

De cualquier forma, la oración oxigena el espíritu, sintiéndonos liberados de aquellos pecados que nos causan tormento, alienando nuestra mente y nuestra conciencia.

Señor, te doy gracias

por este hermoso día.

Sin duda, mi semana renace

cada vez que llega

el día miércoles.

 

Sobre todo, me siento

plenamente reconfortado,

 profiriendo todas

mis alabanzas

ante el altar de Dios.

 

Es decir, él me protege

y me ampara

 con su misericordia infinita. 

 

Además, acompañándome siempre

con su sagrado

manto celestial

y su bendición semanal.

 

En efecto, mis mañanas sin Dios

son grises y sombrías.

 

Por eso, requiero de

tu protección durante

toda la semana para poder sentir

 que me acompaña

por el camino del bien.

 

Al mismo tiempo, recrea

mi mente perturbada,

alejándola de

cualquier tentación.

 

Además, que mi semana

sea placentera,

espiritual y llena de regocijo.

 

Por supuesto, en el nombre

del Señor

 y del espíritu Santo.

 

En realidad, pido por

no estar solo,

lleno de contrariedades

 o de espíritus malignos

que quieren minar mi alma.

 

De la misma forma, sacándome

del sendero del bien y

llenándome de

oscuras penumbras.

 Asimismo, ofréceme

tu amor eterno.

 

No obstante, prometo

estar contigo

durante toda mi existencia

a través de mi perseverancia.

 

Ahora, ayúdame con tu

prédica divina

 y tu misericordia infinita.

Sobre todo, ábreme las

rutas y caminos

hacia la gloria del Señor

 para consagrar mi espíritu

a los mandatos del reino.

 

Además, necesito purificar

mi alma con la

sangre de Cristo.

 

Esta semana de

santísima paz,

quiero que reine

la tranquilidad.

 

Aparte de que elevemos

nuestra oración

al reino de los cielos

para reconfortar

nuestra alma.

 

Siempre visito

su santuario para

observar su

imagen misericordiosa.

 

Mientras oro con

fuerza infinita,

con aliento y

ánimo fervoroso.

 

Sobrellevando todos

los reveses

que me ocurren

diariamente.

 

Con todo, amo

el encuentro con Dios.

 

Él es un ser inmaculado

que genera ternura y pasión

ya que eleva mi espíritu

 regocijándome

con su presencia.

 

No obstante, es un ángel

sagrado y omnipotente que

respeto y venero

con fe y profunda pasión.

 

Además, siempre alimenta

mi espíritu

en todos mis amaneceres

de cada miércoles.

 

Sin duda, es mi

padre celestial,

 mi ángel de la guarda.

 

Es decir, mi apóstol de

todos los días

me alegra tenerlo cerca

congraciándome

con su bendición. 

 

Finalmente, me aferro

a su amparo

y protección.

 

Amén.

La benevolencia del Señor los días miércoles

Durante la semana, el Señor es benevolente con nosotros, asignándonos el día miércoles para que podamos orar. De todas formas, cada mañana nuestra esperanza y nuestro fervor se ponen de manifiesto intensamente.

Por otra parte, el tiempo nos permite estar siempre en contacto con Dios, sin duda, el guía nuestros pasos y nos irradia toda su pureza para convertirnos en personas de bien.

En resumen, todos somos hijos de Dios, producto de sus enseñanzas y de sus oraciones. Por lo tanto, alabamos su nombre, ya que eso nos reconforta y nos purifica el espíritu durante cada semana de regocijo.

Por consiguiente, la oración del miércoles destaca por su misericordia infinita y por los momentos sagrados vividos en la iglesia. En el nombre de Dios.

Por lo tanto, la oración para los creyentes es un apostolado, que los ayuda a salir del abismo y a consagrarse con la gloria del reino de los cielos.