Saltar al contenido

Oración poderosa de protección para grandes y niños ¡Bajo tu amparo!

23 septiembre 2020
Oración poderosa de protección para grandes y niños ¡Bajo tu amparo!

Todos los seres humanos deben elevar de forma consecuente una plegaria al señor para pedir amparo. En efecto, una oración poderosa de protección para grandes y niños debe ser realizada, ya que es un canto de fe y, también, esperanza.

Sin duda, la compañía de Dios todopoderoso es infinita e inagotable. Sin embargo, se debe ser constante en la comunicación que se sostiene con el señor. Además, se debe pedir por el bienestar de los niños, seres bellos e inocentes.

Por otra parte, todos los hijos de Dios se encuentran comprometidos en pregonar la palabra sagrada del señor. El jefe supremo de la humanidad comisionó a todos sus hijos en este plano existencial, a los fines de que siguieran su legado. De la misma forma, la purificación del espíritu debe ser genuina y periódica, logrando así el amparo de Dios.

Oración poderosa de protección para grandes y niños

En efecto, todos los fieles y creyentes alrededor del mundo deben orar con mucho fervor a los fines de pedirle al señor protección divina para grandes y niños. Claro que bajo el amparo del santo Padre todo será posible y el mal podrá ser derrotado espiritualmente.

Mi amado señor,

te pido que protejas

en todo momento

a los seres humanos,

adultos y niños.

 

Por cuanto son

la razón de ser de

la humanidad.

 

Sobre todo, guíalos

bajo el poder de

tu manto.

 

Asimismo, mi adorado Señor

te ruego que

bajo el poder de tu amparo

ayudes a la humanidad.

 

A superar todos los

eventos adversos

que se presentan a diario.

 

Tu luz celestial

brinda seguridad.

 

De igual modo, amado padre,

te solicito que le des

la orientación necesaria

a todos esos padres que.

 

Tienen bajo su cuidado

a niños, guíalos espiritualmente

para que a éstos infantes

nunca les falte amor.

 

Sin duda, tu apoyo

es vital para que esos

niños sean formados como

personas de bien.

 

Así como también

posean un espíritu protegido

de todo acto maligno que

pueda acecharlos o atacarlos.

 

Tu protección divina es lo

más hermoso y puro que

pueda existir, ya que

proviene desde tu imponente

reino.

 

Que es el lugar

más sagrado y celestial

mi amado y

venerado Dios.

 

Sin duda, tú estas

siempre presente,

en cada rincón del mundo

tu voz y palabra es

escuchada y pregonada.

 

Ya que se sustenta

en la justicia, la

bondad, la verdad

y, también, el amor.

 

Te pido que le

concedas fuerza

espiritual a grandes y niños

en todo momento y a

cada instante.

 

Con la finalidad de que

vivan repletos de

alegría, armonía,

abundancia y, también,

amor.

 

En efecto, es tu amor

mi señor lo que empuja

a todas las personas a

seguir adelante.

 

Por eso, te pido

unidad y dicha

para todos

los niños del planeta.

Sin duda, tu protección mi

querido padre

es vital para.

 

Poder transitar el camino

de la existencia

con absoluta

paz y felicidad.

 

Por cuanto

ese el propósito

de tu legado,

la justicia verdadera.

 

En efecto, los niños

son los seres más

hermosos e inocentes que

existen.

 

Por eso, nunca los

desampares, ya que ellos

no conocen la maldad,

la crueldad-

 

Ni, tampoco, la mentira,

su alma es

totalmente pura.

 

Además, te pido mi Señor

que protejas a todos aquellos

que hayan pecado.

 

Y también estén arrepentidos,

bajo el poder sagrado

de tu misericordia. 

 

Finalmente, concédeles una

segunda oportunidad, ya que

como yo, son

seres imperfectos.

 

Te amo profundamente

Mi Señor,

ayúdanos siempre y

hágase tu voluntad.

 

 Amén.

El respaldo constante e incondicional del Santo Padre

Sin duda, el respaldo infinito e inagotable del santo Padre es lo más puro y hermoso que existe. En efecto, con la guía del señor todo podrá ser logrado, por cuanto su luz divina es poderosa y milagrosa, para bendición de grandes y niños.

Asimismo, todos los fieles creyentes deben orar consecuentemente desde la iglesia, a los fines de pregonar la palabra del señor. Por otra parte, con constancia hay que orar por los grandes y niños, que son la razón de ser de la humanidad.