Saltar al contenido

Hermosa oración del Rosario para los niños pequeños

23 septiembre 2020
Hermosa oración del Rosario para los niños pequeños

El Rosario es una maravillosa oración tradicional dentro del catolicismo, mediante el cual honramos los misterios de la vida de Jesús y de la Virgen María. Los niños son seres puros y nobles, ellos están libres de las influencias sociales que vician el corazón. La Hermosa Oración del Rosario para los niños pequeños, invita a estos pequeñitos a involucrarse en la extraordinaria relación con Dios.

La pureza de un niño es la esencia natural del ser y que de la adecuada formación religiosa dará al mundo hombres con sabiduría, solidaridad y justicia. Ha sido la misma Virgen quien en sus manifestaciones ha pedido que todos recemos el Rosario, porque, trae paz y consuelo al mundo entero.

Hermosa Oración del Rosario, práctica perfecta para la familia

Hermosa oración del Rosario para los niños pequeños. Incluir a los pequeños hijos garantiza a la familia santidad. De igual manera a la sociedad, formarlos con los principios del amor a Dios da como frutos, futuros hombres con valores humanos.  Los valores religiosos definen y moldean la personalidad de los hijos.

Bendita sea la Madre

de Dios, María Santísima.

 

Bendita seas Madre de todos

nosotros los Niños, que nacimos

llenos de pureza y con un

gran corazón, (Padre Nuestro.)

 

Somos tus pequeños hijos

y pedimos tu protección, sabemos

que el ángel anunció a tu hijito

como hijo de Dios.

 

Y que admirada de tanta

gloria lo distes a luz para

cuidarlo y quererlo por siempre.

 

(Por diez avemarías, decir,

quiero crecer con todo tu amor)

 

Soy pequeñito y debo aprender,

enséñame a creer y a tener

mucha fe, nada me dará miedo.

 

Porque enviarás a mi Angelito

a acompañarme todos mis días

y mis noches.

 

(Por diez avemarías, decir,

quiero crecer con todo tu amor)

 

Oh Madre querida, Virgen María,

te pido por mi familia, para que

nos mantengas juntitos y felices.

 

Para que seamos respetuosos.

Ayuda a mi papá y a mi mamá

a ser buenos padres para mí.

 

(Por diez avemarías, decir, quiero

crecer con todo tu amor)

 

Yo quiero pedir salud

para mis abuelitos, mis maestros,

mis amiguitos.

 

Quiero pedir el bien

para la naturaleza, me gustan

las montañas, los ríos y el mar,

el cielo, el sol, las nubes y la luna.

 

Quiero mucho a los animalitos,

los perritos y gatitos,

los pajaritos y los pececitos.

 

Cuídalos  madre mía,

cuando sea grande yo

también los cuidaré.

 

(Por diez avemarías, decir,

quiero crecer con todo tu amor)

Yo soy un niño tierno,

amoroso y bondadoso,

hazme fuerte e inteligente

y cuando sea grande

un buen hombre.

 

Ayudaré a las personas,

a los abuelitos y a los niños

(Por diez avemarías, decir,

quiero crecer con todo tu amor)

 

 Me gustan los alimentos

que mami me da, bendícelos

para que nunca me falten

ni a mí, ni a ningún niño del mundo.

 

También para que todos

los que necesiten alimento

los reciban de ti y para que

recibamos abundancia de Dios.

 

(Por diez avemarías, decir,

quiero crecer con todo tu amor)

 

Tú eres mi Madre, que estas

en el cielo y me ves todo el tiempo,

te acompañan los angelitos que

son muchos y me cuidan

a mí también .

 

Asimismo quiero dormir feliz

en los  brazos de mami y además 

despertar con mucha alegría para

poder estudiar y también jugar.

 

Hermosa Virgen, por favor

que yo sea un niño muy querido

y también respetado por todos.

 

(Padre nuestro)

Finalmente deseo crecer

con toda tu bondad, también

quiero crecer con toda tu protección,

y quiero crecer con todo tu amor.

 

 Gloria al padre, al hijo

y al espíritu santo.

 

Amén.

En tiempos actuales

Los métodos actuales de enseñanza  llaman la atención de los niños, estos, se desarrollan a través de ilustraciones y efectos visuales. Los vídeos son muy didácticos y las historias en cuentos también. La Hermosa Oración del Rosario para los niños pequeños, pone en práctica el dialogo directo con Dios. Lo cual los enseña a comprender que existe un ser superior que no vemos pero que nos acompaña siempre.

El método tradicional del rosario puede rezarse con los niños empezando por los misterios gozosos, lunes y jueves. O con los misterios gloriosos, miércoles y domingos, con un Padre Nuestro seguido de diez Avemarías y una Gloria al Padre.