Saltar al contenido

Oración milagrosa a San Antonio de Padua para la prosperidad ¡En tus manos está!

1 julio 2020
Oración milagrosa a San Antonio de Padua para la prosperidad ¡En tus manos está!

Cuando necesitamos emprender un nuevo camino o algún nuevo proyecto, sinceramente pedimos prosperidad y abundancia, para poder conseguir el éxito que necesitamos para salir adelante. Así que es muy común, oración a San Antonio de Padua para solicitarle la prosperidad, en lo que estamos haciendo. Muchas personas optan por buscar plegarias que se refieran, directamente al dinero o a la suerte. Sin embargo como creyentes fieles a Dios, sabemos que se mostrará en abundancia cuando estamos haciendo lo adecuado por el camino correcto.

San Antonio de Padua sin duda, responderá rápidamente a nuestras plegarias donde suplicamos prosperidad para nuestro negocio, familia, amigos, estudios entre otros.

Oración poderosa a San Antonio de Padua para suplicarle la prosperidad en nuestras vidas.

Que sea San Antonio de Padua el santo intercesor entre Dios y la abundancia, que él nos quiere regalar. Repitiendo las siguientes plegarias con mucha devoción y fe de que nos serán suministradas:

¡Oh Bondadoso San Antonio de Padua!

tienes el poder en tus manos,

concederme la gracia de tener,

eficiente bonanza de prosperidad,

y abundancia en mi vida.

 

Por esa importante razón,

recurro a ti sin dudarlo,

dos veces porque estoy seguro,

qué me puedes ayudar,

en todo momento.

 

Necesito tener,

la cantidad necesaria ,

de dinero, humildad, paz, amor,

salud, éxito y las miles de virtudes,

que pueden existir en mi vida.

 

Como ahora están haciendo falta,

te pido las herramientas,

para aprender a crear lazos conseguirlas,

dentro de mi propio ser,

esto hará , que pueda salir adelante.

 

Tengo muchos sueños por realizar,

y cómo te has dado cuenta tengo una familia,

por la cual responder.

 

No quiero que le pase algo malo,

mi que no puedan contar,

con la prosperidad y abundancia necesaria.

 

Quiero proveerles de mucho amor,

pero para ello tengo que tener,

el suficiente en mi corazón,

por eso confío plenamente en ti,

porque sé que trabajarás en este milagro.

 

Aunque son las muchas las personas,

que recurren a ti,

son fieles devotos y creyentes de tu palabra.

 

Tu amor divino desde que era sacerdote,

esperando el amor incondicional y fidelidad,

nuestro dios todopoderoso.

 

Siempre has estado,

en medio de la angustia, el miedo,

incluso peor desde la desesperanza.

 

Cuando encuentro todo perdido,

todas las puertas se me cierran.

Allí estás tú poderoso Santo.

Mostrando nuevamente tu misericordia,

en tu bondad para ayudar,

a todas las personas por igual.

 

Si en algún momento tengo,

suficiente de éxito y abundancia,

guíame por ese camino donde tú,

has agradado al señor.

 

Compartiendo,

todo lo que se te ha dado en algún momento.

Sabes distinguir, la naturaleza y las intenciones,

de esos buenos corazones.

 

Que a diario buscan respuestas para sus plegarias,

que para ti son milagros sencillos de realizar.

Premiándonos con tú fidelidad.

 

Igualmente comprensión a nuestros errores,

hacemos una oración o plegaria,

suplicando tu amable perdón.

 

Queremos agradarte, siempre,

qué es abundancia y prosperidad,

que traigas a nuestras vidas,

puedan ser usadas de una manera consistente,

para ayudar a las demás personas.

 

También me nace ser agradecido,

a lo que personalmente,

sabes que has hecho por mí.

 

Porque siempre me has mantenido,

bajo tu mirada firme y segura,

qué me dice que todo estará bien.

 

Gracias amado San Antonio de Padua,

porque sé que tus esfuerzos no me han permitido,

desfallecer sin embargo,

aquí sigo manteniendo la fe intacta,

a pesar de los malos momentos.

 

En esta oración, te pedí dos cosas,

muy importantes prosperidad,

y éxito estando a punto de lograr,

lo que quiero en mi vida,

por los senderos más limpios de la vida.

 

Amén.

¿Es verdad que la prosperidad y la abundancia dependen de nuestros actos?

En mi opinión personal como creyente y devoto a Dios, tener prosperidad y abundancia en nuestras vidas radica en que sea muy bien utilizada. Cuando tenemos oportunidades y las compartimos con las demás personas, estaremos agradando a Dios y es una forma muy efectiva de demostrar nuestro agradecimiento por las bendiciones recibidas. Si Dios nota que tenemos abundancia en nuestro corazón de solidaridad, devoción, humildad estaremos demostrándole, que estamos listos para ser aún más bendecidos y compartirlo con las personas que más lo necesitan.