Saltar al contenido

Oración milagrosa a San Gabriel para la protección de mis hijos

2 agosto 2020
Oración milagrosa a San Gabriel para la protección de mis hijos

Para los padres los hijos siempre están por delante, así que su salud y su seguridad siempre están en sus mentes. El amor de un padre por su descendiente es incomparable y por eso es que realizar una oración a San Gabriel para poder pedir protección para los hijos es sumamente importante.

Proteger a nuestros hijos por medio de una oración es una muy buena opción, ya que no hay mal que se pueda acercar y hacerles daño, si están cubiertos con el poder de Dios. Así que para que puedas protegerlos de cualquier maldad, solamente debes hacer una oración por ellos.

Las oraciones de protección generalmente son encomendadas a San Gabriel Arcángel, uno de los mensajeros más importantes del reino de los cielos, y quien se encargará de proteger y notificar a Dios si algo malo les puede ocurrir a tus hijos.

Oración para proteger a tus hijos con el poder del Arcángel San Gabriel

Proteger es algo bastante difícil, ya que aunque un padre no quiere que nada malo le pase a un hijo, ellos deben aprender sus propias lecciones de vida. Así que la mejor opción para protegerlos y que ellos puedan mejorar a raíz de sus experiencias es que siempre estén acompañados por el poder divino de Dios.

Una oración a San Gabriel Arcángel puede ser la solución a la protección de tus hijos, ya que cualquier arcángel es capaz de proteger a tu hijo de la mejor manera mediante el poder divino de Dios. Así que a continuación te dejaremos la más poderosa oración de protección milagrosa.

San Gabriel Arcángel, 

Tú que eres uno de los mensajeros

de nuestro Padre Todopoderoso.

 

Uno de los 7 arcángeles que

cuida al mundo de los cielos,

Y que protege a todos aquellos que aman

y creen en el poder divino de Dios.

 

Tú que eres quien se encarga de

darnos el mensaje de la esperanza,

Quiero que por favor,

intercedas por mis hijos, 

Para que siempre estén resguardados

bajo el poder de Dios.

 

San Gabriel Arcángel, tú eres quien

trae a nosotros el amor de Dios,

Muéstrale lo grande que es

este amor a mis hijos.

 

Por favor,  limpia sus mentes y sus corazones,

Para que puedan comprender

la importancia de amar a Dios,

Enséñales a pedir perdón por todos

y cada uno de sus pecados,

Y a pedir por la bendición

de nuestro Padre Todopoderoso.

Quiero pedirte poderoso Arcángel,

Que los protejas de todo mal,

No permitas que la maldad llegue a su vida,

Aléjala con el poder de Dios,

Y permite estar con ellos para ayudarlos,

Arcángel San Gabriel, acompáñanos en nuestro camino.

 

Ayúdame a cuidar a mis hijos,

No permitas que la maldad llegue hasta sus corazones,

Y si eso llega a pasar, eliminará.

 

No dejes que dentro de ellos,

crezca el odio, egoísmo, la avaricia o la soberbia,

Permíteles sentir el amor, la paz,

la tranquilidad, la esperanza y la paz.

Que las enfermedades no se acerquen a ellos.

 

No dejes que tomen malos caminos o malas decisiones,

Tampoco permitas que vayan a caer en tentaciones,

Y mucho menos agarrar malos vicios,

Permíteles distinguir el bien del mal,

Permíteles crecer y madurar como personas,

Llénalos de mucha sabiduría, salud e inteligencia.

 

Y a mí que soy su Padre (o madre), ilumina mi camino,

Abre mi mente y permíteme saber

cómo educarlos de la mejor manera,

Enséñame a ser un buen padre,

y siempre has que nos llegue

la bendición de Dios Padre.

 

Amén.

Recomendaciones al momento de pedir protección para nuestros hijos

Las oraciones de protección son muy buenas, porque permiten alejar la maldad de las personas y las malas vibras de nuestros hijos. Sin embargo, hay que saber cómo realizarlas de la manera correcta, para ello debes tener una correcta posición al momento de orar, solamente debes persignarte, arrodíllate, juntar tus manos y cerrar los ojos.

De igual manera, debes saber que puedes mejorar el ambiente de oración si enciendes una vela o un velón cuando vayas a orar. Además de que debes poner mucha fe en cada palabra que digas de la plegaria, ya que si no no se cumplirá lo que pides.