Saltar al contenido

Oración a San Ignacio de Loyola para alejar las malas personas

21 marzo 2020
Oración a San Ignacio de Loyola para alejar las malas personas

Las malas personas que nos causan daño en la vida, es porque están alejadas de la palabra del Señor. Por tanto, este tipo de personas debemos alejarlas con una oración a San Ignacio de Loyola para alejar las malas personas. Lo ideal fuera alejarlas lo más posible de nuestra vida, porque son capaces de hacer daño emocional.

De estas malas energías espirituales, traen consecuencias que se vuelvan muy malas. De alguna manera, consumen tu éxito y buenos sentimientos.

Aplicar oraciones al Santo protector y venerado siempre por la iglesia católica como lo es San Ignacio de Loyola es lo más recomendable, sin embargo, la envidia puede causar una separación hasta de familia, por eso también puedes realizar esta oración al todopoderoso.

Oración poderosa de protección a San Ignacio de Loyola

El amor celestial es infinito, su poder siempre lucha y gana contra el mal. Pues, la vida espiritual es eso una serie de batallas que nuestros Ángeles celestial siempre tienen sobre nuestro entorno.

Las personas que no tienen arrepentimiento alguno en su corazón, no pueden entender el daño que les causan a las demás. Ten en cuenta esta, oración a San Ignacio de Loyola para alejar las malas personas para conseguir paz en tu vida y en tu corazón.

Querido San Ignacio de Loyola.

Acudo a ti, por tu poderosa intercesión.

Mis enemigos se han multiplicado,

son muchos los que me rodean.

 

La mala intención esta en cada esquina.

Mis amistades, en mi trabajo y

a veces hasta en mi familia se levantan la mala intención.

 

Dice en las santas escrituras, en el libro a los Efesios,

que la lucha no es contra carne y sangre,

no es contra personas.

Es contra ejércitos y potestades,

contra principados, en las regiones celestes.

 

San Ignacio, quiero implorarte que me des

las fuerzas necesarias para continuar.

Por eso, mi lucha es en lo espiritual,

con lo que opera detrás de esas personas

sembrándoles pensamientos.

 

En la sensatez pido alumbramiento y sabiduría

divina para estar seguro de cada paso que doy en mi camino.

Así trabaja el enemigo, sembrando pensamientos

e ideas sugestivamente, sutilmente.

 

Pero no lo dejare,

porque los pisare como el Arcángel Gabriel

algún día lo hizo, con la misma fuerza y voluntad.

Por eso, yo ahora, me revisto de la autoridad

que se me ha sido conferida como hijo(a) de Dios.

Impongo en el nombre de Jesús.

Que todo espíritu de maldad en contra mía, se detiene.

 

Cualquier espíritu de envidia,

todo espíritu de chisme,

todo espíritu de murmuración en contra mía,

se silencia ahora.

La mala intención que se haya levantado contra mí,

es desarticulada de inmediato.

 

En caso de que vaya en contra de mis finanzas,

quien me quiera robar, quien me quiera estafar,

se sujeta en este momento.

Si el enemigo viene por un camino a hacerme daño,

por siete huiras avergonzado.

 

Toda lengua viperina, maliciosa, infructuosa,

toda lengua que me quiera estancar, enmudece actualmente.

Todo plan que quiera acabar con mi reputación,

mis planes y proyectos, es desarticulado en el nombre de Jesús.

 

¡Me declaro libre!

¡Me blindo con la sangre del cordero de toda acechanza del enemigo!

¡En el poderosísimo nombre de Jesús!

Nombre sobre todo nombre dado aquí en la tierra,

por los siglos de los siglos.

 

Amén.

Milagros de este Santo y porque pedirle con devoción

Este Santo Patrono San Ignacio,  fue el fundador de los Jesuista, toda su vida se dedico a conseguir soluciones por medio del evangelio y la palabra de Dios, eso lo convirtió en Santo y además murió para vivir en la vida eterna.

La oración a San Ignacio de Loyola para alejar las malas personas, promete ayudarte a protegerte a que el manto de protección del Señor te cubra. Para esas personas serás invisible, no abra manera que te conozcan o te hagan daño porque tu alma es pura y noble. Nuestro espíritu se vuelve en uno de luz que con lo fuerte e incandescente de esta deja ciego al poder del mal.

Por tanto nada malo te pasara, mientras confiesa en que el Señor está obrando en el camino.