Saltar al contenido

Oración a San Ignacio de Loyola para pedir protección contra todo mal

21 marzo 2020

Las misericordias del Señor siempre están dispuestas a cuidarnos de todo el mal. Sera su voluntad siempre la encargada de sujetar las malas acciones por medio de San Ignacio de Loyola. Con la oración a San Ignacio de Loyola para pedir protección contra todo mal podemos conseguir grandes cambios.

Incluso cuando el mal ya está presente en nuestra vida este es un paso importante, para eliminarlo. Confiar ciegamente en que el bien reina sobre todas las cosas. Porque nadie tiene más poder que el Rey de los cielos es decir Dios. Conseguiremos aquí también una oración para proteger a nuestra familia de todo mal y mantenernos unidos, pidiéndole al Señor.

Oración poderosa a San Ignacio para alejar al mal

Si existe algo que siempre intenta atacar cuando estamos bien, es alguien o algo que nos sale mal. Y el culpable de este es Lucifer haciendo de las suyas en nuestra vida, pero con lo que no cuenta es con la existencia de Dios en ella.

La iluminación divina siempre nos acompaña, tenemos los poderosos Ángeles y también Santos Patronos, quien son los enviados por el Señor. La voz de auxilio tarde o temprano llegara y alejara cualquier mal.

Puedes utilizar la oración a San Ignacio de Loyola para pedir protección contra todo mal que no te fallara, porque este es conocido por socorrer a lo que más lo necesitan.

Querido San Ignacio de Loyola,

Pido tu intercesión,

para contar con tu protección contra todo mal.

 

Creo en Dios todopoderoso, creo en su hijo Jesús,

que dios su vida por mí en la cruz.

Venciendo todo principado, toda potestad de las tinieblas,

todo espíritu maligno, Satanás mismo.

 

Bajo al inferno, venció a la muerte, y ascendió al tercer día.

Vestido en majestad, en victoria,

para la gloria y honra de nuestro único y verdadero Padre, Dios.

 

Guíanos con esa fuerza espiritual,

San Ignacio tu que sabes obrar en el nombre del Señor.

No dejes que nunca, desistamos de nuestro propósito.

 

La lucha no es contra carne y sangre dice tu palabra,

es contra espíritus malignos, huestes y principados de maldad.

Por lo tanto, confió que tengo tu cuidado y tu protección,

soy hijo(a) de Dios.

Caerán a mi lado mil, y diez mil a mi diestra,

más a mí no llegara mal alguno.

Estoy cubierto con la sangre del cordero,

no hay nada más fuerte que la sangre de Cristo en sus verdaderos hijos.

 

San Ignacio de Loyola,

No existe montaña que se me oponga, ni mal que me oprima.

Tampoco dificultad que me detenga, ni ralentice mi caminar.

Mucho menos circunstancia que me robe la paz,

ni me quite el verdadero gozo de mi Señor.

En todo tiempo te alabare, en lo bueno y no tan bueno.

 

He aprendido a contentarme en lo poco y en lo mucho,

he aprendido a serle Fiel a Dios en lo poco

y en lo mucho me pondrá como lo hizo contigo

venerado San Ignacio de Loyola.

 

Confío que estoy bajo la voluntad del Padre.

Buena, agradable y perfecta para mí.

Por lo tanto, se hacen vida las santas escrituras

que dice que el que habita a la sombra del altísimo,

morara bajo la sombra del omnipotente.

 

Gracias padre porque estoy libre de todo mal,

el enemigo no puede tocarme, no toca mi familia ni mis finanzas.

Está atado, sujeto, sin poder, sin autoridad, sin legalidad en mi vida.

En el poderosísimo nombre de Jesús.

 

Amén

¿Qué hacer después de orar a este Santo?

La fe mueve montañas, este es el caso de realizar una oración a San Ignacio de Loyola para pedir protección contra todo mal aferrarnos a una fuerza que no es terrenal. El auxilio siempre viene muy pronto, además nos protege para las próximas circunstancias.

Aunque, no signifique que nuestra vida es perfecta también se trata de saber llevar lo que nos sucede. Sin dejarnos ofender o guiar por emociones, que nos vuelven débiles y entonces el mal se aprovecha de esto para que nos vaya mal. Nunca estamos desamparados, siempre están las manos de Dios, para levantarnos y es algo que tienes que tener en cuenta.

Siempre serás capaz de seguir y de intentarlo una vez más.