Saltar al contenido

Oraci贸n a San Ignacio de Loyola contra los enemigos

10 abril 2020
Oraci贸n a San Ignacio de Loyola contra los enemigos

Sabiendo que una oraci贸n a San Ignacio de Loyola contra los enemigos, puede protegernos eficazmente, no debemos dejar de 聽dirigirnos con fe a este glorioso profesor de la Iglesia de cristo. No es f谩cil enfrentarnos solos al enemigo, hay enemigos que son muy poderosos porque cuentan con el apoyo de los esp铆ritus malignos.

Ahora si notamos que una persona nos adversa con empe帽o, si podemos percibir la maldad y las malas intenciones en sus miradas, no esperemos a que pueda causarnos un da帽o. Algunas personas se empe帽an en destruir a alguien solo por envidia o porque los empuja el deseo de la venganza.

De cualquier manera, si una persona est谩 ardida en nuestra contra por alguna rencillas del pasado o por malos entendidos, debemos buscar ayuda celestial y en estos casos, nada m谩s apropiado que dirigirnos a San Ignacio de Loyola pidiendo su amparo y protecci贸n.

Prot茅gete contra tus enemigos acudiendo a San Ignacio de Loyola

Claro este santo naci贸 en 1491 y dentro de una familia muy pudiente, cuando se hizo hombre entr贸 a servir en la milicia, como lo acostumbraban todos los j贸venes de la 茅poca, debido a una lesi贸n, se vio obligado a abandonar las armas, y fue entonces en sus horas de ocio cuando conoci贸 a cristo.

Oh glorioso y fiel seguidor de la Iglesia cristiana,

fundador de la Compa帽铆a de Jes煤s,

hoy se te admira y se te respeta por todo el mundo,

por haberte dedicado

a rescatar misioneros,

para completar la obra de Dios en La Tierra.

 

Milagroso San Ignacio,

debido a la gran cantidad de milagros que realizaste

en vida y a los que aun despu茅s de tu partida,

de este mundo has continuado realizando,

mucha gente se ha apoyado en ti,

buscando alivio a sus penas.

 

De la misma forma el caso que en estos momentos,

me agobia y me deprime,

es el hecho de saber que tengo enemigos,

que me adversan y que

yo s茅 que har谩n todo lo posible por hacerme da帽o.

 

No permitas misericordioso santo de la fe cristiana,

que este siervo de Dios

sea alcanzado por la maldad,

y la iniquidad se aquellos que se amparan

bajo las sombras del innombrable para destruir las almas.

No permitas que ning煤n enemigo,

tenga las suficientes fuerzas para aniquilarme

como persona.

Dame toda la fortaleza que necesito para adversarlo.

Hazme invisible ante sus inicuos ojos,

Oh poderoso protector de la humanidad.

 

Hoy me dirijo a ti glorioso San Ignacio de Loyola,

en busca de tu protecci贸n

y me expreso con esperanza y humildad para pedirte.

(Aqu铆 se pide la gracia, mencionando el nombre del enemigo,

en asecho para que San Ignacio de Loyola,

lo distraiga y lo aleje de ti).

 

Permite recibir todas tus cualidades,

para saber defenderme, dame fuerza, dame luz y entendimiento,

ll茅name de las armas espirituales m谩s poderosas

para esgrimirlas en contra de esos que desean,

verme vencido y aniquilado.

 

Dame valor para no disminuirme,

ante los ojos del enemigo, antes prot茅geme

de todos esos enemigos y blinda,

todo mi cuerpo y esp铆ritu para salir airoso

y triunfador de esta batalla,

sin tregua que se ha desatado en mi contra.

 

Bend铆ceme, prot茅geme y no permitas que sea arrastrado hacia

el abismo de la perdici贸n de la muerte f铆sica y espiritual.

Yo te prometo llevarte siempre en mi memoria

y estarte agradecido de por vida.

 

Am茅n.

San Ignacio de Loyola puede defenderte como defendi贸 la fe en Cristo

En realidad, San Ignacio de Loyola, que luch贸 cuerpo a cuerpo para defender su patria y tuvo que dejar las armas de guerra para tomar las m谩s poderosas armas espirituales, fue un guerreo insigne de la Iglesia Cat贸lica para defender el buen nombre de Jes煤s.

De hecho fue el fundador de la Compa帽铆a de Jes煤s que hoy en d铆a pregona la fe cristiana por todo el mundo y es por eso que debemos confiarnos en sus buenos oficios para con nosotros los mortales.

Nunca olvides realizar esta efectiva oraci贸n a San Ignacio de Loyola contra los enemigos, ya que estos abundan y siempre quieren vernos derrotados. Por ello, debes evitarlo invocando a los santos en tu amparo contra los enemigos y los traidores.