Saltar al contenido

Oración a San Ignacio de Loyola para protección y unión de la familia

21 marzo 2020
Oración a San Ignacio de Loyola para protección y unión de la familia

Una de las bases fundamentales para el ser humano es la familia. Por eso siempre tratamos de mantener la unión y el bienestar para ellos. Cuando pedimos protección por medio de una oración a San Ignacio de Loyola para protección y unión de la familia es una demostración de amor incondicional.

Cuando entendemos, que la familia requiere ser atendida y cuidada de diferentes maneras, logramos las expectativas de nuestro cometido. El amor en cada plegaria y en cada palabra para mantener a nuestra familia unida, es tan importante porque lo que damos también recibimos.

Debemos pedir perdón las veces que sean necesarias, ser transparente con Dios respecto con nuestros sentimientos para así lograr ser escuchados.

Oración a San Ignacio por el bienestar de nuestra familia

Las plegarias que le hacemos al cielo por nuestros seres queridos siempre obtienen respuestas, de allí radica el objetivo de estas. Nuestra familia es donde conseguimos auxilio cada vez que así lo requerimos.

La familia para Dios somos nosotros, para nuestro Padre Celestial somos sus hijos. Nunca nos falla por el inmenso amor que este nos tiene. Nos cuida y nos protege es por ello que pedimos la intersección de San Ignacio de Loyola para que nuestra familia se encuentre protegida.

Realiza esta oración a San Ignacio de Loyola para protección y unión de la familia para conseguir grandes cambios en ella. Que nuestro Señor y también el San patrono salga con ellos en cada momento.

En este día, necesito la presencia de San Ignacio de Loyola

Necesito que su importante bondad este en nuestra familia

Uniéndonos en amor y bondad,

haciendo de nosotros mejores personas.

 

Mi familia en este momento venerado Santo

necesita de tu protección ante cualquier mal que tiene cerca.

Te imploro a ti, San Ignacio de Loyola quien con tu ejemplo

seguiste los pasos que el Señor te indico.

 

Para cuidarnos y protegernos desde su diestra,

quiero pedirte por mis hijos, hermanos, esposo

y todos mis seres queridos.

Que seas luz en su camino,

ilumina por donde deben caminar

también tómalos de la manos.

 

Amado San Ignacio de Loyola,

quiero pedirte perdón si he fallado en algún momento.

No he querido hacer nada en contra de tu voluntad

y la de nuestro Señor.

Ayúdame a restaurarme para poder guiar a mi familia

por el camino del bien.

Necesito la importante fortaleza

para poder con todo lo que me depara la vida.

Aunque no sean caminos fáciles quiero ser siempre

testimonio de la obra que Dios realiza en nuestra vida.

Dame la oportunidad de que mi familia

siempre cuente con tu apoyo y protección.

 

Aleja a las personas mal intencionadas

que se nos acercan solo por interés o envidia,

pues no son útiles a la palabra del Señor.

Cubre a todos mis seres queridos en todo momento,

con tus bendiciones.

 

Gracias por una vez más escucharme

y estar para mi eres realmente bondadoso.

Eres un Santo que siempre perdono  y fue perdonado.

Entre todo lo que siempre sembrabas por la gracia divina

siempre conseguías cosechar.

 

Porque quien camina de la manos de Dios

es alabado y siempre es testimonio de lo hermoso

que es el Espíritu Santo obrando en nuestras vidas.

San Ignacio de Loyola, no nos dejes solos y líbranos de cualquier mal.

 

Amén.

¿Porque es un Santo de protección contra los males?

Más que de protección, este Santo siempre estuvo pendiente en cada momento en que se le necesito. Incluso para San Ignacio de Loyola, no existía nada más fuerte que el poder de la palabra y el evangelio para pedir cualquier favor.

Por ello encomendamos ante su misericordia y buena fe a nuestra familia, para mejoría económica o cualquier cosa que nos este afligiendo en este momento. Santo de protección suena realmente hermoso, porque es tener como un seguro de vida pero que no le teme a los humanos que no son buenos y ademas del amor que nos inspiran.

La oración a San Ignacio de Loyola para protección y unión de la familia te dará la convicción de que estás haciendo las cosas bien con el Rey celestial. No dejes de orar por ellos, porque en todo momento necesitan ese apoyo y compañía.