Oración a la Sangre de Cristo: "Embriágame con tu poder" ¡Protégeme!

oracion sangre de cristo embriagame y protegeme

La sangre de cristo tiene una gran importancia para el mundo, debido al significado poderoso que posee; porque Cristo al derramar su sangre en la cruz por nosotros, expió nuestros pecados y nos convirtió en nuevos seres. Por tal razón, cuando realizamos una oración a la sangre de Cristo: "Embriágame con tu poder" ¡Protégeme! Nos da esperanza de vida.

Aún no ha existido otro sacrificio, como el que hizo el Señor por nosotros; porque nadie en estos tiempos tiene la capacidad de amar, como Dios nos amó a nosotros. Por esa razón, nunca debemos dejar de admirar la grandeza de Dios.

Índice

    Oración a la Sangre de Cristo que quita el pecado del mundo

    Oh Señor, te quiero adorar y con mi boca quiero confesar; que tu sangre me renovó, y mi pecado erradicó. Tú estás a la diestra de tu padre, con gran gloria y poder; ya que tú venciste al maligno en la cruz, obteniendo el dominio.

    Santo Padre,

    en primer lugar quiero decirte;

    que tú eres el único que merece adoración,

    así que no dejare de realizar acciones de gracia;

    en tu nombre.

     

    Oh Señor Jesús,

    tu amor por el prójimo no se compara;

    bendito Cordero de Dios,

    que fuiste sacrificado;

    por mis pecados, a ti sea la gloria y la honra

     

    Tu amor,

    sobrepasa el entendimiento humano;

    porque no existe,

    un amor tan puro como el tuyo.

     

    De igual manera,

    declaro que tu poder, no tiene igual;

    pues tu eres el Gran Yo Soy,

    creador de los cielos y la tierra.

     

    Así mismo,

    tu eterna sabiduría;

    qué es amplia como el vasto océano,

     ilumina la mente del hombre.

     

    Con el conocimiento santo,

    por esa razón, confiamos

    nuestros pasos a ti.

     

    También tu bondad,

    no tiene igual; pues tú nos bendices;

    cada día, y nos renuevas en cada momento.

     

    Aunque me falte todo,

    tú riegas mi vida;

    así como riegas la tierra, todos los días.

     

    Oh Señor Jesús,

    tú nos iluminas y nos ayudas

    a mantenernos;

    en la luz, tal como lo hiciste

    con los apóstoles.

     

    Por otro lado,

    confieso mi pecado para que tú;

    me perdones,

    y tu misericordia alcance mi vida.

    siempre en mis oraciones

    Señor yo creo,

    en tu sangre preciosa; en tu

    muerte y resurrección,

    por tal motivo,

    nunca temeré al acusador.

     

    Padre ayúdame,

    porque este cuerpo corruptible;

    me mantiene en una constante lucha,

    haciendo que tenga que ir a ti;

    en busca de socorro.

     

    Así que mi Señor,

    te pido que no me abandones;

    sino que tu mirada esté,

    sobre este humilde servidor tuyo.

     

    Oh señor,

    he comprendido que tu eres fiel;

    por tal motivo, acudo a ti.

     

    Para pedirte que me

    embriagues con tu poder,

    y dirijas mi vida hacia un nuevo sendero;

    donde solo tú, seas el que me guíe.

     

    También te pido,

    que me guardes de todo mal;

    porque la las saetas del enemigo,

    vienen hacia mí;

    y necesito que tú seas mi escudo fuerte.

     

    Oh mi Señor,

    que tu gracia sobreabunde en mi vida;

    y el fuego de tu espíritu,

    avive mi ser.

     

    Bendito Dios,

    al igual que hicistes con Daniel;

    te pido que me protejas del león rugiente,

    que solo quiere devorar mi alma.

     

    En fin, mi Señor;

    te entrego cánticos nuevos,

    que lleguen a tus oídos con agrado;

    gracias por tus promesas y fidelidad.

     

    De igual manera,

    te doy gracias por la sangre de tu hijo.

     

    Porque me dio esperanza

    de vida y salvación,

    debido a su sacrificio,

    entendí lo mucho que

    somos amados por ti.

     

    Más aún,

    sabiendo que moriste en la

    cruz por nosotros.

     

    No dejamos nuestra

    naturaleza pecadora,

    pero tu amor y tu gracia.

     

    Nos da la certeza de que todo estará bien,

    por tal motivo nunca,

    dejaré de dar gracias ti.

     

    Es por eso, que al final de todo;

    solo tú mereces gloria y honra,

    por lo siglos de lo siglos;

     

    Amén.

    Por la Sangre del Cordero fuimos redimidos

    Oración a la sangre de Cristo. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:1).

    Dios nos demostró su amor, a través de la sangre de su hijo Jesús, que fue derramada; para que fuésemos salvos. Es por eso no debemos desconfiar, ni temer de ningún peligro que nos rodee.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más