Saltar al contenido

Oración para la Virgen María de la Misericordia para la protección

25 mayo 2020
Oración para la Virgen María de la Misericordia para la protección

La oración para la protección a la Virgen María de la Misericordia, es una oración dirigida a la Santa Madre de Dios, para que venga a nosotros cada uno de los días de nuestras vidas y nos proteja contra cualquier mal que venga a perjudicarnos a nuestras vidas.

Nuestra protección siempre se encontrará con el poder celestial, por ello es que cada día es necesario rezar a Dios y a la Virgen, para que ellos vengan a nosotros y nos socorren, nos ayuden y también nos protejan contra todo aquello que se encuentra en el mundo que solo busca nuestro mal cada día.

Oración para la protección a la Virgen María de la Misericordia

La oración para la protección a la Virgen María de la Misericordia, nos ayudará a pedirle a ella que nos mantenga protegidos en nuestras vidas, y ciertamente evite que cualquier mal pueda venir a perjudicarnos.

Grandiosa y poderosa Virgen María

de la misericordia, ven hacia mí y arrópame

con tu gran poder maternal para que mi vida

se encuentre siempre protegida.

 

En ti coloco mi vida y mi andar, para

que cada día seas tú quien me ayude y me

proteja, para que seas tú la que 

guíe mi camino por el camino correcto.

 

Tu que eres la grandiosa y misericordiosa

Madre de nuestro poderoso Señor Jesucristo,

a ti te pido que vengas a mi ayuda,

para que me libres de todo los males

que se encuentran en esta tierra.

 

Protégeme por favor bendita Madre,

tú tienes el gran poder divino de protegernos

a cada uno de tus hijos.

 

No me dejes caer nunca, aléjame

de todas las tentaciones que

encontramos en este mundo.

 

Tu eres grandiosa, poderosa y

bondadosa, no me dejes caer nunca en el

pecado, no permitas que me desvíe del

camino correcto que tiene Dios para mí,

trae a mi vida entendimiento y paz.

 

Ayúdame a encontrar las vías ideales,

protégeme contra mis enemigos, ya que

cada día desean que yo caiga y que

todo en mi vida vaya mal.

 

Protégeme de la envidia de aquellos

que codician lo que hoy yo tengo.

 

Muéstrales como todas esas cosas

pueden tenerlas cuando se

acerquen a Dios y a ti.

 

Enséñale al mundo que mi vida

se encuentra totalmente protegida

por ti, que ningún mal en este mundo

podrá dañarme ni tocarme porque te

tengo siempre a ti junto a mí.

 

Protégeme de cualquier enfermedad

que pueda venir a afectar mi organismo,

no permitas que me haga daño,

aléjala de mí y de mi vida.

Pues así podré realizar cada una

de mis tareas diarias con

el bienestar total de mi cuerpo.

 

Oh gloriosa y grandiosa Virgen María

de la Misericordia, hoy estoy aquí ante ti

rogándote que vengas a mí y me protejas.

 

Para que de esta manera yo pueda

continuar con mi vida de la manera correcta.

 

Se tu quien siempre se encuentre a mi

lado, permíteme ver tus poderosas manos

obrando en mi vida cada día, para de esta

manera tener la confianza de que nada puede

ir mal mientras tenga tu gran protección.

 

Mis oraciones siempre serán dirigidas

a ti, para que me ayudes y protejas con

tu infinita bondad y poder, porque

conozco tu bondad con cada una

de las personas que en ti confían.

 

Te pido que intercedas por mí ante

Dios, para que él también guarde mi vida y me

mantenga bajo su glorioso manto protector,

en ustedes siempre se encontrara

mi confianza, mi fe y devoción.

 

En el nombre de Jesucristo les rezo

e imploro cada día, para que mi vida

se mantenga bendecida.

 

Amén.

Necesitamos de la protección celestial para tener una vida feliz

Cuando no contamos con la protección celestial nuestras vidas se pueden tornar complicadas y tristes, pues cada una de las cosas que vengan a nosotros buscando dañarnos, podrá entrar a nuestras vidas.

Por eso, cada nueva mañana es necesario que recemos a Dios y a la Virgen, y esta oración para la protección a la Virgen de la Misericordia es ideal para evitar que cualquier mal entre a ti, pues siempre tendrás la bendición de la Virgen María en ti.