Saltar al contenido

Poderosa oración a Yemayá para que te vaya bien en los negocios

1 agosto 2020
Poderosa oración a Yemayá para que te vaya bien en los negocios

Yemayá, Diosa de la feminidad, de la mar, multiplicadora de los peces, potente Orisha. Es invocada de manera matutina para solicitar su protección y desearle buenos días al Orisha. Las palabras a Yemayá son ofrendas, tributos a la bondad de su corazón. Por esto, les traemos la poderosa oración a Yemayá para que te vaya bien en los negocios.

Yemayá, deidad Yuruba, se dice que fue la primera mujer de la creación, siendo la madre de todos los hijos que habitan en la Tierra. También es el origen primario de todas las cosas y de todos los Orishas. Además es la más comprensivas de los orishas para todos los humanos.

Oración a Yemayá para que te vaya bien en los negocios

Yemayá es el nombre de la madre naturaleza, es el útero originario de la vida en la Tierra. Tiene su casa en el agua poderosa, que por eso al danzarle se asemeja a las olas del mar.

Oh mi Orisha,

madre de las madres,

madre de los peces

y fuente de los manantiales.

 

Oh mi diosa Yemayá,

dueña de los ríos, en

donde viven los peces,

también traes bienestar

en cardúmenes,

y traes prosperidad y sabiduría.

 

Porque eres tú

madre Yemayá

la que recibes entre sus entrañas

a la creación.

 

También Madre y Señora,

aliento de la vida,

por eso eres bienestar

y prosperidad.

 

Yemayá, Yemayá,

Diosa de la Fertilidad,

que todo sobre y nada falte.

 

Además eres la madre

entre todas las madres,

tienes tú casa en el mar y la sal

son las flores de la prosperidad,

señora multiplicadora de los peces.

 

Yemayá, Yemayá,

manantial de las aguas

que la prosperidad no cese de fluir

 porque eres Diosa de la prosperidad.

 

Mientras tanto los

ríos te cantan Yemayá,

los mares te cantan,

las selvas también te cantan,

y los pueblos te cantamos Yemayá.

 

En oración te pedimos

que nunca dejes de fluir

la fertilidad y que

tampoco nunca en mi negocio

se pierda la prosperidad.

 

Oh Yemayá, Yemayá,

danos salud, danos prosperidad,

para que la vida nunca pierda

su vaivén marino,

que la vida nunca se detenga,

y que el bienestar nunca se acabe.

 

Además Yemayá, Yemayá,

no permitas que las penurias

se apoderen de nuestros corazones,

amansa la maldad.

 

Yemayá, Yemayá,

contra la miseria

y los miserables

dales con la felicidad.

Igualmente Diosa

de morada en el mar.

 

Recibe este canto

que es una oración

para que nunca me falte

alimento, salud, amor o dinero.

 

Oh Yemayá, mi diosa fértil

has que siempre tenga

unas fuerzas infinitas

de seguir adelante

con mi vida. 

 

Oh mi grandiosa, gloriosa,

amada y madre.

 

Útero de la vida y de todas

las cosas que poseen vida,

que nunca me aparte de ti,

que nunca me falte nada.

 

Porque Yemayá, Yemayá,

en ti irradia la luz del poder.

dame el poder de tu luz.

 

Para que nunca terminen

los días de prosperidad

y si no han comenzado,

abre el manantial

por el que fluya.

 

Asimismo Yemayá,

ahoga los temores,

la mala suerte, la

miseria y los miserables.

 

Diosa de la Mar,

de la fecundidad,

y diosa de la prosperidad.

 

Mientras tanto Madre

del mar, madre de la creación,

respiramos profundamente

tu bienestar como el

universo respira la luz celestial.

 

El curso de los tiempos

penetra en nuestras vidas.

 

Finalmente Yemayá, Yemayá

por la infinita extensión del agua

por favor socorre nuestras miserias,

y también danos bienestar.

 

Porque Yemayá, Yemayá

todo es calor,

y todo nos reconforta,

todo es bienestar.

 

Haz que en nuestro negocio

perdure el placer

y la prosperidad.

 

Amén.

¿Cómo dirigirse a Yemayá?

A Yemayá debemos dirigirnos con la poderosa oración a Yemayá para que te vaya bien en los negocios. Además debe ser con profundo amor y llenos de ternura. Recordar que como cuando éramos niños, nos dirigíamos a nuestra madre en búsqueda de protección. También debemos tener presente que Yemayá siempre nos comprenderá, porque no conoce el egoísmo y la miseria. Porque es capaz de comprender a todos los hombres, los peces y las flores y su aliento es el aroma de la vida plena.

Asimismo que nunca falten las palabras para Yemayá, así nunca faltará la prosperidad, la salud, el bienestar, la armonía. Ya que Yemayá siempre te comprenderá, háblale, cántale, ruégale; que suyo es el reino de la dicha y los dichosos que la conozcan.