Oraciones católicas de adoración a Dios nuestro Señor ¡Las más poderosas!

En primer lugar, nombraremos que la adoración a Dios forma parte de la liturgia de las horas, en cada oración de la iglesia católica. Ya que, se trata de adorar el nombre de Dios y darle devoción al santísimo sacramento, en cualquier servicio de devoción.Te mostraremos estas oraciones católicas de adoración a Dios nuestro Señor ¡Las más poderosas! que te llevarán a subir de nivel, en cuanto a honrar la presencia del Señor.

Por lo tanto, la honra al nombre de Dios, será siempre base fundamental de cada servicio de la iglesia. Asimismo, cada creyente de manera unánime le ofrecerá al Padre su tributo de adoración; ofreciéndole así el más grato agradecimiento por las bendiciones que cede a cada uno de sus hijos. Por ello, en total obediencia y unión con los fieles seguidores, le daremos honra a aquel que nos amó primero.

Índice

    Oraciones católicas de adoración a Dios

    Ya que nuestro Señor, se mueve con poder en medio de la alabanza y exaltación de sus hijos; buscaremos honrar su presencia y misericordia, por medio de estas oraciones católicas de adoración a Dios nuestro Señor, ofreciéndole así nuestro mayor tributo a su nombre.

    En primer lugar mi Señor,

    te rindo mi adoración,

    a ti Rey de mi ser.

     

    Porque has entregado

    tanto por mí;

    hasta tu vida

    la entregaste por amor a mí.

     

    Por ello, te quiero brindar

    honor mi Señor;

    porque tu misericordia

    me ha alcanzado.

     

    Al comienzo de cada día,

    te entregaré mis deseos

    y facultades,

    para que me instruyas

    en tu verdad.

     

    Oh Poderoso de Israel,

    que tu verdad

    sea luz en mí caminar.

     

    Porque quiero seguir

    tu santa voluntad,

    y seguir tus estatutos

    establecidos en tu palabra.

     

    Por lo tanto Santo Dios

    dame tu bendición

    y sabiduría.

     

    Asimismo bendigo

    tu Santo nombre,

    y te doy gracias por enviar

    a tu hijo a morir por nosotros.

     

    También te pido,

    que tu Santa madre

    la Virgen María,

    ilumine nuestro corazón

    para seguir el camino correcto.

     

    Asimismo, Dios Omnipresente

    en este instante de adoración,

    quiero dar tributo

    a tu majestad.

     

    Porque tu dominio

    y majestad,

    predomina en tu creación.

     

    Asimismo, me quiero dedicar

    a servir

    a tu señorío y majestad.

     

    Por consiguiente amado Señor,

    limpia mis pensamientos

    y corazón.

    quien se conduce con integridad anda seguro quien anda en malos pasos sera descubierto

    Para que me puedas

    hallar digno antes tus ojos.

     

    Ya que tu mi Dios

    te vistes de gloria y honor,

    tu nobleza infunde

    aliento a mi corazón.

     

    Además, tú renuevas

    cada día y das

    su brillo al sol,

    y a la luna su resplandor.

     

    Por lo tanto, me rendiré

    a tus pies,

    y me aferro a tu salvación.

     

    Porque tú has traído

    redención a tus hijos;

    te quiero reverenciar

    y ofrecer mi vida a tu santidad.

     

    Asimismo, magnifica es tu

    dominio y potestad

    sobre la tierra.

     

    Oh Bendito Dios,

    santificado sea tu nombre,

    y coronado seas

    hasta el fin de los

    confines de la tierra.

     

    Además tu santidad

    no mengua;

    tu estado de integridad

    es el mismo hoy,

    mañana y siempre.

     

    Debido a tu benignidad,

    tu bienestar nos sigue

    y nos rodea.

     

    Es más, tu dominio

    esta aún por encima

    de los ángeles, y toda criatura,

    tanto terrenal como celestial.

     

    Igualmente eres Digno

    de recibir la mayor exaltación,

    de tus fieles seguidores.

     

    Porque te vistes de santidad,

     poder y dominio;

     en tu mano sostienes

    al mundo.

     

    Miras al mundo

    con ojos de amor,

    aún cuando te desprecian mi Dios.

     

    Por lo tanto, en ti

    encuentro a un Padre amoroso

    y piadoso.

     

    Por amor a tu nombre

    mi Dios; ten piedad

    de mis fallas y muéstrame

    tu camino.

     

    Gloria y honra

    te ofrezco Dios Soberano,

    a ti que te la mereces.

     

    Amén.

    La adoración a Dios nuestro Señor

    Probablemente los fieles seguidores, muchas veces no caen en cuenta, de la importancia que yace en exaltar el nombre de Jehová. Debido a eso, se pierden de entrar en un estado místico, en donde la presencia del Padre desciende de una manera sobrenatural y toma su ser, trayendo paz y consolación.

    Por ello, las oraciones católicas de adoración a Dios nuestro Señor, son una forma de agradecerle por sus innumerables beneficios a nuestra vida. Por esta razón, le ofreceremos nuestra gratitud rindiéndole tributo y honor a su majestad y poderío.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más