Saltar al contenido

Sagrada oración Dios cuida a mi hijo ¡Protégelo de todo mal!

29 julio 2020
Sagrada oración Dios cuida a mi hijo ¡Protégelo de todo mal!

¿Alguna vez has sentido o pensado que? A pesar de vivir en un mundo que fue creado por Dios, en su infinito amor y bondad para nuestra felicidad y deleite, este mismo, se ha visto manchado por el pecado y la imperfección, y que, por ende, no es posible disfrutarlo a plenitud o llegar a ser un lugar seguro para tu hijo(a). Si es así, esto debería motivarnos a pedir a nuestro Dios en oración y ruego, por aquello que más amamos en nuestra vida y suplicarle de forma humilde y sincera por medio de la Sagrada oración Dios cuida a mi hijo ¡Protégelo de todo mal!

Dios aclara en su palabra la biblia que, nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo está bajo el control del maligno (1 juan 5:19). Aun así, eso no significa que debamos resignarnos a ceder y rendirnos tenemos una salida.

Oración porque Dios cuida siempre a tu hijo

nuestro padre amado, siempre nos observa, cuida y está al pendiente de todo, solo debemos confiarle todo en oración con mucha fe, nuestra seguridad y la de nuestro hijo: 

¡Santísimo señor!

Que moras en las supremas alturas,

Ante ti me hallo,

En principio en acción de súplicas,

Y ruegos sinceros.

 

Para pedir especialmente,

De igual forma por aquel don,

Regalo inestimable,

Que inmerecidamente,

Me has confiado.

 

Te pido padre santo,

Igualmente que me des longevidad,

Para acompañar a mi hijo,

En las diferentes etapas de su vida.

 

Que me des sabiduría,

Para enseñarle tus caminos,

Asimismo que me mantengas integro,

Para ser su ejemplo.

 

¡Oh Dios! Permite,

Que cuente con los recursos,

Económicos para sustentarlo,

Y que por consecuencia nunca pase hambre,

Frío o necesidad.

 

¡Santísimo Padre misericordioso!

Asimismo dótame de gran paciencia,

Para soportar sus tropiezos,

corregirlo con amor,

Y brindarle mi apoyo.

 

¡Señor de señores!

Igualmente ¡Rey de reyes!

En acción de gracias,

Te doy mi alabanza,

Mi fe y mi vida.

 

Porque confió en ti,

Tu amor, tu disposición,

 y poder de ayudarme,

A proteger a mi hijo,

Siendo un gran padre como tú.

 

Pero bien sé yo ¡Oh mi Dios!

 Que no podre estar,

En todo lugar y,

En todo momento,

A su lado.

Por ello padre amoroso,

Te pido solícitamente,

Que estés siempre a su lado,

Ya que tú eres,

El único omnipresente.

 

Que, en todas sus decisiones,

Mi hijo te tomé en cuenta,

Para que tu luz resulte ser,

Como una lámpara,

Que ilumine su camino.

 

Dios padre amoroso,

Te suplico que mores,

 ya que siempre estas su lado,

A un en sus momentos,

 de soledad y tristeza.

 

Que la fe y esperanza,

Asimismo en ti, no se aparten,

como también de su corazón,

Para poder afrontar,

Cualquier adversidad.

 

Y que la llama del amor,

De igual forma que has puesto en su corazón,

Siga creciendo de continuo,

Para que pueda llegar,

Alegrar tu corazón.

 

Te pido que le des aguante,

Y fortaleza para aguantar,

Ya que las pruebas y tentaciones,

Que pudiera enfrentar son difíciles.

 

Para que salga airoso y victorioso,

Asimismo con la frente en alto,

Y orgulloso de ser quien es,

Una persona de bien,

Y devota ti mi Dios.

 

Bien sé yo mi señor,

Tal como que la seguridad de mi hijo,

En gran parte depende de mí,

Por ello te pido,

Ser un padre competente.

 

También sé que nos diste,

El libre albedrío,

Y confió en que te,

de igual forma asegurarás que mi hijo,

Haga buen uso de él.

 

Mi Dios padre amado,

Eterno y misericordioso,

como igualmente te pido que rodees a mi hijo,

Con tu luz y tu protección.

 

Asimismo que lo cuides y protejas,

Con sus ángeles también,

Que lo libres de todo mal,

Y tentación.

 

Aléjalo de las malas amistades,

Los vicios y placeres de la vida,

en consecuencia hacen que se alejan de ti,

De las malas intenciones.

 

Padre supremo,

 igualmente que moras en el cielo,

En ti confió aquello que valoro

Más que mi vida,

Mi hijo.

 

Asimismo gracias por tu disposición,

 de escuchar mis plegarias,

a ti sean la honra y,

la gloria.

 

Amén.

 ¿Aún tenemos algo que temer?

Tras haber realizado esta oración, ten por seguro que Dios cuida a diario a su hijo y lo seguirá haciendo. A pesar de que el escenario descrito en (1 de juan 5:19) pudiera parecer desalentador debemos tener presente que, si ciframos nuestra fe en Dios y actuamos conforme a su voluntad él nos librara de todo mal, tal como dejo escrito en su palabra la biblia, Josué 1:9 menciona; “¿No te lo he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”.