“Salmo 91” oración poderosa pidiendo protección a Dios

En primer lugar, reconoceremos que es el Dios Todopoderoso, el que nos resguarda de la maldad que se encuentra en el mundo. Asimismo, debido a la gracia con que nos ama, nos brinda de su protección y ayuda; en esos procesos en el que se apodera la duda y el miedo de nuestro entorno. Ahora te mostraremos “salmo 91” oración poderosa pidiendo protección a Dios, para enseñarte a proclamar de las promesas de nuestro Padre.

Asimismo, te sentirás confiado de que por ti pelea, el poderoso gigante, Jehová de los ejércitos; quién te dará la victoria en esas batallas, en las que piensas que caerás. Porque tu fe aumentará de gran manera, cuando recibas la paz que trae la palabra del Señor.

Índice

    Salmo 91 oración poderosa

    Ya que Dios es nuestro escudo nada podrá tocarnos, pues con su poder y sabiduría resistiremos al día malo. Por ello le ofreceremos esta hermosa oración poderosa pidiendo protección, confiando en que obtendremos pronta respuesta.

    Dios Santo,

    lleno de misericordia,

    a ti clamo

    pidiendo de tu protección.

     

    Ya que eres abrigo

    a quien mora

    en tu presencia.

     

    Por ello, busco tu resguardo,

    porque eres mi esperanza,

    y no hay otro en quien confiar.

     

    Por consiguiente,

    quiero morar en tu presencia,

    sabiendo que allí

    encuentro bienestar.

     

    Porque tú, mi Señor

    eres el que me libera

    de los planes del enemigo,

    y de cualquier enfermedad

    que ande rondando.

     

    Por ello, quiero darte

    toda la gloria

     y exaltación

    a ti Rey de mi corazón.

     

    Porque, sé que en ti

    por siempre estaré seguro;

    pues tú me llenas

    de completa paz.

     

    Es más mi Dios,

    confío en que me cubrirás

    debajo de tus alas

    y tu verdad me infundirá aliento.

     

    Porque eres fiel

     a tus promesas,

    y amas a tus hijos

    con gran celo.

     

    Por ello, no temeré

    de aquello que quiera

    atormentarme por la noche,

    y agobiar en plena luz

    del día.

     

    Asimismo mi Señor,

    proclamo que tú

    me cubres por completo,

    con tu sangre preciosa.

     

    Por lo tanto, se podrá

    levantar el enemigo

    y toda hueste de maldad;

    pero a mí no me tocarán,

    porque tú defiendes mi causa.

     

    Debido a eso mi Señor,

    puedo tener paz

    en momentos de dificultad,

    pues tú vences todo temor.

     

    Asimismo, tus ojos mirarán

    aquel que maquine maldad

    en contra de su hermano;

    y no lo tomarás por inocente.

    el señor te cubrira con sus plumas y viviras seguro debajo de sus alas

    Por esta razón mi Señor,

    entrónate en mi vida,

    gobierna por completo

    mi existencia.

     

    Igualmente te imploro

    que envíes a tus ángeles

    cerca de mí;

    resguardándome así

    en todos mis caminos.

     

    Ya que, ellos están

    a tu completo servicio Padre,

    envíalos a que vengan

    a mi auxilio

    cuando tropiece.

     

    Mi Señor amado,

    te reconozco cada día

    como mi salvador,

    en ti gastaré

    mi amor todos los días.

     

    Por ello, me rindo

    a tus pies,

    reconociendo que

    en la humillación a ti

    tenemos honra.

     

    Porque tú responderás

    nuestras plegarias,

    en el momento de angustia

    y quitarás de tus hijos

    el dolor.

     

    Tú mi Dios Todopoderoso,

    me revelarás

    de tu eterno amor,

    y por medio de el

    seré salvo.

     

    Por lo tanto,

    mi familia y yo te adoraremos,

     y bendeciremos

    el nombre que

    es sobre todo nombre.

     

    El nombre de Jesucristo,

    nuestro Dios Omnisciente,

    que nos libra del mal del mundo.

     

    Finalmente mi Señor,

    gracias porque en ti

    encuentro un refugio seguro,

    en el momento

    de la feroz tormenta.

     

    Te exalto y rindo

    mi devoción a ti,

    hermoso Rey Salvador.

     

    Amén.

    El Dios que brinda ayuda

    Probablemente, en la vida nos encontraremos con momentos desagradables, y pruebas difíciles de vencer. Ya que, estamos expuestos a la maldad de los corazones de nuestros prójimos, encontraremos traiciones e intenciones malas, que van a querer atentar contra nuestro bien espiritual o físico; pero de todas estas cosas, Dios nos promete que nos guardará.

    Asimismo, será Dios nuestro ayudador, auxiliándonos así, en aquella feroz tormenta que se pudiera levantar. Igualmente traerá abundancia de paz a nuestra vida, para que confiemos en la seguridad de su amor y protección. Notamos que, en el Salmo 91 oración poderosa pidiendo protección a Dios, nos apropiamos sin dudar de cada palabra, desatando así la bendición de Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más