10 Versículos de la Biblia que hablan del temor ¡Y cómo vencerlo!

diez versiculos para vencer el temor

Sin importar la fortaleza que se mantenga para enfrentar las adversidades de la vida; en ocasiones el temor es mucho mayor que cualquier actitud de valentía, y el miedo se apropia del alma, produciendo ansiedad y agobio. No obstante, existe una forma sencilla para obtener la fuerza suficiente y así vencer el temor; por esto, te presentamos algunos versículos de la Biblia que hablan del temor, y como podemos combatirlo.

En diversos versículos de la Biblia se habla abiertamente del temor, pero además se expresan las soluciones para vencerlo; en este libro sagrado se encuentra el secreto para saber cómo actuar en situaciones donde el temor amenaza con nublar toda salida posible; y no dejar que controle emociones, pensamientos y acciones.

Índice

    Los mejores 10 versículos de la Biblia que ayudan a vencer el temor

    Sin lugar a dudas, Dios es el refugio a todos los males; es el encargado de eliminar el temor de la vida de sus hijos y acogerlos cuando sienten que el mundo no tiene sentido alguno. En una gran cantidad de versículos de la Biblia se habla de que la solución para que el temor se desvanezca es confiar en Dios, y entregarle cualquier preocupación; tal como dice en Salmos 56:3: “El día en que temo, yo en ti confío.” 

    De igual modo, en Salmos 118:6: “El Señor está a mi favor; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?”, en Deuteronomio 31:6: “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.” y en Josué 1:9: “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” Se hace referencia a la importancia de confiar en Dios, ya que él es capaz de desaparecer cualquier temor

    quien teme al senor aborrece malo yo aborrezco orgullo

    Se recalca repetidas veces que el temor a una situación crucial no es algo grave, cuando Dios pelea al lado de sus hijos y los ayuda a enfrentar las dificultades, tal como dice en Deuteronomio 3:22: “No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti.”, en Isaías 41:10: “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.” Y en Hebreos 13:6: “Así que podemos decir con toda confianza: El Señor es el que me ayuda; no tengo miedo. ¿Qué puede hacerme otro igual a mí?”

    En los versículos de la Biblia se busca dar un mensaje contundente, y en todas las ocasiones en las que se habla del temor siempre se hace de forma motivadora, ya que no es un sentimiento que deba producir desesperanza, sino ha de concebirse como un incentivo para acercarse más a Dios. Esto es reflejado en versículos como 1 Juan 4:17-18: “En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.”

    No se debe tener temor, puesto que en los diversos versículos de la Biblia se aclara que cuando una persona obra correctamente, ha de tener la conciencia tranquila, ya que Dios estará de su lado. Tal como en Lucas 12:32: “No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino.” 

    Dios es misericordioso con sus hijos en los momentos de debilidad y temor, según Salmos 103:13: “Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el Señor de los que le temen.” Dios concede la fortaleza necesaria para continuar, y dejar todo temor atrás. 

    Vencer el temor con la ayuda de versículos bíblicos

    Para vencer el temor se debe tomar una actitud confiada y llena de fe a Dios, ya que en una gran cantidad de versículos de la Biblia que hablan del temor; el Señor motiva a tener la certeza de que él estará presente en cualquier adversidad y peligro, y que a la hora del juicio final solo condenará a aquellos que pecaron sin arrepentimientos. Por tanto, el temor es una simple carga que debe ser desechada por completo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más