3 versículos bíblicos para orar por los jóvenes ¡Que todo les salga bien!

versiculos biblicos para orar por los jovenes

La juventud ha sido considerada como la mejor etapa en la vida de todo ser humano y para muchas personas es tan valiosa que han sentido que su juventud ha pasado demasiado rápido, dejando vacíos que muchos no consiguen llenar.

Índice()
  1. Qué consejos podemos encontrar en la biblia para los jóvenes
  2. Para quién fue escrito el libro de Eclesiastés
  3. Cuántos libros escribió el Rey Salomón

Qué consejos podemos encontrar en la biblia para los jóvenes

En las sagradas escrituras existen distintas referencias para los jóvenes, en estas, Dios les aconseja cómo llevar sus vidas para así asegurar un futuro mejor cuando lleguen a la edad adulta.

En el libro de Eclesiastés, Capítulo 11, versículo 9, el Rey Salomón exhorta a los jóvenes a disfrutar la vida con prudencia y teniendo la certeza de que por todo lo que hagas bueno o malo serás juzgado por Dios.

En este pasaje podemos apreciar que el Rey Salomón le dice a los jóvenes, ve y disfruta la vida, no te abstengas de nada, pero ten en cuenta que, sobre toda acción que realices, debes dar cuentas al creador.

En otro pasaje del libro de Eclesiastés, Salomón le dice a los jóvenes que todo en esta vida tiene su tiempo, que no es necesario apresurarse a vivir, ya que todo lo que nos rodea cumple su propósito natural.

Otro versículo ideal para los jóvenes lo podemos encontrar en el libro de los Proverbios, capítulo 4 versículo 23, donde podemos leer ‘Sobre toda cosa guarda tu corazón, porque de él brota la vida’.

En este proverbio Salomón invita a los jóvenes a guardar su corazón de todo mal, es decir, de todo mal sentimiento o cosa perversa, debemos tener en cuenta que de la abundancia de nuestro corazón habla nuestra boca y es allí donde podemos expresar lo que realmente somos.

Otra referencia en la biblia ideal para los jóvenes la encontramos también en el libro de los Proverbios capítulo 20 versículo 11, en donde Salomón cita ‘Sus hechos nos dirán si el joven tiene buena conducta’.

sobre toda accion que realices, debes dar cuentas al creador

En este pasaje lo que Salomón nos quiso decir es que no importa lo que una persona hable, son sus acciones las que la definen como seres humanos. Recuerda que las palabras, solo son eso, palabras, son nuestros buenos o malos actos, lo que determinarán que tipo de personas somos en este mundo.

Para quién fue escrito el libro de Eclesiastés

Los libros de las Sagradas Escrituras fueron escritos para todas las edades, lo que sí es importante resaltar es que Salomón solo tenía 20 años de edad cuando lo escribió, es decir, estaba en su plena juventud.

Es por este motivo que este libro se considera el libro de los consejos para los jóvenes, ya que Salomón escribió sobre sus propias vivencias y también sobre todos los conocimientos que logró alcanzar.

Recuerda que hasta los momentos nada más el rey Salomón es considerado como el hombre más sabio que ha existido y es por esto que sus libros suelen ser consejos de vida.

Cuántos libros escribió el Rey Salomón

Salomón es reconocido por ser el Rey con más sabiduría y más justo que ha existido. Recordemos que fue él quien levantó el primer templo dedicado al Creador.

El Rey Salomón fue nombrado rey de Israel cuando tenía tan solo 20 años y una noche en sueños, Dios se le apareció en sueños y le dijo que le pidiera lo que él quisiera, fue allí donde Salomón pidió ser un hombre justo y sabio para poder dirigir al pueblo de Dios.

Es por eso que su historia lo precede, y lo reconoce no solo como el hombre más sabio que ha existido, sino también por el que más riquezas logró alcanzar, pero aun así Salomón amaba a Dios y dedicó sus días a escribir para Él.

Los libros que se le atribuyen al Rey Salomón son; Proverbios, Eclesiastés y el libro de cantar de los cantares, estos tres libros son una exaltación al Dios de Israel, donde en cada momento se glorifica su nombre, además de aconsejar a los jóvenes cómo deben vivir sus vidas aquí en la tierra y seguir en la presencia de Dios.

Subir