Saltar al contenido

Amigos de Jesús de Nazaret – Todo sobre Jesús y la amistad

22 marzo 2020

Amado lector, nosotros los seres humanos nos comunicamos a diario con muchas personas; por lo que desarrollamos relaciones personales, unas más cercanas que otras; al punto de estar el uno con el otro.  Jesús, el hijo de Dios, ha venido al mundo para que nos volvamos en amistad con su Padre Celestial; a través de su sacrificio en la cruz. ¿Quieres ser uno de los amigos de Jesús de Nazaret? A continuación, te invito a conocer la profundidad que tiene estar en amistad con Dios. Todo sobre Jesús y la amistad.

Los amigos verdaderos de Jesús de Nazaret

La amistad con el Padre Celestial, va mucho más allá de un sentimiento momentáneo, caprichoso e interesado. mientras que, el Señor Jesús estuvo en esta tierra; se mostró amigo de publicanos y pecadores como se refleja en Lucas 7: 34. Sin embargo, dicha amistad, no incluía el aval o el consentimiento de prácticas pecaminosas.

Ahora bien, para eso apareció Cristo; para que a través de él nos volvamos en amistad con Dios; pero el Señor sugiere algo de nosotros, declarado en Juan 15:14 diciendo: ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Claramente podemos observar, que debemos llevar una vida de obediencia ante el Señor, en cuanto a sus mandamientos; para poder disfrutar de una verdadera amistad con el Padre Eterno.

Y en efecto, el Señor nos hace una invitación a tal acción como lo afirma Job 22:21 diciendo: vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; y por ello te vendrá bien. De manera tal, que solo queda de nuestra parte poner el empeño en creer y confiar en Dios; pues todo lo puede y su amor es verdadero.

En la cita bíblica de Juan 15:14, la palabra «amigo» en griego es «Filein», que significa: persona que quiere el bien del otro; a razón del otro, es decir, es un amor benévolo. Dicho amor, queda totalmente comprobado por parte del Señor Jesucristo hacia la humanidad; en vista, de que él no quiere que nadie se pierda; sino que procedan al arrepentimiento genuino y verdadero.

 

Los enemigos de Jesús

Cristo amaba a Judas Iscariote, aún sabiendo que él le entregaría a los principales sacerdotes de la sinagoga; con un beso, afirmado en Mateo 26:50 diciendo: Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús y lo prendieron.

Sin embargo, haciendo énfasis en la palabra que le dijo Jesús a Judas, cuando lo vio: «Amigo», siendo esta la palabra HETAIROS o HETAIRÉ en griego, significando: Compañero, socio o seguidor; que quiere el bien del otro, a razón del propio beneficio, es decir, es un amor concupiscente e interesado.

Ganemos amigos para Jesús

Dios testifico que Abraham era su amigo, contemplado en las citas bíblicas de Isaías 41:8 y en el libro del apóstol Santiago 2:23. Por supuesto, él desea que nosotros seamos conocidos como su amigo; y así amarnos los unos a los otros.

Y esto, es lo que él mandó, como lo declara en Juan 13:34 diciendo: Un mandamiento nuevo les doy: Que se amen unos a otros; como yo los he amado, que también se amen unos a otros. De manera tal que el Señor nos ilumina nuestras mentes y nuestros corazones con su nuevo mandamiento basado en el amor benévolo; buscando el bien del otro, a razón del otro

De echo, el Señor nos sugiere que ganemos amigos, como estrategia del reino de los cielos; y así lo manifiesta en Lucas 16:9 diciendo: Y yo les digo, ganen amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten les reciban en las moradas eternas.

Amor más grande de Dios

La biblia declara en proverbios 18:24a diciendo: El hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigoJesús al convivir entre nosotros, se mostró amigo de publicanos y pecadores.

El amor más grande de nuestro Señor Jesús; es el acto más sublime de amistad verdadera que podamos tener en esta tierra; punto en el cual, Dios nos da a entender que el amor más grande, fue el echo de haber dado su vida por sus amigos.

Vuelve tu vida en amistad con Dios, y sé uno de los amigos de Jesús de Nazaret; para que te vaya bien, y te recrees de su paz; sigue sus pisadas y reconócelo en todos tus caminos; verás la gloria de Dios en tu vida y tu familia.