Saltar al contenido

Amigos de San Francisco Javier. ¿Cómo fue su amistad con Santa Clara?

28 mayo 2020
Amigos de San Francisco Javier. ¿Cómo fue su amistad con Santa Clara?

La amistad es un sentimiento que nos permite sentirnos acompañados. Vivimos en comunidad, en familia, asistimos a congregaciones, escuelas, iglesias, parques, plazas, en fin, vivimos en sociedad. La base de una relación favorable con el prójimo es entrelazar lazos sinceros de amistad. Jesucristo, las vírgenes y los santos eran muy buenos amigos. Conoce los Amigos de San Francisco Javier ¿Cómo fue su amistad con Santa Clara?

Un amigo fiel no tiene precio. No hay manera de estimar su valor, es un bálsamo de vida que encuentran aquellos que le temen al señor. Así resume la Biblia entre sus sabias palabras sobre el valor de la amistad. Jesucristo también lo dijo, encontrar un buen amigo es encontrarse un tesoro.

Y pues como es un sentimiento que nos invade a todos, los santos también descubrieron en su debido momento el valor de la amistad. Y en las historias de la iglesia, reposan testimonios de amistades bellas, productivas, sinceras y verdaderas, fundadas en el Señor.

Amigos de San Francisco Javier

San Francisco Javier, desde joven tuvo personas que pasaron por su vida y dejaron sentimientos de amistad por haber sido parte de su crecimiento espiritual. Cuando de joven conoció a Pedro Fabro, un pastor ovejero de las montañas con quien vivió y quien se convirtió en su aliado. Al guardarle el secreto de las travesuras que hacía al escapar en las noches.

Su más destacado amigo San Ignacio de Loyola, lo inició en la vida cristiana y lo apartó de aquellos malos pasos que venía dando. Desde allí inicia la presencia de Dios en su vida y el incansable deseo de llevar el cristianismo por la India. Junto a Laínez, Salmerón, Bobadilla y Simón Rodríguez comienza la vida de misionero, paseando por calles de Alemania y suiza con sombrero, sotana, un rosario y la biblia.

También se sabe de un indio llamado Manuel, quien le pidió ser bautizado para evangelizar a los chinos con su conocimiento de Dios. Antonio de Santa Fe, fue un amigo compañero de aventuras. Los niños fueron sus pequeños amigos, le ayudaban a llevar mensajes de Dios y hasta podían hacer milagros a través del Rosario de San Francisco. El cual sanaba con solo tocarlo.

Amigos de Francisco Javier

Santa Clara, amiga de San Francisco Javier

Clara fue una joven cuya madre la obligó a casarse con un personaje de alto relieve. Pero en compañía de una amiga e inspirada por un profundo deseo de servir a Dios, con solo 18 años, decide escapar. Se incorpora en un grupo de los hermanos menores en la Iglesia Porciúncula en Asís. Donde es recibida por San Francisco Javier, quien le corta el cabello y le impone un hábito penitencial.

Desde ahí en adelante, clara se convierte en la esposa de Cristo, humilde, sencilla, entregada totalmente a la consagración de Dios. San Francisco Javier, no solo se convierte en su maestro y ejemplo a seguir por las enseñanzas de Cristo. Sino que nace y se fortalece un sentimiento fraternal de amistad entre ellos.

Cuando San Francisco Javier conoce a Clara, decide quitar del mundo malvado, tan preciado tesoro para enriquecer con él al divino maestro. Ella promete obedecer a San Francisco en todo lo que él le ordene. Mas adelante Santa Clara fundó la Orden de las Clarisas donde cuida a los enfermos que Francisco le envía. San Francisco antes de morir le envía un mensaje como símbolo de ánimo para seguir adelante.

La amistad entre santos

El sentimiento de amistad que se produce entre dos personas inmersas en la santidad, es un aspecto de gran belleza e importancia. Evidentemente dos almas puras, poseídas por el mismo amor de Dios, se encuentran, se llaman, se atraen. Forman una amistad recíproca con un fuerte estímulo único de recorrer el camino de la perfección divina en nombre de Dios.

La amistad es uno de los sentimientos humanos más nobles y elevados que la gracia de Dios nos permite experimentar. Se basa en un mismo pensar, en compartir cosas similares, en creer y desear las mismas vicisitudes. La amistad debe ser verdadera y sincera, así como fue las relación entre los Amigos de San Francisco Javier.