Saltar al contenido

¿Por qué Dios nos ama? – Descubre la verdad del amor de Dios

15 marzo 2020

Amado lector, hay muchas razones, hechos y evidencias que demuestran ¿Por qué Dios nos ama? Él es la esencia misma de amor; el creador de maravillas, único e incomparable que envío a su hijo por amor a nosotros para salvarnos. Y a pesar de que muchos lo describen como juez injusto y castigador; es lento para la ira y grande en misericordia, justo y perdonador. Te invito a descubrir la verdad del amor de Dios que es incomparable para con nosotros.

Dios nos ama de verdad

Cantares 8: 6b-7: «Porque fuerte como la muerte es el amor. Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogaran los ríos.»

¿Por qué Dios nos ama? Porque es la fuente de vida eterna, y de amor verdadero inagotable; dadivoso, perdonador, que tiene misericordia y no hace acepción de personas. Cuando Dios crea al hombre deposita en el su esencia amorosa; pero a causa de la rebelión de este la perdió; como lo declara Eclesiastés 7:29 «Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones.»

De aquí en adelante el hombre pasó a ser, un ser vacío sin el amor verdadero de Dios y por ende lo ha sustituido por la satisfacción de sus propios deseos; y buscando llenar ese vacío, se aferran a cosas materiales o  a personas; creyendo en sus mentes sentir amor verdadero.

Sin embargo, el día a día nos dice que nos es así; porque no tienen un norte hacia donde van, no concilian la paz para  su alma, nunca están saciados con los que tienen y tampoco saben en si lo que quieren. Cada vez, son mas viles y egoísta con sus propios deseos; que no miran la necesidad del prójimo; además la avaricia por obtener tantas cosas; los a llevado al afán, angustia, al desespero y hasta matarse unos con otros.

No obstante, Dios es tan bueno y misericordioso; que a pesar de ver en lo que el hombre se ha convertido; no se limitó y mostró su amor verdadero a la humanidad; como lo declara 1 era de Juan 4:9 » En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su hijo unigénito a mundo para que vivamos por él.»  He aquí la gran diferencia entre la vida que Dios ofrece y la vida que insistimos en llevar sin él.

Es por esto que debemos tener determinación en aceptar a Cristo y decidir vivir para él.  Cumpliendo sus mandamientos y estatutos, porque estos no son gravosos. Además, debemos creer y confiar en sus promesas siempre; porque en él está la verdad.

El verdadero amor de Dios

El amor de Dios es aún más grande que el amor que puede sentir una madre para con sus hijos y lo muestra en Isaías 49:15″ ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque te olvide ella yo nunca me olvidaré de ti.»

Él no desampara, ni abandona a sus hijos, porque él es omnipotente,  omnisciente; y sabe que esta humanidad sufre por la falta de su amor incondicional, genuino y verdadero. Él es eterno y la humanidad no se ha dado cuenta que es el único que puede llenar el vacío de sus corazones.

El Señor no quiere guardar ese amor en un baúl donde nadie pueda sentirlo, ni sanarse; para eso creó a la familia, con la intención de que su amor sea depositado sus corazones; y sea compartido los unos a los otros; no solo con la familia, si no también al prójimo y más al que no tiene.

¿Por qué Dios nos ama? Porque somos su creación, de él emana la vida y la esperanza de la humanidad; es eterno, y sus promesas se cumplirán a su tiempo.

Amado amigo, ya no camines más entre los perdidos, porque Cristo vino a salvarnos; en el podemos encontrar el amor verdadero y el reposo de todas nuestras cargas. Nuestro Señor bendito, es bondadoso y no quiere que nadie se pierda; sino que todos procedamos al arrepentimiento, para alcanzar el perdón de los pecados.

Sigue creyendo en él; pues dijo que vendría nuevamente y lo hará para recompensar a todos sus siervos fieles.