Historia del Padre Damián, el Santo que se dedicó a los leprosos

historia del padre damian

La historia del Padre Damián el santo que se dedicó a los leprosos, es una historia muy bonita y conmovedora. Este hombre nació en Bélgica en el año de 1840, día 3 de enero. Su nombre verdadero es José de Veuster Wouters.

Este humilde hombre que era hijo de un granjero. Sin embargo, pudo realizar estudios y prepararse como profesor. Y como sus estudios estuvieron a cargo de los padres misioneros Redentoristas, este decidió internarse en el convento y convertirse en sacerdote.

Cuando ingresó a su noviciado, lo hizo en La Congregación de Lovaina, cuando contaba con apenas 18 años de edad. Fue allí donde adoptó el nombre de Damián, y luego se le agregó Molokai, como segundo nombre. Que es el nombre de la Isla donde prestó sus servicios como protector de los leprosos.

Índice

    ¿Por qué el Padre Damián se hizo Santo?

    El Padre Damián se convirtió en un virtuoso santo, por eso te mostramos la Historia del Padre Damián. Por motivo de haberse entregado en cuerpo y alma al cuidado de unos leprosos que estaban confinados en una isla de nombre Molokai, perteneciente a Hawái.

    Su congregación es la de Los Sagrados Corazones de Jesús y María. El día 7 de octubre de 1860, tomó los votos perpetuos, en Francia. Donde estudió latín griego y filosofía, además de teología y desde entonces su vida fue consagrada por entero a atender a los leprosos.

    cubre con vendas sus heridas

    ¿Cómo fue la vida del Padre Damián en la Isla de Molokai?

    Una vez que el padre se consagró como sacerdote, pidió que se le enviara a la Isla de Molokai. Donde se sabía que había una gran parte de la población contagiada con lepra debido a la pandemia que reinaba en ese momento en el mundo.

    Allí dedicó su vida por entero a cuidar a los leprosos. También participó activamente en la construcción de una Iglesia para la Isla, un hospital, una escuela y muchas casas para viviendas de los pobres.

    Después de mucho bregar y dedicar casi todas las horas del día, el Padre Molokai se retiraba y en vez de descansar. Empleaba unas cuantas horas a los oficios sacramentales, a evangelizar, a administrar los sacramentos del bautizo y la confirmación. A casar a los que vivían en concubinato, y a oficiar misas para que la gente pudiera recibir la santa eucaristía.

    La historia del Padre Damián el santo que se dedicó a los leprosos cuenta que en sus horas de soledad El Padre Damián de Molokai se entregaba sin reservas a la oración. Para pedir por las necesidades más apremiantes de sus enfermos y fueron muchos los que alcanzaron sanarse con sus cuidados y con sus oraciones.

    Su beatificación tuvo lugar en el año 1995, pero 14 años más tarde fue canonizado. Hoy en día se le reconoce como el Santo patrono de los leprosos y los enfermos de SIDA. En momentos tan terribles de pandemias, muchas personas recurren al Padre Damián para procurar su sanación.

    El Padre Damián alcanzó el título de santo luego de que se lograra su canonización el día 11 de octubre del año 2009. Esto se logró después de muchos estudios y con la intervención del Papa al tener en sus manos las pruebas de muchos milagros realizados y comprobados.

    ¿Qué milagros lo llevaron a la canonización?

    Fueron en realidad muchos los milagros que el Padre Damián tuvo la ocasión de realizar. Para proteger a sus enfermos y a todas esas personas que rogaban por una cura milagrosa.

    Entre estos tantos milagros se evidenció su intervención en la milagrosa curación de una pequeña niña. Estaba desahuciada por los médicos y en estado de putrefacción de su carne, no permitía a los galenos ni siquiera acercarse para evaluarla. Mientras que el padre Damián la tomó en sus brazos y la pequeña de apenas tres años y medio fue limpia instantáneamente.

    Pero, así como este caso, de la pequeña niña, también se evidenciaron otras curaciones realmente milagrosas.

    No obstante cuando el Padre Damián de Molokai fue contagiado con la enfermedad. Una comisión desde los Estados Unidos viajó a Hawái con la idea de llevárselo para brindarle los cuidados que necesitaba. Y este se negó enérgicamente alegando que prefería morir como uno más de sus hermanos a quienes tanto amaba.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir