¿Cuáles fueron los milagros más grandes que hizo San Martín Caballero?

cuales fueron los milagros mas grandes que hizo san martin caballero

Ahora veremos cuáles fueron los milagros más grandes que hizo San Martín Caballero. Pero antes debemos saber que este caballero que le hace muy bien los honores a su apellido. Y a quien también se le conoce como San Martín de Tours, es considerado como El Santo Patrono de los Necesitados.

Martín era hijo de padres paganos, pero a la edad de tan solo diez años,  se convirtió a la religión católica. Nació en Hungría, pero sirvió al ejército de la antigua Gala, hoy en día Francia. A san Martín se le atribuyen muchos milagros, de esto vamos a hablar en los próximos subtítulos.

Índice

    Un poco sobre los milagros más grandes que hizo San Martín Caballero

    En una ocasión, siendo un caballero de los antiguos romanos. Martín se encontró con un mendigo que andaba desnudo y para protegerlo del frío. Martín rasgo su capa y le dio la mitad al desventurado hombre.

    Luego en un sueño. Él vio a Jesús contándoles a sus santos en el cielo, que Martín lo había vestido cuando lo encontró desnudo y congelándose de frío.

    Desde entonces él mismo se proclamó como Soldado de Cristo. Martín Caballero realizó algunos milagros durante su vida y muchos otros después de haber partido. Para formar parte de la Orden de los Caballeros de Cristo, pero allá en el cielo. Veamos cuáles fueron los milagros más grandes que hizo San Martín Caballero:

    El beso al leproso

    Uno de sus milagros más emblemáticos fue el de haber besado a un leproso y que este sanara después de aquel beso. Cuando de paso estaba prohibido cualquier contacto con personas que sufrieran esta enfermedad, no solo el enfermo sanó sino que Martín nunca resultó contagiado.

    Este fue considerado uno de sus milagros más evidentes, ya que él tocaba a un leproso, se contagiaba de inmediato.

    mejor es confiar en jehova que confiar en el hombre

    Resurrección de muertos

    Cuando Martín fue obispo de Le Tours. Cargo que aceptó a regañadientes, resucitó a tres personas que habían muerto hacía varias horas, y  las cuales ni siquiera se conocían entre sí. Este milagro fue trascendental para la hora de su canonización.

    La visita del ángel

    Cuenta la historia que un emperador romano tenía a uno de sus prisioneros sentenciado a muerte. Un ángel le visitó en un sueño y le dijo que lo liberara porque el obispo Martín iría por él. El emperador lo liberó y cuál sería su sorpresa que cuando lo iba a echar a la calle. Martín estaba a las puertas del palacio esperando al condenado.

    El árbol cortado

    Martín mandó a cortar un árbol que era objeto de adoración por los aldeanos. Martín quiso probarles que solo Dios podía hacer milagros y que un árbol por sí solo no lo haría. Mientras cortaban el árbol Martín se colocó hacia el lado donde dicho árbol caería y milagrosamente este se desvió y calló hacia el lado contrario.

    Mucho tiempo después de su muerte, aún en los días de hoy. San Martín Caballero continúa efectuando grandes milagros a la humanidad y es por ello que recomendamos a las personas encomendarse a este insigne caballero de Cristo. Para pedir sus favores más apremiantes.

    El día dedicado a las festividades es el día 11 de noviembre de cada año. Este santo es muy solicitado por los viajeros, los buzos, los gandoleros y todas aquellas personas que desean emprender un viaje.

    ¿Cuál fue la obra y los milagros de San Martín durante su vida?

    San Martín Caballero, además de haberse convertido a la religión católica,  logró que su madre, quien era atea, también abrazara el cristianismo. Además San Martín fundó el Marmoutier, un monasterio dedicado por entero a la oración.

    En este monasterio se les prestaba auxilio y colaboración a las personas más necesitadas hasta el propio día de su muerte. Cuando Martín murió, cuatrocientos y tantos años después de Jesús, sus restos fueron trasladados hasta Le Tours. Donde continúa haciendo milagros a sus fieles seguidores.

    Dicen que mientras pasaba el barco de vela que llevaba sus restos. Los árboles florecían a su paso en pleno invierno y de paso durante todo el viaje el barco. Se movió sin utilizar remos ni ningún esfuerzo humano.

    Por otra parte durante todo el trayecto los acompañó una música celestial producida por el viento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más