Saltar al contenido

¿Qué es el ministerio de oración e intercesión católica?

24 septiembre 2020
¿Qué es el ministerio de oración e intercesión católica?

¿Qué es el ministerio de oración e intercesión católica? En la iglesia católica hay muchos ministerios, entre ellos está el ministerio de oración el cual es uno de los más importantes. Ya que, la oración es una de las herramientas que tenemos para entrar en sintonía con Dios. Además, La oración e intercesión católica se asemeja a la intercesión de Jesús, el cual intercede por nosotros ante el Padre que está en los cielos.

Este ministerio debe estar muy pendiente de todas las necesidades que tengan los demás miembros, pues la oración tiene poder, así que, donde hay dos o tres reunidos allí se encuentra Dios. Del mismo modo, Es importante que cada uno de los que pertenezcan al ministerio de oración tenga esa avocación continua. Asimismo, estén dedicados por completo a la obra de nuestro Señor Jesucristo.

En la oración debemos tener muy claro que, la convicción es un elemento primordial que nos hace estar seguros de que Dios obrara y responderá la oración. Esto es tener fe, así también, se debe tener amor por el prójimo, tener esa necesidad de interceder por las personas que de una forma u otra tienen algún tipo de problemas o dificultad. También, debe tener claro que toda obra será para la gloria de Dios.

El ministerio de oración e intercesión es un pilar en la iglesia católica

Uno de los principales motivos del ministerio católico de oración es la intercesión por las almas, para que aquellas personas que no han llegado a los caminos de Jesús, también, puedan llegar. El ministerio de  oración e intercesión católica tiene como fin mantener las peticiones en continua oración a Dios.

El ministerio está basado en acoger a los más necesitados y deben saber que no es con fines personales. Es decir, que se debe hacer de forma incondicional, ya que, solo Dios tendrá la gloria por todo lo que sea dado. Las personas del ministerio deben llevar una vida espiritual ordenada, dando testimonio verdadero donde quiera que estén.

Las personas de oración comúnmente son personas que son obedientes a Dios en todo, disciplinados a los lineamientos de su pastor, sumisos a sus líderes y sujetos a la iglesia de Dios. También, se congregan continuamente lo cual los ayuda a estar cerca de las personas afligidas que necesitan de la oración e intercesión a Dios.

¿Conoces la palabra de Jesús?

Deben conocer a profundidad la palabra de nuestro Señor Jesucristo. Ya que, por medio de ella, podemos pedir grandes promesas que Dios dio a los que le siguen y también, sabrán orar conforme a la voluntad de Dios. La oración e intercesión a Dios hecha con mucha fe toca el corazón de Dios y lo conmueve a actuar en las vidas de los necesitados.

El ministerio debe mantener activas las células y cadenas de oración en cada hogar para estar más cerca de las necesidades de las personas. Por lo tanto, es importante que cada semana por lo menos un día se haga un culto de oración, esto para incentivar a los demás fieles a acercarse a Dios.

El ministerio debe encargarse de delegar funciones, esto para crear grupos de personas que desde su hogar estén continuamente en oración. Sobre todo, los días que no sean eclesiásticos. Esto ayuda a los líderes a mantenerse en pie y haciendo frente al enemigo para ganar almas para Dios.

¿Es el ministerio de oración importante dentro de la iglesia católica?

Todos los ministerios dentro de la iglesia son importantes, cada uno tiene un rol significativo, ya que, Dios manda a su iglesia a trabajar en unión. El ministerio de oración e intercesión católica es un equipo que se mantiene  constantemente en oración. También, atendiendo las peticiones para ponerlas en oración delante de Dios.

Entre las personas que conforman el ministerio debe haber un grupo que, esté creado solo para atender las peticiones urgentes. Del mismo modo, puedan acudir cuando exista peligro de muerte o enfermedad grave de alguna persona que lo amerite.

La intercesión conmueve de tal manera que Dios se mueve a favor de las personas que le piden, solo se debe mantener la fe, además, saber pedir correctamente. Dios no desprecia jamás un corazón contrito y humillado, un corazón sincero que sea fiel a él.