Saltar al contenido

Hermosa novena al Padre Pío para pedir favores imposibles

22 mayo 2020
Hermosa novena al Padre Pío para pedir favores imposibles

Esta hermosa novena al Padre Pío para pedir favores imposibles. Consta como su nombre lo indica de una serie de oraciones que debes hacer durante nueve días consecutivos. Realmente, puedes realizar el conjunto de oraciones que te sean más cómodas, acá te damos un esquema de los pedimentos que puedes realizar por los días que dure.

De tal manera, se encuentra basada en los actos realizados por el Padre Pío a lo largo de su peregrinación, de su vida. Uno de los datos importantes para hacerla es que, reflexiones sobre el hecho de la afirmación que el hacía. Hay que orar con los labios y el corazón, en muchas veces solo hace falta hacerlo con el corazón.

Por otra parte, también refería a que se debe orar con una sonrisa en el rostro, ya que ante nuestro Padre no solo se debe acudir y angustiar con suplicas con llorosos, sino también para agradecerle todo lo que nos ha concedido en la vida, hasta las pruebas porque nos forja.

Nueve días de hermosa plegaria al Padre Pío para requerir socorros imposibles.

Justo hoy nos parece imposible que eso pueda suceder, pero nuestro Padre es el Dios de los favores imposibles, es a quien debemos orar para que nos sea concedido. Claro, con la intercesión del Padre Pío, como siempre afirmaba, se consideraba solo un colaborador en las bondades que tenía su padre para con los fieles o creyentes.

Anota o imprime para que sea al pie de la letra:

La hermosa novena al Padre Pío para pedir favores imposibles, es la siguiente:

  1. Pedir perdón. En cada día debes iniciar con dos Padre nuestros y tres Ave María. Luego, hacer un acto de verdadera constricción de los pecados, implorar por su absolución y su intercesión ante Dios para que seamos merecedor de él.
  2. Agradecer cada Bendición. Inicias con las oraciones de apertura, procedes a dar las gracias por las Bendiciones o Milagros que se han obrado en tú vida o en la de tus seres queridos, acude al Señor este día con gozo en el corazón y una sonrisa en tu rostro.
  3. Rogar por la sanación del mundo. En este día vas a duplicar el número de oraciones de entrada, y vas a hacer una oración especial por sanidad. Sobre cualquier otra cosa por las que hoy día están afectando gravemente al mundo.
  4. Implorar por un cambio interno. No se trata solo de pedir perdón, sino de tener la convicción de no retornar al camino del pecado, y es un cambio que solo podemos dar siendo conscientes del cambio que necesitamos. Plegaria por nuestra familia.
  5. Rogatoria por los amigos.
  6. Para solicitar la sanación de los enfermos.
  7. Rogatoria para que se encuentre la cura a enfermedades.
  8. Oración especial a Jesús y la Santa Virgen María.

En los días cinco al nueve, vas a hacer las oraciones de entrada y los pedidos especiales que salgan de tu corazón, respecto al tema que vas a tratar al día que corresponda. ¿Recuerdas, a veces es mejor pedir solo con el corazón?

El ultimo día, anda a un templo, a una misa y entrega una ofrenda de flores, así sean de tu propio jardín. Si algo nos enseñó la historia de Francesco de Pietrelcina, es la humildad y la bondad, puedes además ayudar a alguien que lo necesite en su nombre. Puedes variar las peticiones de la novena, según lo creas conveniente.

¡La Fe mueve montañas!

Hay películas bellísimas que cuentan su obra y sus milagros. La herramienta que le enseño constantemente a los fieles fue el poder de la oración, sobre todo de agradecimiento. Te invito a que esta noche, des gracias y pidas por la salud del mundo. También a que, desde mañana inicies tu novena, compártela con tus seres queridos ¿Qué te parece si les envías este enlace?

Te recomiendo visites los canales oficinales de Roma, tú mismo puedes crear una hermosa novena al Padre Pío para pedir favores imposibles, conoce su historia, consultando su biografía, por ejemplo. Hay muchas películas que puedes visualizar para conocerle un poco más. Te encantaran las que cuentan su historia completa, le admiraras como ser humano, reconociendo sus dones y por qué Dios le escogió para transmitir su mensaje.