Saltar al contenido

Oración Baha’i para curación interna y física de los enfermos ¡Sánalos!

3 agosto 2020
Oración Baha'i para curación interna y física de los enfermos ¡Sánalos!

Pedir a los mensajeros de Dios para que nos colmen de sus bendiciones. Como la salud, la prosperidad, la abundancia, el amor y la solución a cualquier problema que veamos difícil. Es gozar de sabernos esperanzados en que más allá de lo terrenal existe algo superior que nos protege y nos ayuda. Conoce la Oración baha’i para curación interna y física de los enfermos ¡Sánalos!

La fe baha’i, es una religión monoteísta cuyos creyentes siguen las enseñanzas de Bahá’u’lláh su profeta y fundador a quien consideran. Es la manifestación de Dios en nuestros tiempos. Esta religión se consolida bajo tres unidades: La unidad a Dios, a la humanidad y a la religión.

Oración Baha’i para la curación interna y física de los enfermos

Cuando necesitamos curarnos de enfermedades, bien sean internas o externas, que mejor esperanza que implorar sanación a Dios y a sus mensajeros. baha’i te concede la gracia de gozar de salud si se convierte en tu guía.

En tu nombre mi Dios

Oh mi poderoso ser de luz y brillo,

Glorifico tu nombre y enaltezco tu poder.

 

Eres mi único y verdadero Dios,

además mi Amo y Señor,

mi maestro y mi guía, también eres mi apoyo,

mi fuerza, mi fe y mi esperanza, Oh Señor mi Dios.

 

Yo pido en tu nombre,

en el que solo tú conoces bien,

protección de toda calamidad y pestilencia,

de todo ser malvado y malhechor,

de toda conspiración de aquellos

que no creen en ti y me señalan.

 

Pido por los enfermos, los pestilentos,

los que padecen dolencias

y males del cuerpo y del corazón.

 

Pido por todos los que están atados

a camas por impedimentos físicos,

pido por los que no conocen la felicidad

en manos de tu voluntad mi señor,

pues ellos también están enfermos, pero del alma.

 

Entonces, Oh Señor Mio,

 permite que todo aquel ser tocado en enfermedad

por la maldad del enemigo,

pueda conocer las bondades de la sanidad

bajo tu poder milagroso y la grandeza

que manejas con tus manos.

 

Eres poder ante todas las cosas del mundo,

haces lo que deseas y ordenas

como a ti te plazca.

 

Oh mi Rey de Reyes,

tú que satisfaces todas las necesidades,

que das dádivas y generosidad

por ser fuente de gracia,

eres curador de enfermedades

y sanador de espíritus.

A ti mi Amado Dios, imploro esta oración

para que tu reveladora manifestación

derrame tu misericordia

sobre todo ser enfermo que pise la tierra,

también sé compasivo y socorre sus penas.

 

Que desaparezca todo dolor,

todo martirio, toda maldad

y puedan hacerse libres bajo tu abundante gracia.

 

La luz más brillante eres tú,

la que ilumina cualquier rincón oscuro

por más alejado que esté.

La luz guiadora de caminos de gracia y bondad.

 

Oh mi Compasivo Ser,

permite que el mundo goce de tu misericordia,

que no haya enfermo alguno que no sea cubierto

por el manto sagrado que brilla a tu alrededor.

 

Cura interna y físicamente a los enfermos,

sánalos, líbralos, purifícalos, aparta toda pestilencia

y maldad de sus vidas y permite

que profesen tus enseñanzas al mundo

como prueba de tu milagro de sanación.

 

Resguarda su casa, sus bienes,

sus tierras, sus familias,

también su trabajo, para que cuando

tu poder haya tocado sus vidas

y la salud hayan recobrado.

 

Entonces vuelvan

a ser los hijos de Dios

que sirvan al prójimo

en todo momento y lugar.

 

Mi Dios Todopoderoso, ocupa la vida,

las mentes y también los corazones

de todo aquel ser repugnante

que conspire contra ti.

 

Por favor hazles caminar con pureza,

obediencia y además resignación.

Sánalos del cuerpo, el alma y el espíritu.

 

Amén.

Orar y Meditar para obtener Sanación

La Oración baha’i para curación interna y física de los enfermos ¡Sánalos! y la meditación basada en la fe baha’i. Aunque son cosas diferentes tienen igual tamaño en su poder. Cuando meditamos y conectamos con Dios, estamos intentando decirle todo lo que sentimos, lo que nos aqueja, lo que queremos y agradecemos a Él. Por el contrario, la oración nos permite recibir de Dios lo que Él quiere que hagamos con nuestras vidas.

Por lo tanto, mantener oración y meditación de la mano, nos otorgará la gracia de comunicarnos con Dios recíprocamente. Nosotros con Él y Él con nosotros, generando un efecto superior ante nuestro crecimiento espiritual.