Saltar al contenido

Poderosa oración Baha’i de protección ¡Mantennos a salvo!

3 agosto 2020
Poderosa oración a Baha'i por los Padres ¡Mantenlos protegidos!

Poderosa oración Baha’i de protección ¡Mantennos a salvo! Durante toda la historia de la humanidad, Dios nos ha enviado su palabra mediante santos y profetas. Ellos han sido los encargados de revelar las manifestaciones divinas. Todas las religiones a nivel mundial son una sola en su origen y manifestación. El bahísmo es una religión monoteísta que cree en un Dios no antropomorfo e inefable. Es por esto, que la poderosa oración baha’i de protección ¡mantennos a salvo! nos permitirá enfocarnos en nuestros anhelos más preciados de salvación y redención.

La religión baha’i admite la sinceridad y originalidad de las palabras, desea que lo que se dice venga de la intimidad más profunda de sus fieles. Quienes liberan el peso de sus emociones en la palabra divina.

Oración poderosa Baha’i de protección

Los conocimientos Bahá’i manifiestan de cómo el Señor nos ha transmitido sus caminos hacia la comprensión que consiguieron los profetas tales como Cristo, Buda y Moisés.

¡Te alabamos Señor!

Fuente insondable de gloria y voluntad,

de soberanía y dominio, también de grandeza y honor,

de asombro y fuerza, de sublimidad y gracia.

 

Tu nombre verdadero le está dado a quienes

reconocen en ti el Dios verdadero.

 

Porque tu voluntad soberana reina sobre todos

los seres vivos que están

entre el cielo y la Tierra.

 

Tú que has permitido la creación del hombre

durante toda la eternidad.

Y tú eres el Dios único, omnipotente.

Exaltado y sapiente sea el Todopoderoso.

 

Además eres a la vez,

la aurora de tu misma esencia.

No hay más Dios, sino tú,

el que todo lo domina y también protege.

Bahá’u’lláh.

 

¡Oh Señor! Que la luz divina irradie mi mirada,

que reciba protección esta pobre criatura

porque se encuentra sumergida

en los manantiales de la desesperación

¡Dios mío, Dios de los otros, un solo Dios!

 

Además otórgale conocimiento,

atribúyele más fuerza al levantarse cada mañana

y también ampáralo bajo tu protección

para que sea libre de todo

acto aludido al error.

 

Consagra noblemente al

servicio de tu causa,

orienta a los descarriados

por el sendero del bien

y encamina a los infortunios.

 

Redime a los que se encuentran cautivos

dentro de sus sufrimientos y

haz que tengan el valor

de levantarse con tu poder y

alabanza mi Señor.

También levantándonos ante tu protección,

acudiendo a los baluartes de tu poder,

llegando hasta tu sanación,

te pedimos Señor.

 

Dios irradia de luz mi corazón para ser

bendecida cada palabra, obra y acción

con los destellos de la

aurora de tu divinidad.

 

¡Te alabo oh mi Dios!,

Porque me haz despertado

de mis penurias.

 

Por haberme enseñado que

hay luz dentro de mi desasosiego

y por haberme despertado

de mi aturdimiento.

 

He avivado esta mañana

con el rostro dirigido a tu luz celestial

y he preguntado por el origen

de tu corazón Señor.

 

Me he entregado a tus designios

pidiendo protección.

 

¡Oh mi Dios! Te imploro por tu voluntad,

por la fuerza de tu música,

y por la claridad de tu luz.

 

También por la vida que hay en el trueno,

en los sonidos más sublimes,

todos pertenecientes a un solo Dios,

a un Dios comprensible,

al cual le entrego mi voz.

 

También te imploro la protección,

y la fuerza de tu corazón

en nuestra voluntad,

para que todas mis obras te pertenezcan,

dulce y desconocido señor.

 

Asimismo ordena para mí, oh mi Dios,

mediante tu muy sublime pluma,

la bondad suprema presente

y por venir en este mundo y en el otro.

 

Además soy mártir de tus designios,

tú las moldeas y las ordenas a tu parecer.

No creo que haya otro Dios sino tú,

el que me protege y me guía,

eres un Dios fiel y fuerte a tus principios.

 

Tú, mi Dios,

eres los cambios y la permanencia

para que la protección prevalezca

en mis actos hoy, mañana y siempre.

 

Amén.

¿Cómo dirigirse a Bahá’u’lláh para que nos proteja?

Se debe dirigir a Bahá’u’lláh teniendo la seguridad de que estamos ante un único Dios. Con el que nos presentamos de manera respetuosa para pedirle por nuestra protección en el devenir de los días. En los cuales transitamos y que nos concederá su protección por su incalculable bondad.

La fe ha sido el pilar de la humanidad y de los tiempos futuros, por eso sobre su religión se han sentado los cimientos de la civilización. Bahá’u’lláh reveló que las religiones a nivel mundial son una sola y tienen una misma esencia.