Saltar al contenido

Milagrosa oración para bendecir a los niños recién nacidos

17 septiembre 2020
Milagrosa oración para bendecir a los niños recién nacidos

Debe serse agradecido para con el Padre; porque gracias al sacrificio que hizo al entregar a su Hijo unigénito, para el perdón de los pecados de todos aquellos que crean en su santo nombre. Ha dado libertad a sus santos, para realizar milagrosa oración para bendecir a los niños recién nacidos.

Cuando vayas a orar al Todopoderoso, trata de hablarle con sinceridad; ofrécele acción de gracias, y pídele perdón por tus pecados, recuerda que es necesario, estar humillado delante de su presencia; porque el Señor no desprecia un corazón contrito y humillado. Creyendo con fe, que los niños son bendecidos por el Eterno.

Milagrosa oración para bendecir a los niños recién nacidos

Sean dadas gracias a Dios Padre, en el nombre de su Hijo Jesús, por su amor eterno y por su gracia para con toda la humanidad; porque nos ha bendecido con toda bendición en los lugares celestiales.

Jehová mi Dios, en el

nombre de Jesús,

te doy gracias, gloria y honra.

 

Porque tú eres

bueno y para siempre son

tus misericordias,

te pido perdón por mis pecados.

 

Asimismo, te doy honor mi Rey, por

cuanto eres digno por toda la eternidad,

ahora te ruego, que tengas misericordia

de los niños recién nacidos.

 

Te suplico mi Amado, que los cubras con

tu manto Santo, los guardes de todo

peligro y de todo mal, también abrígalos

con tu amor y con tu gracia.

 

Permite Señor, que ellos puedan ser

rociados, con tu lluvia de bendiciones.

Igualmente, puedan vivir y crecer

bajo tu temor, hasta el fin.

 

Dios de milagros, que cumples tus

promesas, para con los que te aman,

asimismo, guardan tus mandamientos,

te ruego, sana a los niños recién nacidos.

 

Porque eres poderoso mi Dios, para

hacer aún lo que es imposible

para el hombre, por esa razón, te

ruego, bendice a los niños.

 

Ya que habitas en luz inaccesible,

te suplico Dios mío, que alumbres

en medio de las tinieblas y guarda

a los niños del lazo del cazador.

 

Cúbrelos con tu mano, sé tú mi Rey;

Refugio Fuerte, para los niños recién

nacidos; también, envuélvelos con tu amor

incondicional, y verdadero.

 

Por cuanto no quieres oh Señor,

que tus amados se desvíen de tus

caminos, por esa razón te imploro,

que bendigas a los niños.

 

Permite que puedan vivir y crecer

bajo tu temor. Asimismo, que no

se aparten de ti, a diestra ni a siniestra;

y te sean agradecidos siempre.

 

Jehová mi Redentor, te suplico

que conserves la vida a los niños

recién nacidos, y permite que

sus padres, puedan cuidar

bien de ellos.

 

Ya que te mueves con poder, te

ruego mi Salvador, esconde debajo

de la sombra de tus alas a los niños

recién nacidos.

Igualmente, mi Rey Consolador,

te suplico, por los niños recién

nacidos de todo el mundo, que

los cuides y los protejas.

 

Porque enseña tu palabra, mi

Rey de reyes; y Señor de señores,

que de los niños es el Reino

de los cielos; bendícelos Dios mío.

 

Oh Santo de Israel, tú mi fiel

amigo, que lo diste todo

para libertarme del pecado, te

imploro que guardes a los niños.

 

También, mantenlos a salvo de las

enfermedades, sé tú mi

Cristo; su Protector, en

cada segundo de sus vidas.

 

Mi Rey Jesús, ya que eres

Santo; y Poderoso, te ruego

que santifiques, a los niños

recién nacidos; por tu palabra.

 

Además, clamo a ti Dios mío,

Para que le des de tu sabiduría,

a los padres de los niños recién

nacidos, para que los eduquen.

 

También, para que sepan

dirigirlos hacia tus justos

juicios; conforme a tu palabra,

te lo ruego, mi Señor.

 

Finalmente, te doy gracias mi

Dios del cielo; porque puedes

oír mi oración y me responderás,

con tu voluntad perfecta.

 

Amén.

Bendecidos con toda bendición

Se ha obtenido como resultado, que a través de la oración, el hombre tiene la oportunidad de acercarse a Dios y hablarle, además de ello, tiene el gran privilegio de serle agradecido por todo, también pedirle perdón por los pecados.

Así puede clamarle, para que el Todopoderoso obre de manera milagrosa, para bendición a los niños recién nacidos. Teniendo la certeza, de que ya han sido bendecidos, con toda bendición en los lugares celestiales.