Saltar al contenido

Oración católica por los hijos adolescentes ¡Resguárdalos, Padre!

28 julio 2020
Oración católica por los hijos adolescentes ¡Resguárdalos, Padre!

Para nadie es un secreto que cuando los hijos crecen, tarde o temprano tenemos que buscar la forma de que recorran el sendero correcto de la mano de Dios. Aplicar una oración llena de amor por tú hijos, en la etapa de adolescentes que pueden estar es obligatoria y necesaria, además es una herramienta indispensable para los fieles de la iglesia católica.

Asumiendo estos detalles, debes encomendarte con mucha fe, confianza y deseo que ellos van a lograr, todo lo que han soñado de la mejor manera.

Oración católica por tus hijos adolescentes en plena juventud

Presta atención de cual es su comportamiento y forma de vivir la vida, honestamente tú eres su primer guía, por eso, Dios te dio la bendición de procrear hijos. De forma general, debes cumplir con tu deber, como sea necesario:

Dios Celestial,

uso esta oración,

 con el objetivo de que guíes a mis hijos,

que en vida me han ayudado en todo momento.

 

Soy madre soltera,

 con la bendición de tener a dos hijos,

ellos están en una etapa,

 donde definirán su futuro.

 

Me da un poco de miedo,

que no encuentre un buen sendero.

 

Yo como madre me he esforzado lo máximo,

creo que le he dado la base suficiente,

para que tengan la seguridad de

tener una vida diferente.

 

También le he dado los valores,

normas y un propósito del porqué vivir.

Durante tanto tiempo,

ellos han seguido mis pasos.

 

Ahora quiero que encuentren algo que los motive,

la edad de la adolescencia,

es una de las etapas más difíciles.

 

Por ende, me encomiendo a ti,

para que me ayudes en esta tarea

que tengo que enfrentar.

 

Con tu apoyo,

 estoy 100% segura de que

ellos seguirán un buen rumbo.

Virgen María, cúbrelos con tu manto.

 

Proporcióname la sabiduría de

darle los consejos suficientes,

después de todo fuiste sabia.

 

Mientras Jesús cumplía su misión,

tú siempre creíste en él.

Eso es lo que quiero yo para ellos,

 la misma confianza.

 

En plenitud, me siento feliz con mi vida.

Estoy buscando alternativas para seguir creciendo.

 

Como madre debo dar el

ejemplo genuino y correcto.

A su vez, te pido también que lo cuides.

 

Líbralos de toda enfermedad o complicaciones.

Sin embargo, que puede suceder.

Dale la fuerza de librarse.

 

Es decir, protégelos con tu

gloria en todo momento.

 Por ejemplo, ahora que están

en la búsqueda de su propósito,

demuéstrale que todo se puede lograr con paciencia.

 

Esa es la base del buen éxito.

Tarde o temprano,

 todos tienen que darse cuenta.

 

 Yo hace tiempo que lo hice,

estoy trabajando congruentemente

por mis objetivos.

 

Desde entonces, te aseguro que mi vida cambio.

Me siento libre, en paz y feliz.

Por todo lo que he cosechado.

Dedico este rezo, por mis hijos.

Son mi motor de seguir,

sin ellos no sé qué haría.

 

Sobre todo, porque todo padre,

debe tener este placer tan encantador.

 

Por otra parte, lo lógico es que

ellos encuentren su pasión,

 hasta ahora lo he dejado experimentar.

 

No obstante, están en una etapa,

en que ellos tienen que decidir.

Debido a que cuando entren en la juventud,

 ya la responsabilidad es mayor.

 

De cualquier manera, pase lo que pase,

dame la energía para seguir siendo,

 ese pilar que los impulsa.

 

 Aunque es algo que quizás no deseo,

 atrae a su padre,

para que también sepa y

los guíe de la mejor manera.

 

Todo esto,

lo imploro con devoción una

y otra vez, será mi plegaria de cada día.

 

Una madre siempre busca lo mejor de sus hijos

y yo quiero lo mejor para los míos.

Soy tu fiel hija, que sigue tus pasos uno tras otro.

 

Con el fin de seguir disfrutando de mis hijos,

te dejo esta plegaria poderosa.

 

Amén.

¿Dios escucha a sus fieles?

Al principio de todo cuando dedicas una oración católica ya sea para cumplir cualquier fin sea salud, protección, agradecimiento, evitar males o por tus hijos en el ámbito de familia. Él va a acudir a ti, sobre todo, si tú le tienes la confianza de hacerlo.

No lo dudes, confía. Cree en el Padre Redentor, es una de las herramientas que como buen católico puedes usar, ten la conciencia y la mentalidad de dedicarle estos minutos siempre.