Saltar al contenido

Oración milagrosa por un hijo desaparecido ¡Ayúdame a que aparezca, Padre!

31 julio 2020
Oración milagrosa por un hijo desaparecido ¡Ayúdame a que aparezca, Padre!

No hay nada más preocupante y desesperante que la ausencia o desaparición de un hijo. Y en estos casos tan graves debemos acudir a una oración milagrosa por un hijo desaparecido ¡ayúdame a que aparezca, padre! Ya que solo Dios y su gran poder milagroso, serán capaces de devolver a casa a nuestro ser querido, sano y salvo a su hogar.

Pueden ser muchas las causas por las que un hijo desaparece. Y sea cual sea, no debemos nunca de perder nuestra fe en Dios. Ya que justamente, la siguiente oración es para manifestar su llegada a casa mediante el poder del Padre divino. Pues, nadie como Él, para obrar en nuestro favor y cumplir este milagro que tanto necesitamos.

Esta es la oración para pedirte al Padre que un hijo desaparecido regrese a su familia

La siguiente oración milagrosa por un hijo desaparecido, debe hacerse con mucho amor y ganas de volver a ver a esa persona que tanto añoramos, como lo es nuestro hijo. Es ideal rezarla en familia tomados de la mano y en completa concentración, y siempre manteniendo nuestra fe por sobre todas las cosas.

¡Oh Padre celestial!

te pedimos tu ayuda

en nombre de nuestro hijo.

 

Ya que, recurrimos tristemente

hoy a tu presencia,

para pedirte un favor muy especial.

 

Tú bien sabes

lo que estamos padeciendo en este

momento como familia.

 

Ya que nuestros ojos

no presencian la llegada

de nuestro hijo a casa.

 

Si cometimos un pecado contra él,

por favor perdónanos Señor.

 

Pero si el siente tu calor

no estará solo,

por eso, acompáñalo Dios mío,

hasta que regrese a nosotros.

 

Tu poder es tan grande que solo tú

puedes saber dónde está,

llénanos de tu añoranza

y paciencia señor

para esperar su llegada.

 

Tú puedes hacer lo

que te imploramos

con amor Señor.

 

Protégelo de todo peligro

y pon tu mano protectora sobre él.

 

Finalmente, perdónanos Padre,

si fallamos como padres

o como familia.

 

¡Oh señor!

Enséñanos tu comprensión

y tu voluntad, ilumina nuestro camino

para encontrarlo y hazme sentir

tu presencia a nuestro lado.

 

Dios, fortalécenos.

 

Nunca permitas que su ausencia

debilite nuestra comunicación

contigo señor, y destruya la fe

que tenemos en ti, al contrario que

se multiplique y nos inunde el alma.

 

Eleva el corazón de nuestros

familiares más allegados,

que añoran con esta oración que

nuestro hijo vuelva a casa.

Confiamos en ti,

porque eres el mejor de los padres.

 

Señor tienes toda nuestra fe sobre ti,

ya que, cuando descansamos

tu Padre cuidas de él.

 

Porque tu siempre lo has hecho,

y por ello, devuélvelo padre santo

¡tráelo de vuelta!

 

No apartes tú cara de

los oscuros secretos que pueda tener,

perdónalo si cometió algún pecado,

por favor llévalo camino a casa.

 

Te rogamos que nos

ayudes en la búsqueda de nuestro

hijo (nombre del hijo perdido)

te pido. además de todo corazón

que no lo desampares.

 

Además, te pido fortaleza

para seguir adelante mi señor,

pero en especial que este ser

tan apreciado regrese a casa

con las personas que ama.

 

Por eso, Dios mío

y Padre bondadoso,

imploro llegues a los corazones

de la gente que está con él.

 

Y que los hagas entrar en razón,

nosotros sabemos que solo tú puedes.

 

Tienes ese poder de cambiar los

pensamientos de las personas.

 

Señor misericordioso

tu sabes que nuestros corazones

se estremecen y tiemblan.

Desde el primer día que no llegó a casa.

 

Finalmente, concédenos este milagro

Bendito Señor nuestro

y no nos desampares.

 

Amén.

Vuestro hijo se manifiesta y llega al hogar con la presencia del Señor

Nunca creas que el señor te ha abandonado, ni pierdas la esperanza de tener de vuelta a tu hijo. Recuerda que Dios nunca abandona a sus fieles, ni desampara a aquellos necesitados. Así, una oración milagrosa se convierte en una luz de esperanza para todos aquellos padres, que sufren por la desaparición de su hijo.

Es común, que nuestro dolor sea fuerte y que puedas sentir que nada tiene sentido, incluso que tu vida misma se cae a pedazos. Pero no estás solo, siempre estará Dios para ayudarnos en esas circunstancias que parecen muy difíciles de resolver y sobrellevar. Solo conserva la fe, El Señor es justo y nunca da la espalda.