Poderosa oración por los hijos jóvenes ¡Protégelos de todo mal!

Poderosa oración por los hijos jóvenes ¡Protégelos de todo mal!

Dicen que la palabra “adolescente” tiene que ver con el periodo que el joven adolece por los cambios que está viviendo, entre la niñez y la adultez. Además de los cambios que viven, también habrá atropellos que les afectará directa o indirectamente. Para eso traemos una poderosa oración por los hijos jóvenes ¡Protégelos de todo mal! Si te concentras al leerla y tienes fe, verás la protección en ellos.

Aunque no tengan la madurez suficiente, estamos seguros de que el Espíritu Santo los sabrá dirigir, llevándolo a lugares de protección. Por tal motivo también es importante acudir a la deidad: Dios padre, Dios hijo y Dios Espíritu Santo. Justos forman al mismo Dios, que trabaja mancomunadamente para guiar a los hijos jóvenes a delicados pastos.

Índice

    Oración por los hijos jóvenes

    Es importante entender que la Fe es como la gasolina que un automóvil necesita para correr. Si no tenemos Fe, nuestro milagro no podrá accionar.

    Por los hijos jóvenes, vamos a confiar en que la sangre de Cristo tiene el poder de protegerlos y pidamos paciencia, para confiar mientras esperamos. Repite esta oración por los hijos jóvenes ¡Protégelos de todo mal!

    Amado Dios,

    hoy vengo delante de ti

    porque quiero agradecer

    todas tus bondades.

     

    Tu amor incomparable

     hace que lo imposible se vuelva posible

    y que lo intangible,

    se pueda sentir.

     

    Por eso, confío en que en tus manos

     mis hijos estarán protegidos,

     pues los guardas bajo tus alas.

     

    Dirige sus pasos a

    donde quiera que vayan,

    para que así sepan

    qué es lo quieres para ellos.

     

    Sé que a su edad

    vienen decisiones erradas y que

    sus pensamientos son muy inquietos.

     

    Están aprendiendo muchas cosas y

    quizás se han sentido confundidos,

    pero contigo se sentirán protegidos y

    no habrá ningún tormento

    en su mente que los dañe.

     

    Protégelos del aislamiento,

    que la soledad no venga a ellos,

     sino que con tu dulce voz

    sientan seguridad y compañía.

     

    Háblales de tu amor y

    de todo lo que ves en ellos.

     

    Muéstrales cuáles son las amistades

    que edificarán sus vidas y

     enséñales a hablar con amor a otros,

    de ese amor que exhorta

     y no causa daño,

    sino que mantiene las mejores relaciones.

     

    En esta etapa los hijos jóvenes

    sienten el anhelo por cumplir metas,

    te pido que las metas que se plantean

    sean parte del propósito

    que tienes para ellos.

     

    Te pido por los hijos jóvenes que

     son abusivos y que quieren

    causar algún daño,

    protégelos para que

    nada malo les pase y que sus

    malos pensamientos sean disipados.

     

    Ellos no tienen la culpa de su conducta,

    son los espíritus malvados que

    los están dirigiendo a causarles daño a otros.

    Contigo, amado Dios,

     ellos conocerán de los caminos

     de salvación y querrán seguirte.

     

    Dios, protege también

    a los hijos jóvenes que son retraídos,

    que por alguna razón

    no tienen confianza en sí mismos.

     

    Ayúdalos a tener una actitud que

    los aleje del mal y los

    mantenga protegidos.

     

    Si los diriges, amado Dios,

    no habrá mal que pueda

    venir sobre ellos.

     

     Si los haces sentir seguros,

    buscarán tus alas y

    se mantendrán cerca de ti.

     

    Hoy aplico la sangre

    de Jesucristo sobre ellos,

     para que nada los toque.

     

     Que no haya peligro

    ni amenaza sobre ellos,

    que no haya condenación y

    el dedo acusador se aleje de ellos.

     

    Te pido que ellos se sientan valorados,

     amados y apreciados por ti, primeramente.

     

    Que, al salir a compartir con sus amistades,

    el dardo del enemigo no los toque

     y en la calle nadie les cause temor ni daño.

     

    Mantenlos lejos de la delincuencia,

     de los vicios, de la perversión,

    que seas tú frente a ellos,

    limpiando su camino,

    para que nada los toque.

     

    Porque contigo, ¡oh poderoso Dios!,

     los hijos jóvenes continuarán

    un crecimiento acorde a tu voluntad,

    haciendo todo alineado a ti.

     

     Sé tú con ellos,

    en el nombre de Jesús.

     

    Amén.

    Aplicando la sangre de Cristo sobre los jóvenes

    Sin duda, hay muchas tormentas que causan daño, de distintas maneras se han manifestado. Por eso esta poderosa oración por los hijos jóvenes los protegerá de todo mal. Ninguna asechanza vendrá sobre ellos si oras con Fe.

    Es muy importante velar por el crecimiento de cada uno de ellos, recuerda que las acciones son producto de sus pensamientos. Mientras los pensamientos de ellos estén protegidos, las emociones y actos se alinearán a la voluntad de nuestro amado Dios, dirigiéndolo por el camino correcto, el que lo protegerá del mal.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más