Saltar al contenido

Oración para pedir arrepentimiento, perdón y liberación

9 marzo 2020

Si tenemos algo que  nos haga sentir afligido nuestro corazón, es tiempo que pidamos perdona Dios por nuestras acciones. Demostrar arrepentimiento, nunca nos humilla siempre nos hace más grande y nobles. La oración para pedir arrepentimiento, perdón y liberación tiene poder sobre nuestro corazón y nuestra vida. Dios permite que caigamos para conocer enseñanzas, que nos harán mucho mejor.

Aprender es parte de la vida para ser mejores, para cumplir nuestras metas y para amar al prójimo. Para aprender amar, necesitamos ser lastimado y cuando lo somos aprendemos a valorar. El poder de nuestra alma arrepintiendo, teniendo la necesidad de hablar con Dios y ser perdonada, tiene una respuesta rápida de su parte. No dejes de confiar porque lo mejor, está por venir.

Oración para pedir arrepentimiento y reconciliación con Dios

Pero, todos podemos fallar en algún momento por eso te dejo por acá una oración para pedir arrepentimiento, perdón y liberación, porque debemos hacer la voluntad de nuestro Señor mientras estamos en la tierra. Por favor, hazla cuantas veces creas necesarias hasta que sientas la paz que necesitas en tu corazón y el alivio que busca tu alma. Nuestro Señor siempre está para acompañarte:

Dios,

Hoy necesito toda tu bondad al reconocer mis errores que contra ti he pecado.

Por mucho tiempo hice algo malo,

por ello quiero que me ayudes a tener arrepentimiento el suficiente para ti.

 

Señor, temo a tu existencia,

porque creo que eres más cierto que una verdad.

Llegará el día del juicio y necesitare de tu perdón.

 

Sé que soy pecador desde mi existencia,

pero tú me has enseñado verdad y sabiduría,

por eso quiero que me purifiques.

Quiero ser mejor en mi vida sobre la tierra,

para merecer la eternidad que prometes a quien sigue tus pasos.

 

Ámame en todo momento y no me dejes solo.

Dios Padre,

soy tu hijo y quiero seguir tus pasos,

Anúnciame gozo y alegría,

que no exista la maldad de la tierra mucho menos el orgullo.

 

Que mi espíritu se mantenga firme,

no me quites tu Santo Espíritu porque necesito tu Espíritu Santo.

Dios mío de mi Salvación,

Quiero ser instrumento para demostrar que existes

y que nos puedes dar salvación a quienes necesitamos.

Porque tú eres justo,

con quienes lo merecen y se arrepienten de sus pecados.

Mi lengua siempre te alabara y mis hechos te harán sentir orgulloso.

 

Hablaré de tu existencia y como has fortalecido mi alma.

Estas no son solo promesas,

son lo que realmente quiero hacer con mi vida.

Vivir para agradarte y algún día poderme sentar en la diestra de tu presencia.

 

Padre Mío,

quiero pedirte el perdón si me equivoco,

quiero que sepas que estoy en este mundo únicamente para agradarte.

 

No desprecies en ningún momento mi corazón que está arrepentido

y te pedirá perdón cuantas veces sea necesario.

Agachare mi cabeza y doblare mis rodillas ante ti

porque no existe nada más sabio y mejor que tú.

Gracias Dios mío,

por escucharme.

 

Amén

¿Por qué conseguimos perdón y sanación interior?

Es increíble, que existan poderes para aliviar la angustia y esta es la oración dándonos esa fuerza que necesitamos para seguir como la que acabamos de leer. Te debes estar sintiendo con una carga menos, porque Dios es bueno y lo que te falta te lo regala. Pídele con Fe, con la certeza de que tu petición será cumplida.

Luego de esta oración para pedir arrepentimiento, perdón y liberación conseguimos una paz espiritual suficiente, para continuar con nuestra vida. Además tendremos la convicción que no estamos solos y que seremos mejores personas. La sanación interior te libra completamente de culpas, que a veces nos atan a una tristeza haciéndonos caer en la depresión.

Si te sientes solo, sólo basta con que ores al Señor él te mandara una señal cual sea para que sepas que él te ama y quiere lo mejor para ti. Muchas veces tiene que mover algunas piezas en nuestra vida, por muy doloroso que sea. El tiene un plan para ti, para que siempre te lleguen mejores cosas y nuevas oportunidades.