Oración a la Virgen de Guadalupe para niños enfermos ¡Cúralos Morenita!

oracion a la virgen de guadalupe para ninos enfermos

Si eres padre o madre, sabes la angustia que se experimenta cuando los hijos tienen algún quebranto de salud. No obstante, este escenario trastorna la vida familiar. Por eso, hoy compartiremos la oración a la virgen de Guadalupe para niños enfermos.

Nada se iguala con el amor y dedicación de unos padres responsables. Asimismo, las preocupaciones, llevarles al médico, aplicar los tratamientos, el trasnocho, entre otros, minan tu salud.

Sin obviar las acciones anteriores, es de mucha ayuda que soliciten apoyo espiritual y entregar nuestras agonías a Dios. Por supuesto, permitir que entre en nuestras vidas para ayudarnos con las cargas, nos infunde un gran alivio.

Además, la virgen de Guadalupe, por haber sido madre de nuestro Señor Jesús, nos comprende perfectamente e intercede ante el Dios padre para otorgar o restituir la salud perdida.

Índice

    Oración a la Virgen de Guadalupe para niños enfermos

    Nuestra Señora de Guadalupe, cariñosamente llamada morenita por el color de su piel, es milagrosa cuando de salud se trata. Sin duda, llena de amor y con la sensibilidad de quien espera un hijo, está presta a brindar su apoyo. ¡Búscala!

    Salve, excelsa Señora de Guadalupe,

    madre de Cristo Salvador.

    Santa madre, siempre virgen y llena de amor,

    recibe nuestra urgente

    plegaría y llévala ante Dios.

     

    Como madre padeciste cada dolor

    de tu hijo como propio.

    Sin duda, conoces que los padres sentimos

    en carne propia cada logro,

    miedo, angustia o dolor de nuestros los niños.

     

    También disfrutamos con sus risas,

    celebramos sus triunfos,

    les bendecimos permanentemente

    para que estén a salvo.

     

    Asimismo, lloramos con su dolor y compartimos

    con ellos todas sus vivencias.

     

    No obstante, hoy la preocupación nubla y oscurece

    la mente y el corazón,

    por eso, sentimos aflicción por la enfermedad

    que aqueja a nuestros niños.

     

    Agotados los recursos, acudimos a ti madre,

    sin duda, confiados en tu compasión.

     

    Con humildad te rogamos, piadosa señora,

    escuches nuestro ruego.

     

    Oye el clamor de estos padres

    que no encuentran sosiego.

    Di la palabra y cúralos, morenita.

     

    Como has hecho a otros hermanos,

    asimismo, restitúyeles la salud.

     

    Por tu hijo, nuestro Salvador Jesús

    te lo suplicamos,

    llenos de la esperanza que

    nos infundes y con fe.

     

    Permite que todos sus sistemas

    funcionen armoniosamente,

    aparte de que venzan cualquier virus,

    padecimientos y dolor.

     

    ¡Haz el milagro madre,

    te pedimos con amor!

    Danos el entendimiento y la

    sabiduría para ayudarles.

     

    Que nuestro espíritu, alma y cuerpo

    proporcionen el alivio,

    no sólo físico, sino también

    emocional y espiritual.

     

    Confiamos en ti, virgen milagrosa,

    madre amorosa.

     

    Abre tus oídos a esta plegaria

    que elevamos ante ti

    y que la luz del nuevo día,

    traiga el milagro solicitado.

    jesus contesto que no son los sanos que necesitan medico

    Ten piedad de nosotros y de los más

    pequeños de tus hijos,

    perdona nuestros pecados.

     

    Faltas y omisiones

    para que, con ese perdón,

    alcancemos el milagro de la salvación.

    Intercede por nosotros, santa

    patrona de Guadalupe.

     

    Tú, que cercas del trono de Dios estás,

    eleva nuestras súplicas

    que con humildad te dirigimos.

     

    Con la certeza que el amanecer glorioso será,

    esperamos que al despertar,

    encontremos a los niños sanos,

    libres de las cadenas de cualquier enfermedad.

     

    Seguros de alcanzar la victoria

    por medio de la fe,

    también por ser hijos de Dios y así

    dijo san Juan en su evangelio:

    “todo lo que es nacido de Dios, vence al mundo”.

     

    Estando en tu presencia, bendita madre,

    virgen siempre,

    y por las promesas del padre Dios,

    creador de todas las cosas,

    el alma se reconforta y nuestras angustias cesan.

     

    Asimismo, descansaremos en

    tus brazos amorosos,

    creyendo en el milagro alcanzado

    por tu intervención bendita.

     

    Y comprometiéndonos en proclamarlo

    por la bondad dispensada.

     

    Te agradecemos madre santa y elevamos

    nuestros ruegos,

    en el dulce nombre de tu hijo

    Jesús, el salvador.

     

    Quien ofrendó su vida en la cruz

    para el perdón de nuestros pecados.

     

    ¡Amén!

    Experimenta el poder de la oración y mejorará tu vida

    Haz un ejercicio de meditación, ¿cómo es tu comunicación con Dios? Si bien es cierto que nuestro Creador es omnisciente, también lo es que está esperando le confiemos todo lo que sucede en nuestras vidas.

    Existen muchos motivos para hablar con Dios: agradecimientos y peticiones diversas, pero lo que más trascendencia tiene es la confianza que mostramos hacia nuestro Padre, así como queremos lo hagan nuestros hijos.

    Sobre todo, él está presto a escucharnos, tomar nuestras cargas y brindarnos el abrigo seguro en su amor que nos acompaña cada momento de nuestra vida.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más