Parábola del siervo que no quiso perdonar niños - Importante reflexión

parabolas del siervo que no quiso perdonar ninos

El perdón es una actitud que debemos practicar con mucha frecuencia aquí aprenderás la parábola del siervo que no quiso perdonar niños importante reflexión. Pues antes de empezar a perdonar debe saber qué es el mismo perdón. Y no es más que la cualidad que tienen los niños de olvidar con facilidad el daño que les hacen. Pues un niño puede molestarse con otro niño por un juguete que no quiso compartir o por cualquier cosa. Pero aunque se pelean en un instante otra vez son amigos y están jugando de nuevo.

La cuestión aquí es que podamos tener la misma inocencia que los niños tienen. Ellos carecen de total malicia y siempre tienen buenas intenciones hacia las personas. Así pues nosotros debemos aprender de ellos dejando de un lado la malicia. Para que no salgan sentimientos de daño ni maldad hacia otras personas de nuestro corazón. Pues el reino de Dios trata sobre la unión total con el Dios Todopoderoso y la armonía entre sus hijos. La cual no puede existir si no hay perdón. Porque por el perdón que Dios nos concede de nuestros pecados es que podemos ser sus hijos y entrar a su reino.

Índice

    El siervo que se rehusó a perdonar niños

    Hablemos de una historia muy particular, en especial una parábola se trata de un ciervo catalogado como malvado. Esta era una persona muy egoísta a la cual le importa mucho el dinero. Pero un día tuvo una gran necesidad y decidió pedirle una suma muy grande de dinero a su señor. Le solicitó 10000 talentos como préstamo a su señor, el cual accedió a dárselos.

    Pasado un tiempo muy largo el señor quiso arreglar cuentas con sus siervos. Entonces mandó a llamar a este siervo que le debía se suma y me pregunto si ya tenía su dinero. Su siervo muy acongojado le contesto señor no tengo dinero para pagarte ahora. Entonces el Señor iracundo ordenó que lo llevaran a dónde compran personas, y que allí lo vendieron junto con su familia y sus pertenencias. Para el recuperar su dinero, lo que pasó fue que se arrodilló el ciervo ante su señor, rogándole que le diera un poco más de tiempo para pagarle.

    padre celestial tambien les perdonara a ustedes

    El Señor siente compasión de su siervo humilde

    El Señor con el corazón en la mano constreñido, decidió tener misericordia de su siervo, hasta el punto  inaudito de perdonarle sus deudas. Pero este siervo malvado y avaro al salir se encontró con uno de sus consiervos que le debía una suma pequeña. Entonces decidió obligarlo a que le pagará mediante la violencia, pero su consiervo no tenía dinero. Por lo que le pidió que le diera un poco más de tiempo para pagarle, pero el siervo malvado no quiso.

    Si no que fue y ordenó que la metieron en la cárcel hasta que pagará toda su deuda. Más tarde el señor se enteraría de lo que este siervo malvado hizo, por lo que lo mandaría llamar para reclamarle por cuanto no perdonó a su consiervo. El señor iracundo le dijo: "Como no le perdonaste su deuda a tu consiervo y yo te he perdonado la deuda tan grande que me tenías". Entonces el señor ordenó que este siervo malévolo fuera entregado a los verdugos hasta que pagará sus deudas.

    No seas como el siervo malvado y perdona como los niños

    Es muy curioso en realidad como este ciervo tan amante del dinero tuvo tal malicia en su corazón como para no perdonar a su consiervo. Es aquí donde si este siervo hubiera sido como un niño sin malicia habría perdonado a su consiervo. Y entonces todos pudieron haber sido felices llenos de alegría para poder vivir en armonía. Es curioso que Jesús usar a la comparación con los niños para indicarnos.

    Que debemos ser inocentes libres de malicia y llenos de pureza para entrar en el reino de Dios. Ahora ya conoces la parábola del siervo que no quiso perdonar niños importante reflexión. Con la que te encuentras completamente preparado para iniciar en la actividad sobrenatural y espiritual del perdón. La cual te llevará por el camino de la rectitud y la justicia hasta el reino de Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir