¿Es pecado jugar a videojuegos violentos? ¿Qué opina Dios?

es pecado jugar a videojuegos violentos que opina dios

El entretenimiento de hoy en día suele ir acompañado de violencia gratuita y en ocasiones desmesurada, pues es lo que vende mejor. La encontramos en las películas, series, libros e incluso en los deportes. De manera que es muy difícil, incluso para el cristiano, no dedicar sus ratos de ocio a algo que no tenga un atisbo de violencia. Y que decir de la violencia en los videojuegos, cuya tecnología en gráficos se supera cada día, sintiéndose más cruda y real. Por tanto haces bien en preguntarte ¿Qué opina Dios de los videojuegos violentos?

Índice

    ¿Es pecado jugar videojuegos violentos?

    El enfoque mayoritario de los videojuegos con temática violenta, es cumplir objetivos explícitos en los que participamos indirectamente por medio de uno o varios personajes. Estarás de acuerdo que si estos objetivos fueran actos reales, la mayoría serían mucho más que pecados graves, sino que ya estaríamos hablando de crímenes y delitos serios e inhumanos. Así que, profundicemos para descubrir qué opina Dios de los videojuegos violentos.

    No obstante puede que repliques: "Pero no es para tanto, nada de lo que ocurre en este videojuego es real, los delitos son simulados, podría decirse que estoy dañando a seres imaginarios, entonces no he cometido ningún pecado ¿cierto?" Si piensas así, debes saber que todo aquello que impida tener una buena amistad con Dios o que le desagrade, es un pecado. Además los pecados no solo tienen que ver con acciones sino con pensamientos.

    Es imposible como seres humanos bajo el pecado no tener malos pensamientos diariamente. Pero sí tenemos la capacidad de desechar estos malos deseos y obligarnos a pensar en otra cosa, o podemos seguir alimentando estos malos pensamientos hasta que se vuelvan un deseo tan intenso, que nos lleve a cometer un pecado grave.

    Por supuesto esto no quiere decir que tras jugar varias horas a videojuegos violentos te llevará a cometer delitos en la vida real. Pero al aficionarte a este tipo de juegos es un hecho que tu percepción sobre los actos violentos cambiará. Podrías volverte insensible a la violencia, incluso a la violencia real o lo que es peor, podría resultarte más atractiva, llevandote a tener fantasías violentas que no agradan a Dios, cometiendo así un pecado con tus pensamientos. ¿Por qué lo decimos?

    Lo que opina Dios de la violencia

    Aunque no encontrarás en la Palabra de Dios la Biblia, una cita tajante sobre cuál debe ser la forma correcta de entretenimiento cristiano, sí encontramos principios que nos ayudan a determinar, qué debemos hacer para agradar a Dios y qué conductas o acciones le desagradan. Pasajes como Salmo 11:5 nos advierten: "Jehová [Dios] examina tanto al justo como al malvado; él odia a todo el que ama la violencia."

    padre no exaspereis a vuestros hijos para que no se desaliente

    Como has notado no se limita a decir simplemente que Dios odia la violencia, sino que odia a todo aquel que ama la violencia. El vocablo hebreo que traducimos en esta cita como "odiar" significa literalmente "enemistarse, ser enemigo". De manera que podríamos decir que un amante de la violencia se convierte en enemigo de Dios. Una declaración bastante grave si lo que buscamos es ser amigos del Todopoderoso, ¿no lo crees?

    Dios puede quitarnos su amistad si amamos la violencia

    Para entenderlo mejor, imagina que alguien que conociste le gustaría tener tu amistad, pero esa persona no deja de contarte sus ideas sobre lo divertido que sería matar, mutilar o torturar a ciertas personas. Hasta te cuenta qué medios provocan más dolor, las armas más mortíferas y hasta un plan para nunca ser atrapado. ¿Te sentirías cómodo con esa persona?

    Aunque todo esté en su imaginación sería bastante perturbador ¿no lo crees? Ni de broma le ofrecerías tu amistad a alguien con esas fantasías. Lo mismo hace Dios con sus amigos, Él "escucha" y examina nuestros pensamientos y no le gustaría encontrar cosas como esas en nuestra mente cristiana. Así que eso concluye lo que opina Dios de los videojuegos violentos.

    Por lo tanto evita el entretenimiento de esta temática y enfoca tu mente en proyectos o pasatiempos más edificantes. Recuerda que ni la Biblia ni Dios prohíben la diversión y hay un gran caudal de videojuegos que sí puedes jugar sin dañar tu relación con el Creador. Nunca olvides que la amistad con Dios siempre será mucho más valiosa que cualquier videojuego.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más