Saltar al contenido

¿Cuál es el profeta más antiguo de toda la biblia? Conoce la verdad

22 marzo 2020

En el antiguo testamento, los profetas juegan un papel muy importante; sus interpretaciones eran contra las malas acciones de personas y pueblos, echando por tierra todas sus falsas esperanzas, enfatizándoles sus desviaciones de la conducta apropiada, de las exigencias divinas y proclamando juicios que crecerían sobre ellos. En este tema hablaremos de ¿cuál es el profeta más antiguo de toda la biblia?

Profeta más antiguo de la biblia

El propósito principal de Amós, fue llamar la atención del pueblo de Dios a sus pecados; y hasta donde fuera posible, instarlo al arrepentimiento. Así como el espíritu de Pablo se conmovía en Atenas, cuando vio cuán completamente la ciudad estaba, entregada a la idolatría; pues, también Amós, debe haberse conmovido por el lujo y los pecados que él describe tan vívida y detalladamente.

Reprendió los pecados causados por la prosperidad material, los despilfarros, las orgías y el libertinaje de los ricos, los cuales oprimían a los pobres, y pervertían el derecho mediante cohechos y extorsiones. Amós, presta más atención a los detalles y a las circunstancias de las iniquidades, que Oseas.

Amós, es el más antiguo de los profetas, que tiene todos sus oráculos recogidos en un libro natural del reino de Judá. Amos significa: valiente, el que lleva la carga, de origen hebreo; fue uno de los profetas menores, y el autor de los escritos bíblicos Nº 30, hijos de Joar rey de Israel.

El punto central de su mensaje, era la crítica al pueblo y a sus dirigentes; por su desprecio a la ley de la justicia. El libro de Amós, contiene juicios contra las naciones; el ajuste de cuentas con Israel, y se ubica entre los libros de Joel y Abdías; enseñó que tal futuro grandioso de Israel, no vendría por el poder y la riqueza; sino por la justicia y el juicio de Dios.

Fue ganadero y punzaba higos sicomoro, una clase de higos considerado alimentos de los pobres. Comenzó su profecía 2 años antes del terremoto, que ocurrió en el reinado de Ozías rey de Judá; fue profeta de tal magnitud como Zacarías.

El tema dominante, se menciona en Amós 5:24 diciendo: Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo. La cual expresa la justicia social, la piedad verdadera. Era portavoz vigoroso de la justicia de Dios; el declara que el Señor juzgaría a su pueblo infiel, desobediente y traicionero del pacto; ellos pensaban que los rituales era todo lo que Dios requería, y con eso podían hacer lo que se les antojara.

No se educó en las escuelas de los profetas; fue llamado por Dios a profetizar en Israel. Era el tiempo, donde el sacerdote era Amasías y Amós le dijó: no soy profeta, ni soy hijo de profeta, sino que soy boyero y recojo higos silvestres, y Jehová me tomó de detrás del ganado, y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo Israel. (Amós 7:14-15)

Amós, fue hombre dedicado al servicio de la palabra, y la verdad; denuncia el pecado, y la injusticia, inspirado por la fidelidad al Señor. Condenó la corrupción de las élites e injusticia social, anunciando el fin de Israel por el abandono de la palabra de Dios; además de la idolatría, adoraciones paganas, avaricia, el liderazgo corrupto y opresión al pueblo, en cuanto a su renuncia; el profeta no se deja sobornar, ni comprar su conciencia, no cede ante la tentación del dinero, poder y comodidades.

Acusado por el sacerdote Amasías, de conspirar contra el rey. Entonces el sacerdote Amasías de Bet-el envió a decir a Jeroboam, rey de Israel: Amós se ha levantado contra ti en medio de la casa de Israel; la tierra no puede sufrir todas sus palabras. Por que así ha dicho Amós: Jeroboam morirá a espada, e Israel será llevado de su tierra en cautiverio. (Amós 7:10-11). Amós fue expulsado del tiempo de Bet-el, fue herido en la cabeza y llegando a su tierra murió.

Profeta de Dios que habla verdad

El profeta más antiguo de toda la biblia, llamado por el Dios de los cielos, para hablar a su pueblo; porque Dios es santo y no puede habitar con el pecado. Por eso, requiere que su pueblo le busque en espíritu y verdad, y que se santifique para él; y así poder darles la salvación y vida eterna que él ofrece.