Saltar al contenido

¿Cuál es el profeta más citado del antiguo testamento?

22 marzo 2020

Amado lector, te invito a que aprendas sobre el profeta más citado del antiguo testamento en el nuevo; que fue el profeta de Dios, Isaías; dice la biblia, que fue un siervo del Señor; culto, temeroso de Dios y totalmente entregado a la obra divina del Padre celestial, veamos, ¿por qué?

Profeta más nombrado en el nuevo testamento

Sean dadas gracias al Dios Todopoderoso; que nos ama con tan grande e incomparable amor, debido a su estima para con las personas (almas). Ha elegido a personas para hablarnos desde un principio; y para las generaciones que han de venir, hasta que Cristo aparezca por segunda vez, por su iglesia.

Se dice que el profeta Isaías; es el más citado en el antiguo testamento, en comparación con el nuevo; dicen las santas escrituras; y éste fue un portavoz de Dios, para con su pueblo y para con los gentiles; usado de una manera grande

Además, fue uno de los profetas mayores; inspirado por el Espíritu santo de Dios, hablaba y profetizaba en el nombre del Señor, para dar advertencia a aquellos que se habían alejado de él; esto es, a su pueblo y a los que no le conocían, haciéndoles el llamado a un verdadero arrepentimiento, como lo afirma el profeta Isaías en su libro.

Isaías 1:16-18 diciendo: Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Y les advierte, como lo afirma en Isaías 1:19-20 diciendo: Si quieren y oyen, comerán el bien de la tierra; sino quieren y fueren rebelde, serán consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho. Para este personaje, varón de Dios, no fue nada fácil proclamar este mensaje a las personas en aquella época; mas debido a su obediencia y temor a Dios, tuvo que hacerlo, pues él sabía a quién le adoraba y le servía.

Dejándonos enseñanza para que cada vez más, busquemos de la presencia de Dios; y que le tengamos temor y miedo, esto no es porque Dios sea malo, al contrario, Dios es bueno y para siempre es su misericordia; solo que al Todopoderoso no le agradan las injusticias, la mentira, la opresión, la falta de perdón, el adulterio, la fornicación y muchísimas otras cosas que se ven en este mundo de perdición.

Pues todas estas cosas forman parte del pecado; que lo que hacen es atraer mancha a las vestiduras de los hijos de Dios. Es por ello, que el Señor usa al profeta Isaías; para hacernos el llamado a un verdadero arrepentimiento  y dejemos de hacer lo malo.

Lo que hablan o profetizan los profetas de Dios; esto se cumple, por cuanto son escogidos por Dios; y tienen el respaldo de él; mas por el contrario los falsos profetas, cuando hablan, lo hacen es de su carne; pues, estos son carnales. Es por ello, que lo que ellos hablan o profetizan no se cumple, porque no son enviados por Dios y por ende, no tienen su respaldo.

Además, Isaías varón de Dios pudo profetizar de la venida del Mesías; este es el Cristo el hijo de Dios, y de su reinado. El Todopoderoso le hace una invitación a su pueblo y a los gentiles, para que le busquen y se esfuercen en vivir una vida en santidad; y mientras cumplan con todo esto, el Señor será su confianza y seguridad.

El profeta más citado del nuevo testamento

Hemos aprendido que Isaías profeta; portavoz de Dios, fue el profeta más citado del nuevo testamento, para que hablase al pueblo del Señor; y a los que se encontraban alejados de él, llamándolos a un verdadero arrepentimiento, para que dejaran de hacer lo malo, e hicieran el bien; porque de lo contrario serían castigados, y si obedecían, tendrían al Señor como su confianza y escudo, heredando la tierra.

Dios, es un Dios de orden; no queriendo que nadie se pierda; sino  que todos procedamos al arrepentimiento. Por eso, debemos depositar nuestra confianza en el Señor Jesús.