Saltar al contenido

¿Qué profeta habla sobre «El valle de huesos secos»?

23 marzo 2020

Estimado lector, en esta ocasión queremos presentarte la conmovedora historia del profeta del valle de los huesos secos; que fue encomendado por el Señor, que profetizara a los «huesos secos«; fue llamado a hablar del levantamiento de su pueblo; cuando este estaba cautivo y disperso, debido a la toma de los enemigos de Israel. Estamos seguros que este relato, traerá gran bendición para tu vida, a tus familiares y amigos te invitamos a compartirlo con tus demás seres queridos.

Profeta que habla del valle de los huesos secos

El Señor, es especialista en levantar y restaurar todo aquello que este caído; no en vano, es el Creador del cielo y de la tierra. Nos dio aliento de vida, y su santo Espíritu; como dice su palabra. Ante las peores situaciones en las cuales no podremos encontrar, de allí te puede sacar nuestro Dios; por algo es el Todopoderoso de Israel. Y él te promete estar contigo, en todo momento ante las pruebas, calamidades y obstáculos que se nos puedan presentar.

Dice la palabra de Dios, en la segunda carta de Pablo a los Corintios 5:17 diciendo: De modo que si alguno está en Cristo; nueva criatura es, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. De esta manera, te promete Dios en el nuevo testamento, que seremos nuevo hombre; que lo malo de tu pasado no cuenta, y queda atrás; todo esto lo obtienes, por tu arrepentimiento sincero y de corazón en Cristo Jesús; el restaurador de las almas perdidas.

Es bajo estos parámetros, que Dios llama al profeta Ezequiel, para que lleve una palabra de aliento a su pueblo; a pesar de estar éste en cautiverio, en tierras extranjeras y dispersos por el mundo. El les da una promesa, de reconstrucción y restablecimiento de su nación. Él es el Dios del alfa y el omega, Dios del principio y el fin, ¿qué cosa puede ser imposible para nuestro Señor? En él son hechas las cosas y para él.

Así como, la vida de todos los profetas del Dios Altísimo; a contarles su verdad al mundo; no fue fácil la existencia de este ministro de Jehová. Ya que la gente ve su realidad actual; y no observa al mundo con los ojos espirituales de Dios. El Señor conoce los tiempos, y sabe que va acontecer; por eso envía a sus escogidos para que hablen de los planes que él tiene antes de que estos ocurran; para que nadie sea tomado por sorpresa, y sepa el mundo; cuales son los propósitos de Jehová en esta tierra.

En el capítulo 37 del libro de Ezequiel, hay una conversación entre el profeta Ezequiel y Dios, donde el Señor lo lleva en el Espíritu de Jehová a un valle donde había muchísimos huesos y en gran manera secos. y el Señor le pregunta: ¿Vivirán estos huesos? A lo que e profeta, le dice: Que solo él lo sabe. Y Dios, en ese momento le sugiere que profetice la promesa de que vivirán esos huesos secos. Los huesos secos, también representa a ese creyente de Dios, que se ha alejado del Señor, y está sumergido en los placeres del mundo.

Mediante esta palabra de restitución, el Todopoderoso nos exhorta, y hace un llamado de alerta a levantar nuestra vida espiritual ante sus ojos; el promete ayudarnos en este proceso; pero este arrepentimiento, debe ser tan verdadero como genuino. Vuelve tu mirada al Señor, con un corazón contrito y humillado ante su presencia y el restaurará tu altar caído.

Promesa de restauración y restitución

Cada obstáculo que se nos presenta en el camino, es una oportunidad que Dios te da, para que escales y subas a un nivel superior, en el ámbito espiritual. Debemos buscar y alcanzar una vida espiritual con madurez, donde sepamos, ¿quién es el Dios que nos representa y nos ama con su amor incondicional? Pese a los errores que podamos cometer.

Esta interesante historia sobre el profeta del valle de los huesos secos nos muestra, que el Señor quiere levantar y restaurar todo malo que hay en nuestra vida espiritual; él quiere que te acerques confiado a su trono, para que encuentres gracia ante el Todopoderoso; también quiere Dios, que encuentres perdón y reconciliación. El Señor quiere que nosotros, no nos apartemos ni a diestra ni a siniestra de sus caminos y propósitos para él tiene para nuestra vida.