¿Qué profeta predijo "he aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo"?

que profeta predijo he aqui una virgen concebira y dara a luz un hijo

Nadie puede llamarse a si mismo cristiano y no conocer el relato del nacimiento del Señor Jesucristo. ¿Por qué fue éste tan especial? Porque se trató de un milagro sorprendente. Una mujer, una virgen que estaba comprometida, quedó embarazada gracias al poder divino, y de esta manera el hijo de Dios vino al mundo con forma humana. Algo increíble ¿verdad? pero ¿Sabías que 700 años antes de que eso ocurriera, un profeta predijo que una virgen tendría un hijo?

Índice

    Lo que dijo un profeta sobre una virgen que tendría un hijo

    Anteriormente en esta entrada, hablamos acerca de un profeta muy especial, el Profeta Isaías. Varias de sus profecías tuvieron que ver con el nacimiento, la vida e incluso la muerte de Jesús. Te invitamos a que le eches un vistazo después de que termines de leer este tema. Al analizar los diferentes registros de este profeta, veremos que esas citas se cumplieron al pie de la letra.

    Lo sorprendente es que sus profecías quedaron registradas siete siglos antes de que ocurrieran, como se esperaría de un hombre de Dios. Ahora bien, ¿En cuál profecía se predijo que Jesús nacería de una virgen? Según Mateo 1:23 vemos que el evangelista dejó escrito que este suceso milagroso correspondía al cumplimiento del profeta que dijo: "He aquí una virgen, concebirá, y dará a luz un hijo".

    Si buscamos en la Biblia dónde se escribieron dichas palabras, las encontraremos en el libro de Isaías capítulo 7 versículo 14. Es probable que, ni siquiera El profeta que predijo que una virgen tendría un hijo, comprendiera qué significaba lo que había escrito y cuándo se cumpliría. Pero lo dejó registrado por inspiración de Dios. Se predijo de esa manera y se cumplió por increíble que pareciera.

    ¿Por qué debía nacer Jesús de una virgen?

    Tal y como lo indicó el Profeta este milagro serviría como una señal de parte de Dios, de que este niño tendría una asignación especial en la tierra. Sin embargo había razones de más peso para que esto ocurriera.

    La primera razón tiene que ver con otra profecía de Isaías. En esta decía que el Cristo debía tener sangre real, procedente de la descendencia del Rey David (Véase Isaías 11:10, cita sobre Jesé, padre de David) para que este tuviera derecho a gobernar en el Reino de los cielos.

    en este dia mi senor bendice mi vida la de mi familia
    Por tanto como hablamos de una línea de descendientes humanos, era necesaria una humana que perteneciera a esta genealogía. María tenía como antepasado al Rey David, por tanto ella era perfecta para dar a luz al futuro Rey.

    La segunda y más importante razón es que un padre humano no podría participar en esta concepción, pues este niño debía nacer perfecto y sin pecado. Se necesitaba que un embrión fuera concebido pero sin la semilla paterna.

    Solo gracias al espíritu santo de Dios, la vida de su hijo, Jesús, fue transferida desde el cielo a la matriz de una virgen humana. De esta manera el valor del sacrificio de Jesús tendría el valor de perdón y redención que se requería para salvar a la humanidad.

    El nacimiento de un hijo santo y sin pecado

    ¿Pero acaso no era María la virgen una humana imperfecta y con pecado también? Bueno eso es cierto, todos, tanto hombres como mujeres, nacemos bajo el pecado transmitido por nuestros primeros padres, Adán y Eva. Sin embargo era necesaria la semilla materna para que pudiera cumplirse la voluntad de Dios. El ángel Gabriel le aseguró a María que el espíritu santo la cubriría y lo que nacería sería llamado Santo, sin pecado.

    Por lo que podemos decir que al fecundar el óvulo de María, Dios, el creador de la vida pudo anular los efectos del pecado transmitidos por esta virgen pero preservando su código genético. De esta manera Cristo nacería como un ser humano perfecto y sin defectos, pero al tener un nacimiento natural, conservaría los rasgos físicos de su madre judía.

    Hay quienes les parece risible este milagro de la Biblia. Pero para concluir pensemos, si en la actualidad el ser humano ha avanzado al punto de que puede inseminar a una mujer para que conciba, incluso fecundar embriones fuera de una matriz para posteriormente implantarlos. ¿No podría Dios, el creador de la vida, hacer algo similar?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más