Saltar al contenido

¿Qué es una oración de rompimiento? ¡Claves para que funcione!

30 agosto 2020
¿Qué es una oración de rompimiento? ¡Claves para que funcione!

Conversar con Dios, es considerado por muchos creyentes la fuente por excelencia para estar bajo su presencia y protección. Hoy más que nunca es necesario utilizar una oración de rompimiento.

El ser humano se encuentra muy alejado del amor de Dios, lo que permite que fuerzas malignas se apoderen de tu espíritu y no lo dejen avanzar hacia otro nivel de relación con su protector.

De allí que, todos los que estamos en este mundo lleno de pecados, angustias y dolores, de alguna u otra forma somos contaminamos espiritualmente, es por ello que, necesitamos ser liberados para poder avanzar en nuestra vida de una forma plena y feliz, estas oraciones logran traer elementos del mundo espiritual para romper con toda energía maligna que nos encadene.

¿Cómo hacer una oración de rompimiento?

Lo primero que hay que saber cuándo queremos elevar una plegaria a Dios, sería el motivo por el cual estamos invocando su presencia en nuestra vida.

Si solo clamas por necesidad, no lograras mucho, ahora bien, si el motivo que utilizas como inspiración para buscar a Dios, es el amor, te garantizo que tus oraciones tendrán el efecto que deseas.

Cuando queremos realizan una oración de rompimiento efectiva, es recomendable tomar en cuenta estos 3, la fe, el amor y la perseverancia.

Ya que, la mezcla de estos 3 elementos tendría la capacidad de separar toda fuerza maligna de nuestra vida. De hecho, se podría quitar de raíz toda angustia o dolor que nos atormente.

Aquí te muestro unos versículos que hablan sobre estos 3 elementos y que pueden ayudarte a que realices tus oraciones de rompimiento con sabiduría y efectividad.

Marcos 11:24

La biblia ha conceptualizado la fe como:  la seguridad de algo que esperamos, la convicción de lo que no podemos ver. Dentro de esta perspectiva podríamos decir que, Dios mismo ha definido la fe, ya que, si su palabra es inspirada por él, esto nos hace pensar que es su sabiduría la que está escrita allí. Por lo que, todo lo que pidamos creyendo que lo vamos a recibir, lo obtendremos.

Colosenses 3:14

El sentimiento que más le agrada a Dios, es el amor. Garantía de ello se encuentra cuando leemos su palabra. De hecho, debemos recordar que fue por amor que nos creó y fue por amor que nos hizo salvos.

Es por esto que en su palabra nos manda a llevar el amor alrededor de nuestro cuello como un collar, además nos ordena a escribir el amor en nuestro corazón, porque por medio de esto, su bondad y misericordia estará con nosotros, haciéndolos que tengamos buena fama entre la gente.

Santiago 1:12

Dichoso los hombres que utilizan la perseverancia para superar sus pruebas y alcanzar sus objetivos, porque según la escritura, una vez hayan vencido, los espera una vida eterna al lado de Dios. Es por esto que perseverar en las obras que hacemos es determinante para alcanzar lo que anhelamos.

Claves para hacer una buena oración de rompimiento

  1. Es importante mantenerse alerta después que hemos logrado ganar un territorio espiritual, ya que es evidente que en cualquier descuido, las fuerzas oscuras busquen tomar terreno.
  2. Puede ser en el área de los negocios, la familia, el amor. Mi recomendación es que no dejes de orar con amor, para que puedas lograr romper todo lo que no te deja avanzar.
  3. Recuerda que, todas tus oraciones a Dios se acumulan. Por lo que te pido que no te desanimes, ni te frustres, al no obtener los resultados que esperas, en cierto tiempo. Debes saber que Dios nunca falla y que su tiempo es perfecto.
  4. Ora creyendo que ya Dios hizo la obra, así como nos pide en su palabra. No olvides que la fe determina tu oración.

Si tu objetivo es producir un rompimiento espiritual, no olvides aplicar estas claves. No te desanimes tan fácilmente, debes saber que Dios responde todas las oraciones y más cuando son hechas con fe, amor y perseverancia.

Te invito a que ores, lo hagas una y otra vez, persistiendo con amor y sacrificio. Enfrentando con valentía toda distracción, tal como nos pide nuestro padre celestial.