Saltar al contenido

¿Cuál es el significado del escudo del Papa Francisco?

31 mayo 2020
¿Cuál es el significado del escudo del Papa Francisco?

Cuando un sacerdote se convierte en Obispo, debe elegir un lema y un escudo de armas. Por medio de este apartado aprenderás sobre el escudo del Papa Francisco. Y cuando un obispo se convierte en Papa, mantiene el mismo lema y escudo de armas, con la única diferencia de que los símbolos del papado se añaden a su escudo de armas.

El escudo de armas del Papa Francisco representa esencialmente a la Sagrada Familia de Jesús, María y José.  El símbolo central del escudo de armas es el sello jesuita de un sol en llamas con el monograma griego IHS (Iesus Hominum Salvator: Jesús el Salvador del Hombre) en el centro. Bajo el sol, se pueden ver los tres clavos de la Pasión, que pueden representar los tres votos de pobreza, castidad y obediencia. Te invito a que continúes leyendo sobre este interesante tema, para que aprendas todo acerca del escudo del Papa Francisco.

El escudo del Papa Francisco

El Vaticano dijo que ni su anillo papal ni su escudo de armas serán ornamentados. El escudo sigue siendo el mismo que utilizaba en Buenos Aires, con la añadidura de unas llaves cruzadas de oro y los símbolos Papales. Dentro de un fondo azul brillante, podemos encontrar una planta muy parecida a una uva en representación a José y una estrella de color dorado que representa a la Virgen María. Encima de ellos se encuentra el emblema de la orden jesuita de Francisco. Y podemos ver juntos a Jesús, a María y a José.

El anillo que usa el Papa está hecho de plata y se encuentra bañado en oro y fue ofrecido principalmente al Pablo VI en los años de 1960. El escudo de armas es casi idéntico al que usó como cardenal Jorge Mario Bergoglio de Buenos Aires. A excepción de que el sombrero del ala ancha del cardenal en la parte superior del escudo ha sido reemplazado por una mitra, y se han añadido las llaves papales.

El escudo del Papa Francisco tiene un fondo azul brillante, en la parte superior central de la cual hay un sol radiante amarillo con el cristograma IHS en él representando a Jesús (también es el logo de los jesuitas). El monograma IHS, así como una cruz que atraviesa la H, son de color rojo con tres clavos negros directamente debajo de ellos. Debajo, a la izquierda, hay una estrella que representa a María, la Madre de Cristo y la Iglesia.

En el lado derecho de la estrella se puede observar una flor de nardo en representación de José. Él es el Patrón de la Iglesia Universal. Con estos símbolos el Papa demuestra su amor por la Sagrada Familia. El lema papal de Francisco, que aparece en el escudo, es también el mismo que el que usó como obispo; es «miserando atque eligendo», que en latín significa «teniendo misericordia, eligiéndolo».

Está tomado de una homilía del Venerable Bede sobre el llamado de San Mateo: «Jesús vio al recaudador de impuestos y, por misericordia, lo eligió como Apóstol diciéndole: Sígueme». Esta homilía, que se centra en la misericordia divina y se reproduce en la Liturgia de las Horas de la Fiesta de San Mateo, ha adquirido un significado especial en la vida y el camino espiritual del Papa. Los escudos episcopales y papales tienen una larga historia en la Iglesia, que se remonta a la Edad Media.

La tradición de los escudos Papales

Existe una antigua tradición que tiene por lo menos más de unos 600 años de antigüedad. Esta trata sobre que los Papas puedan tener un escudo de armas propio. En donde se incluye los propios símbolos de la Sede Apostólica. Particularmente durante el Renacimiento y los siglos siguientes, era costumbre marcar con las armas del Supremo Pontífice reinante todas las obras principales de aquel momento. De hecho, los escudos papales aparecen en edificios y en diversas publicaciones, decretos y documentos, entre otras cosas históricas.

Generalmente los Papas usaban el escudo de su familia o realizaban su escudo a partir de símbolos que indicaban sus ideales de vida o que recordaban situaciones de experiencias antiguas. Incluso utilizaban elementos que tenían relación con algún programa específico de pontificios. A veces, en ocasiones, añadían una modificación a un escudo que habían adoptado cuando se convirtieron en Obispos, pero estas cosas no era muy común.