¿Cómo adorar y hacer alabanzas a la Santa Muerte?

como adorar y hacer alabanzas a la santa muerte

Ahora veremos cómo adorar y hacer alabanzas a la santa muerte, pues aunque ustedes no lo crean. También la muerte tiene un lugar sagrado en los altares. También a la muerte se le implora y también la muerte concede algunos deseos. Que se le sepan pedir con su debido protocolo y su debido respeto.

La muerte no es la personificación de algún santo en particular, es solo la representación de un suceso del cual nadie se puede escapar. Por tal motivo y ante esas circunstancias especiales que la rodean. Es que debemos invocarla para pedirle ayuda y protección a la hora de partir de este mundo falaz.

No es raro escuchar a alguien pidiendo un favor muy especial a la Santa Muerte y luego proclamar orgulloso el favor recibido. Es una experiencia poco usual, pero sí, muchos aseguran sentirse recompensados.

Índice

    Para hacer una alabanza a la Santa Muerte

    Cuando quieras hacer una alabanza a la Santa Muerte, debes estar convencido, la muerte forma parte de la vida. Así como un día específico llegaste al mundo y lo recuerdas y celebras cada año, de la misma forma partirás. Y también tus seres queridos lo conmemorarán recordándote con oraciones y misas.

    No permitas que la Santa Muerte sea para ti motivo de espanto o de desprecio. Acéptala en tu vida como algo muy natural. Con lo que tendrás que enfrentarte cara a cara en cualquier momento y déjate tomar en sus brazos. Para ello debemos saber cómo adorar y hacer alabanzas a la santa muerte.

    Veamos un ejemplo de cómo podemos recibir la santa muerte si nos encontramos al borde de entregar nuestro espíritu al Señor:

    Señor, hoy estoy lista para dejar este traje carnal que

    me diste para vestirlo en esta vida terrenal,

    ahora estoy dispuesto a desnudarme

    ante ti para que tomes mi espíritu,

    mientras mi carne se convertirá en polvo.

     

    Tómame pues sin reservas y permíteme que llegue a ti,

    limpio de corazón. Por eso en este momento te pido

    que perdones todas las faltas que he cometido en mi vida

    y que me juzgues con toda la misericordia infinita que siempre

    nos has prodigado a nosotros tus hijos.

     

    Deseo con toda mi alma que me veas con ojos de piedad

    y que si en  algún momento te ofendí, hoy estoy arrepentido

    y desolado por no haber escuchado los buenos consejos

    que están escritos en la Santa Biblia para enseñarnos e

    camino que nos conduce a ti..."

     

    Otro ejemplo de oración para bien morir, sería algo como:

    “Padre Eterno y Misericordioso,

    en este momento en que me encuentro al borde da la muerte

    es cuando necesito que de verdad estés a mi lado.

    Envía pues a mi ángel de la guarda para que me conduzca

    por el camino que me llevará a tu presencia.

    el que crea y sea bautizado sera salvo

    No me abandones en manos del inicuo,

    sé que muchas veces te falté y hasta que en muchos momentos

    de mi vida te ignoré. Ahora estoy realmente arrepentido

    y no deseo otra cosa que tu perdón.

     

    En estos mis últimos momentos de mi vida,

    cuando solo tu perdón puede salvarme del infierno,

    te pido oh glorioso Padre Celestial que te apiades de mí

    y me extiendas una mano para encontrar ese camino

    lleno de espinas al que tanto le temí,

    pero que me podía conducir a la vida eterna.

     

    Ahora, señor quiero apartarme del camino sembrado

    de flores que conduce a la perdición del alma.

    Sálvame oh señor de este final alejado de tu presencia..."

    ¿Cómo se debe orar y hacer alabanzas a la Santa Muerte para pedir un favor?

    Se debe invocar a la Santa Muerte, para que nunca permita que uno, como humilde mortal. Se sienta perdido en este valle de lágrimas en que estamos sumidos desde el mismo momento en el que llegamos a este mundo.

    Al contrario, se le pide a la Santa Muerte que uno se sienta siempre triunfador y seguro de cada paso que da en esta vida.

    Se le pide la seguridad que ella como entidad tiene, y uno por su parte. Le promete rendir culto y pleitesías, a cambio de sus grandes favores.

    A la hora en que uno tenga que partir. Se le pide que esté presta a recibirnos para conducirnos a donde deba uno enfrentarse con sus superiores.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más