Guía de oración e intercesión de guerra espiritual de alto nivel ¡Paso a Paso!

Guia de Oracion e Intercesion de Guerra Espiritual de alto Nivel

Lo primero que debes saber es que una guerra espiritual. Es una lucha entre Dios y el enemigo. Por lo tanto, esta no se ve a simple vista, ya que el campo de batalla es el mundo espiritual. Es allí, donde podrás utilizar oraciones de intercesión de alto nivel. Además, de todas las armas que el Señor te provea, con el fin de poder salir victorioso de esta gran lucha.

Índice()
  1. Cuáles son las herramientas necesarias para combatir una Guerra Espiritual
  2. En qué consiste la Armadura de Dios
  3. Qué otras armas puedo usar

Cuáles son las herramientas necesarias para combatir una Guerra Espiritual

En el libro de Efesios, capítulo 6 versículos del 10 al 20. Se puede leer sobre la armadura de nuestro Dios. Allí, Pablo, nos exhorta a cubrirnos con ella y nos pide que confiemos en que Cristo nos dará las fuerzas necesarias para combatir y salir victoriosos de esta gran batalla.

Pablo se enfocó en decir que nuestra lucha, no es con carne ni sangre. Si no contra las huestes de maldad y tinieblas, que merodean y gobiernan este mundo. Efesios 6:11–12.

Es por ello que el Apóstol, nos insta a vestirnos con la armadura de Dios. Para que de esta forma estemos protegidos, y así podamos resistir los ataques que el enemigo lanza hacia nosotros y que estos no puedan dañarnos.

En qué consiste la Armadura de Dios

Pablo, en este mismo pasaje, nos explica, muy de manera detalla, de que se trata la armadura de Dios. Es que Él, tenía la certeza, que si nos cubrimos con ella, nada puede tocarnos. Ya que las victorias de Jesús, son las nuestras. Además, es importante que tengas presente que esta armadura consta de la fuerza de tu propia Fe.

Mantenganse firmes, ceñidos con el cinturon de la verdad, protegidos por la coraza de justicia

Colócate el cinturón de la verdad (Efesios 6, 14); Antes de cualquier batalla es crucial que seas sincero, tanto con lo que dices como lo que piensas. Recuerda que el enemigo, es muy astuto y si dejas, alguna ventana abierta a causa de las mentiras, él se aprovechara de ellas para destruirte.

Cúbrete con el arnés de la justicia. En el mismo versículo 14, Pablo, nos exhorta a cubrirnos con la coraza de justicia. Que se refiere a la honradez que viene de Cristo, y no, a la de los hombres. Pues así estarás protegiendo tu corazón, de todo ataque malévolo del enemigo contra ti.

Cálzate con las sandalias del evangelio de paz. (Efesios 6, 15). En este versículo, lo que Pablo nos dice, es que, a donde vayamos, debemos tener las buenas nuevas de Jesucristo. Cumpliendo así con el mandato que Él, nos dejó una vez ascendió al cielo. ‘Id por el mundo y llevad el evangelio’.

Cúbrete con el escudo de la Fe. (Efesios 6, 16). La Fe es la fuente principal de las batallas. Es que si no tenemos la Fe suficiente, no podremos conseguir ninguna victoria. Recuerda que la Fe, es la certeza de lo que esperamos, y la convicción de aquello que no vemos.

No olvides protegerte con el casco de la salvación. (Efesios, 6, 17). Esto significa el conocimiento, que nosotros tenemos sobre nuestro Salvador, y con esta sabiduría podemos repelar todos los ataques del maligno. Porque tenemos la certeza de que, en Jesús, somos más que vencedores.

Empuña y defiéndete con la Espada de la palabra de Dios. En el mismo versículo 17, Pablo, nos dice que nos defendamos con la palabra del Creador. Ya que esta, es la espada cortante del Espíritu Santo.

Lo que significa, que debes estudiar las escrituras y comprenderlas. Para que así, tengas los conocimientos necesarios, con el fin de poder rebotar las artimañas del diablo.

Qué otras armas puedo usar

Para obtener la victoria, no solo en una guerra espiritual, sino en todo lo que te propongas en tu vida. Es obligatorio establecer una comunión con el Rey del Cielo. Es decir, siempre debes confiar y depender de lo que Dios hará en ti.

Recuerda que Dios actúa de maneras misteriosas. Es decir, que en muchas ocasiones, no logramos comprender que propósitos hay. De allí la importancia de la oración. Asimismo, Dios, sabe lo que hace. Es por ello que debes llevar tu humanidad a los pies de Jesús, y que el Señor esté en tu vida.

Subir