Saltar al contenido

Cómo orar a Dios para que mi esposo alcohólico deje la bebida para siempre

10 julio 2020
Cómo orar a Dios para que mi esposo alcohólico deje la bebida para siempre

Las enfermedades afectan el cuerpo y la mente, pero los vicios afectan el alma y el espíritu. Sin duda, el alcoholismo hace daño a la familia y a la sociedad. Por eso, aquí te enseñamos cómo orar a Dios para que tu esposo alcohólico deje la bebida para siempre.

En realidad, el alcohol es un potente destructor del cuerpo por todas las enfermedades que puede causar, por eso debemos acudir a todos los especialistas para resolver este problema, pero orar a Dios es ineludible para ayudar al alcohólico a salvar el alma.

Las esposas tienen la responsabilidad de velar por la paz y el bienestar de la familia, Dios nos quiere unidos y en armonía, sabemos que el alcoholismo es un obstáculo para lograrlo. Por tal razón, esta oración puede ayudar a las esposas a cumplir su misión.

Cómo orar a Dios para que mi esposo alcohólico deje la bebida para siempre

En realidad, la fe puede salvar a una persona del vicio. No obstante, orar por esa causa es una labor encomiable.

Es un deber cristiano ayudar para sacar al creyente del alcoholismo, por eso esta plagaría, para que tu esposo salga de ese abismo.

Glorioso y compasivo Dios

tu que moras en al altísimo cielo

gracias te doy por

escucharme en este momento,

agradezco tu bondad y pido tu bendición.

 

Arrepentida de mis pecados

acudo a ti para pedir tu intervención

por mi familia y por su protección.

 

El mal del vicio la acecha.

El alcohol arde el cuerpo de mi esposo

y con él arde mi hogar.

 

Te pido mi Señor

con la humildad de la esposa

que cumple su deber.

 

Soy la esposa que no le falta a su marido,

que lo acompaña y

lo sigue cumpliendo tu mandato,

por eso te pido,

sácalo mi Dios del vicio del alcohol.

 

Apártalo de ese demonio

que hoy lleva nuestro hogar a la destrucción

y pretende arrojar al abismo el amor.

 

Te pido que me ayudes

a vencer esta adversidad

y salir triunfante

ante el dolor y la maldad.

 

Santo Padre,

destruye el vicio

que lo atormenta y lo acaba.

 

Si esta dura situación

 es una prueba de tu amor, la acepto,

pero Padre, salva a mi familia del dolor,

sé que me escuchas y

por eso confío en ti.

 

Ruego a ti Señor

para que mi esposo

reciba tu bendición

para que su mente se ilumine y

se limpie su alma y corazón.

 

 Que la Virgen y los Santos

lo lleven de su mano,

que lo acompañen de día y de noche.

Que Jesús tu hijo lo aparte del mal

y lo cubra con su Sangre poderosa

para que pueda vencer el vicio del alcohol.

 

Sobre todo, dale tu amparo, dale tu luz

que se parta su copa y se evapore

el alcohol para siempre,

concédeme este milagro,

te lo ruego Señor.

 

Asimismo, auxílialo desde tu reino,

abre sus ojos para que

vea el camino del amor,

que encuentre la verdad en ti mi Dios.

 

Guíalo para que sea

el dueño de sus actos

bendecidos con tu palabra,

que su mente se aclare y

las nubes oscuras se disipen.

 

Fortalécelo ante el mal

con tu escudo protector.

Rescátalo de la adicción

y derrama tu luz curadora

sobre todo, su cuerpo.

 

Báñalo con tu esplendor,

cúbrelo con tu amor y

haz que repugne el alcohol,

que la vida y la paz vuelvan a él.

 

Espanta sus tormentos

¡Oh Padre redentor!

dame fuerzas para rezar

esta plagaría y agradecer tu favor.

 

 Devuélvele el consuelo,

dale el sosiego y la tranquilidad,

para que encuentre en su hogar la paz.

 

Además, que este vicio

no lo aparte de ti Señor,

que su confianza en ti no se quebrante,

aléjalo del pecado,

de la bebida y de la profanación.

 

Gracias te doy mi Dios

Padre todopoderoso.

 

Amén.

El Alcoholismo y la Biblia

En efecto, las Sagradas Escrituras enseñan el camino del bien, no hay problema en este mundo que no esté reflejado en esas hojas divinas que son la palabra de Dios. Allí encontramos mensajes apropiados que nos alertan sobre el peligro del alcoholismo.

También, en sus hojas podemos hallar cómo clamar por alguna persona que esté dañada por esta terrible perversión y poder ayudarla a salir de ese hoyo.

Dios es misericordioso, su bondad es infinita y su mano siempre está tendida para todo aquel que lo busque con bien y para hacer el bien. Por supuesto, el alcohol destruye el alma, pero en la oración está la salvación