Saltar al contenido

Cómo orar a Dios correctamente para que me escuche y me responda

4 abril 2020

Siempre que nos encontramos en situaciones poco agradables, en conflictos con los demás y hasta en conflicto con nosotros mismos, a veces no nos basta hablar con un familiar o un amigo que pueda darnos un buen consejo, pero cuando deseamos comunicarnos con ese ser supremo no sabemos cómo orar a Dios correctamente para que me escuche y me responda.

Dios ha sido y siempre será ese fiel amigo incondicional que está dispuesto a escuchar nuestro clamor en cualquier momento y en cualquier lugar. Para comunicarnos con el no necesitamos de riquezas, de lujos, de espacios grandes y cómodos; solo necesitamos que nuestro corazón este dispuesto a conectarse con él.

Como orar a Dios correctamente para que me escuche y me responda

El amor que tiene Dios por nosotros sus hijos, es tan inmenso y desinteresado que no nos pide grandes cosas para brindarnos sus bendiciones. Es el amor mas puro, así tal cual es el amor de unos padres hacia sus hijos. Pero no debemos aprovecharnos de eso, es importante agradecer cada día por todo lo que nos da e implorar nuestras plegarias para pedir aquello que anhelamos.

Un ejemplo de cómo orar a Dios correctamente para que me escuche y me responda puede ser de la siguiente manera

“Querido Rey de Reyes

Dios y señor del cielo y la tierra

hoy me muestro ante ti, con humildad y sinceridad en mi corazón

para que por favor escuches mi llamado

y respondas a esta necesidad que tengo

 

Amadísimo Padre

se que nunca desamparas a tus hijos

por ello, tengo la certeza, que no soltarás mi mano en estos momentos tan difíciles

y me concederás el milagro

que tanto te estoy pidiendo…”

Podemos también iniciar nuestra oración agradeciendo al Padre por todas sus bendiciones, de la siguiente manera:

“Dios Misericordioso

Padre omnipotente, rey de reyes,

maestro del cielo y de la tierra,

te extiendo esta plegaria desde lo mas profundo de mi ser,

mas que para pedirte es para agradecer ese infinito amor que reposas sobre mi,

sobre mi familia y sobre mis amigos.

Gracias por llenar cada día mi corazón de los mas nobles sentimientos,

por hacer que mis ojos cada mañana puedan ver tu maravillosa creación,

por darle salud a mi cuerpo y mantener viva y contenta mi alma…”

Espera pacientemente que el tiempo de Dios es Perfecto

Su amistad necesita atención, fidelidad y unión, no permitamos hacer cosas que no son buenas ante los ojos de Dios, no busquemos su enojo, por el contrario, busquemos siempre hacer cosas que agraden ante él, que lo hagan sentirse orgulloso de lo que somos y hacemos, labrando el camino para recibir sus bendiciones.

Debes orar, pedir con fe y devoción y esperar pacientemente. Pero recuerda bien que su tiempo es perfecto y su voluntad es la correcta, si no llega lo que has pedido, es porque no estas preparado para ello, entonces acepta su voluntad y mantente fiel a él.

Nunca olvides que Él siempre sabrá que es lo mejor para ti. No dudes de Él, no sientas temor y deja que tome las riendas de tu vida. Permítele que se adueñe de tus temores, de tus dudas y de tus angustias. Deja el tiempo en sus manos, deja que solo su sagrada voluntad se cumpla. Se agradecido y siempre recuerda que las adversidades son obstáculos que ponen a prueba nuestra fe.

Orar debe ser algo natural y puro, debe ser un acto sincero, en el que solo existen tu y Dios. Debe ser un instante para sincerarse  y liberar todo aquello que te ata y no te deja continuar. Es un momento para ser agradecido con nuestro Padre, y para dejar en sus manos el curso de nuestra vida.